Cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia para la Lectura Temprana

Método FiladelfiaSabemos que iniciar el proceso de la adquisición de la lectura de manera temprana ofrece muchos beneficios para nuestros niños, y que ello no implica en absoluto “robarles” el espacio para el juego. Hemos compartido también con anterioridad cómo llevar a cabo un programa de lectura y escritura tempranas en el aula preescolar, e incluso cómo ampliar esos programas y cómo incorporar juegos para el disfrute de nuestros niños.

Sin embargo, como todo programa, el nuestro no está exento de ciertas dificultades.

En primer lugar, para que el método funcione, hay que hacerlo. Parece obvio, pero sí, hay que presentar las tarjetas de lectura, tres veces al día, de manera ágil y alegre. Hay que reutilizar esas palabras con frecuencia, en pares, frases y cuentos, hay que hacer juegos con las palabras, hay que elaborar libros caseros y dar oportunidad a los niños para que ellos mismos elijan de vez en cuando qué palabras quieren aprender de acuerdo a sus propios intereses. Hay que involucrar a los padres para que ellos también usen las palabras de lectura en casa – los resultados serán siempre mejores.

Muchas escuelas en México y Latinoamérica están trabajando ya con los libros de la serie Filadelfia, publicados con Pearson. Algunas de estas escuelas  nos han contactado con dudas sobre la mejor manera de aplicar el método con los niños “más grandes” (5-6 años, cursando tercero de preescolar o primer grado de primaria) sobre todo considerando que en siendo el primer año de aplicación, estos pequeños no tuvieron la oportunidad de llevar el método Filadelfia cuando estaban en primero o segundo grados de preescolar.

Es una realidad que, en términos generales, mientras mayor es un niño, menor es su capacidad para la captación global de las palabras de lectura.  Y mientras mayor es el tamaño del grupo escolar, menor es por supuesto la atención que podemos prestar, como docentes, a cada uno de los pequeños.

Aunado a estos posibles problemas, siempre que se aplica un nuevo programa, como es natural, hay una curva de aprendizaje con respecto a las maestras que se embarcan por primera vez en un nuevo paradigma. Lo desconocido causa temor, y las nuevas habilidades requieren práctica para afianzarse.

Por todas estas razones, estamos iniciando una serie de entradas en el blog dedicadas a apoyar a las maestras que se estrenan con el método y de manera muy especial a aquellas que atienden a los “niños mayores”, que nunca antes habían llevado Filadelfia y que tienen la presión para que los niños “salgan leyendo y escribiendo” al terminar el ciclo escolar.

Una de las dudas más comunes que nos presentan las escuelas, es justamente cómo integrar la fonética en el Método Filadelfia para la Lectura Temprana.  Algunas maestras creen, erróneamente, que una cosa es incompatible con la otra, que la fonética no tiene cabida en Filadelfia, simplemente porque favorecemos la presentación de palabras sobre la presentación de las letras.

Pero esto no es así. Si bien es cierto que desaconsejamos la enseñanza de la fonética con los niños más pequeños, (3 años) durante el primer año de aplicación del programa, no dejamos de reconocer que la fonética es favorable y en algunos casos incluso necesaria para que ciertos niños logren alcanzar el nivel lector que deseamos en el marco de tiempo que tenemos para ello.

Hay que distinguir entre la instrucción de la fonética y el uso de las planas. Una cosa no es equivalente a la otra. Y si bien hablaremos de las planas más adelante, en una entrada futura, por lo pronto abordaremos el cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia.

  • La Enseñanza del Abecedario. En segundo grado de preescolar, sugerimos presentar las letras a los alumnos, como componentes de las palabras, para iniciarlos en su trazo. En tercer grado de preescolar, combinamos la lectura global con elementos de la instrucción fonética, privilegiando la presentación de la palabra completa. Al mismo tiempo, comenzamos la enseñanza del abecedario.  Todos los días se presenta la serie completa del abecedario en orden. Algunos días en minúsculas, otros días en mayúsculas. Adicionalmente, dedicamos otra sesión para presentar las letras en desorden. A diferencia de las sesiones de palabras, aquí sí nos interesa que los alumnos aprendan la secuencia de las letras en el abecedario (y por eso las presentamos en orden) pero también es importante que ellos reconozcan cada letra por sí sola y no porque están recitando una secuencia conocida. Es preciso planear dos sesiones diarias para la presentación del abecedario, durante todo el ciclo escolar. Por supuesto, podemos hacer énfasis en las letras que estamos trabajando con las palabras de la semana y aprovechar el repaso de las ya presentadas. Incluso podemos hacer juegos en donde los alumnos, con sus palabras recortables o con las tarjetas de presentación del aula, busquen una letra en particular en algunas de sus palabras. Los materiales necesarios son: Tarjetas de cartón caple, blanco dos caras, de 28X28 cms. En una cara, escribiremos cada una de las letras del abecedario (una letra por tarjeta) en minúsculas, con un trazo grande y firme.  Al reverso, escribiremos la misma letra, en mayúsculas. Es deseable, si bien no indispensable, hacer las dos series en dos colores diferentes: minúsculas de un color, mayúsculas de otro.  Se enseña a los alumnos tanto el sonido como el nombre de la letra; “se llama efe” y “suena ffff “, ya sea en la misma sesión o en diferentes. La técnica de enseñanza es la misma que utilizamos con los demás materiales: un segundo por tarjeta, transmitiendo entusiasmo y alegría con la voz al leerla.
  • Utiliza las palabras de la semana para identificar las letras. Conforme vayas avanzando en la presentación de las letras del abecedario, utiliza las tarjetas de tus palabras semanales para identificar, con tus niños, las letras que ellos ya conocen. Por supuesto, a veces las encontrarán al inicio, en medio o al final, y eso está bien. También es muy conveniente tomar las palabras que ya has retirado de otras semanas para convertirte, con tus niños, en “exploradores de letras”. Tras presentar las palabras de manera global, sonorízalas para que os niños identifiquen más fácilmente las letras sobre las que estás trabajando.
  • Pide a los niños que te digan palabras que incluyan las letras que conocen y escríbelas. Si esta semana has estado presentando la letra “b”, por ejemplo,  después de identificarla en sus palabras de la semana y las retiradas, pide a los niños que piensen en qué palabras podrían incluir la “b”.  Cada vez que un niño te diga una palabra, escríbela en el pizarrón o en nuevas tarjetas que coloques al frente a la vista de todos. Después, analiza con ellos cada palabra para ver si efectivamente incluyen la letra “b”. No importa si la palabra tiene la letra al principio, en medio o al final. Lee la palabra de manera global (rápidamente) y en seguida sonorízala.
  • Presenta a los niños sus palabras de la semana. Después, elige una letra al principio de alguna de las palabras y pregúntales a los niños si saben cómo suena. Muchos niños -si bien no todos- llegan a inferir los sonidos de las letras por sí mismos, sin necesidad de que alguien se las enseñe. Para ayudar a todos los niños a lograr este proceso, una vez que ya hayan realizado actividades como las señaladas en los puntos anteriores, escoge alguna de las palabras conocidas por lo niños y pregúntales si saben cómo debería sonar la primera letra de esa palabra. Es muy probable que el niño que conoce la palabra “paleta” pueda identificar que el primero sonido que se siente en ella es “p”. Si no lo hacen de manera independiente, antes de darles tú el sonido de la letra, preséntales otras palabras que también inicien con “p”. Tendremos, por ejemplo, “paleta”, “papá”, “pizza”, “perro”, “pelota”. Lee todas estas palabras y pregunta a los niños si pueden notar que todas empiezan con la misma letra (visual) y que inician también con el mismo sonido (auditivo). ¡Veamos si alguno de los niños puede deducir el sonido! Conforme más veces realices este juego con los niños, más hábiles se harán para discriminar la información visual y auditiva que les estamos presentando.

Aquí tienes más tips, en palabras de Miss Sharon (maestra Filadelfia por 6 años, tercero grado de preescolar) y Miss Karla (maestra Filadelfia por 4 años, primero y segundo grados de preescolar.)

Nos gustaría mucho recibir tus comentarios y dudas, o que nos compartas tus propias experiencias de éxito ¡para que sirvan de ejemplo e inspiración a otras maestras!

 

Cómo enseñar a escribir con el Método Filadelfia

IMG_2130
Si bien la lectura y la escritura son dos procesos de aprendizaje íntimamente relacionados, conservan su individualidad. Berninger (2000) afirma que “leer y escribir son, hasta cierto punto, dos sistemas diversos. No estamos hablando de un solo proceso económico llamado lectoescritura, en donde pareciera que los pasos y los tiempos se integran en un solo camino. No, se trata de dos procesos que siguen una ruta en la misma dirección, con veredas a veces paralelas, a veces divergentes, a veces asincrónicas, a veces entrelazadas. Dos procesos, dos tiempos”.

Escribir tiene, por lo menos, dos funciones: la manual o caligráfica, esto es, la habilidad motriz para plasmar con algún instrumento –por ejemplo, lápiz, pluma o la computadora– las representaciones gráficas de las palabras e ideas que deseamos comunicar y, por el otro, la función comunicativa, la expresión de las ideas, la elección y organización de las palabras para ser entendido por el interlocutor. Sin embargo, según la manera como tradicionalmente se enseña a leer y a escribir en la escuela, tal pareciera que lo más importante es que los alumnos tengan “bonita letra”. El contenido de lo que escriban no importa, siempre y cuando los trazos sean firmes, ordenados y de buena “calidad”.

Esto no quiere decir que no sea deseable que los alumnos, o cualquier persona, tengan buena caligrafía, debemos motivarlos hacia la limpieza y claridad en sus producciones, pero sin que ello repercuta en la parte creativa de la escritura. El problema de la enseñanza tradicional, cargada de pre-ejercicios “para soltar la mano”, y más adelante de ejercicios para “aprender las letras”, es que hace tedioso y cansado un proceso que debería ser gozoso y ágil.

En los materiales que conforman el Método Filadelfia no incluimos el famoso “llenado de planas” que hacen repetir al niño una misma letra una y otra vez. En lugar de ello, ofrecemos muchas oportunidades para remarcar, calcar, copiar y trazar palabras completas, y más adelante, frases cortas y oraciones más complejas. De esta manera, el niño no está repitiendo un símbolo gráfico sin sentido, sino que desde el primer momento escribe palabras e ideas. Ya irá aprendiendo el trazo de cada una de las letras que, por supuesto, se repiten en diferentes palabras, pero de manera contextualizada y significativa.

IMG_7587Técnica para desarrollar la escritura temprana

  1. Programa de lectura: las palabras objetivo y de construcción, así como los textos de Yo leo, conformarán el grupo de palabras conocidas, que servirá como base para la enseñanza de la escritura.
  2. Armado de palabras conocidas: este paso consiste en utilizar letras recortables para armar las palabras que el niño ya conoce, sin necesidad de hacer un esfuerzo manual para su trazo. Es el primer paso de la escritura propiamente dicha, pues ya implica una labor intelectual para formar una palabra.Se le presenta a los alumnos las pequeñas partes que conforman la palabra por primera vez. El alumno debe tratar de armar la palabra conocida como si fuera un rompecabezas, basándose en el modelo escrito. Esta fase tiene en realidad dos momentos: cuando el niño puede armar la palabra en presencia del modelo y cuando puede armarla de manera independiente. Si bien pueden mencionarse al niño los nombres o sonidos de esas nuevas partes que está conociendo, por ejemplo las letras y sílabas, no se hace énfasis en ello.
  3. Remarcado y calcado de palabras conocidas: éstos son en realidad dos pasos en uno. Se presentan las actividades de remarcado con las palabras impresas en tinta más clara, para permitirle al niño apropiarse de la “autoría” de la palabra. Éste es el primer momento en que se aborda la parte manual de la escritura. El niño utiliza las palabras que conoce de su programa de lectura y las escribe completas, no realiza planas de la misma letra. Esta fase tiene varios momentos:a) El remarcado de palabras, que consiste en reescribir sobre éstas.b) El seguimiento de modelos de palabras utilizando la pauta.

    c) El calcado de palabras, para lo cual, de vez en cuando, podría utilizar papel adicional, con la suficiente transparencia para permitir al niño observar el modelo, pero lo suficientemente firme para permitir un trazo fluido.

  4.  Copiado de palabras conocidas: en este paso, el niño ya no remarca ni calca las palabras, sino que hace trazos independientes del modelo, pero aún en presencia del mismo.El modelo (palabra impresa) puede estar colocado junto a la palabra copiada, en un primer momento, y más tarde puede pegarse en el pizarrón o incluso reescribirse, para que los alumnos la copien desde sus asientos.
  5.  Escritura independiente de palabras conocidas: en este paso los alumnos pueden escribir palabras conocidas, sin necesidad de la presencia del modelo.En una subetapa previa, la maestra puede mostrar brevemente la palabra para que el niño la vea, luego la retira y el niño la escribe. Los alumnos de cuatro años pueden escribir palabras de manera independiente, aun si éstas son largas. De hecho, parece que las palabras largas resultan interesantes para ellos.A partir del nivel B (4 años), se aborda la escritura de algunos pares de palabras y construcciones cortas, mismas que se harán más frecuentes y elaboradas en el nivel C.

    Lo común es que, en cada grupo en cualquier momento haya algún alumno en la segunda fase (armado), otro en la tercera (remarcado/calcado), otro en la cuarta (copiado) o en la quinta (escritura independiente). O incluso que un mismo niño ya pueda escribir algunas palabras de manera independiente, y que necesite el modelo para escribir otras, o que haya palabras que aún no puede escribir sin calcar o remarcar. La práctica docente debe buscar crear oportunidades de aprendizaje constructivo a partir de las habilidades de cada niño.

IMG_2254El Abecedario

Cuando los niños comienzan a aprender palabras de lectura desde los tres o cuatro años, se pone en juego su capacidad de deducción e inferencia de las reglas del lenguaje escrito. De esta manera, un niño no necesitará ver tarjetas de todas de las palabras existentes en su idioma, sino que, por medio de la exposición repetida a cientos y cientos de palabras diferentes, será capaz de “intuir” o inferir palabras que nunca antes haya leído.

En segundo grado de preescolar, cuando inicia el proceso de adquisición la escritura, sugerimos presentar las letras a los alumnos, como componentes de las palabras, para iniciarlos en su trazo.

En tercer grado de preescolar, combinamos la lectura global con elementos de la instrucción fonética, privilegiando la presentación de la palabra completa. Al mismo tiempo, comenzamos la enseñanza del abecedario.

Todos los días se presenta la serie completa del abecedario en orden. Algunos días en minúsculas, otros días en mayúsculas. Adicionalmente, dedicamos otra sesión para presentar las letras en desorden. A diferencia de las sesiones de palabras, aquí sí nos interesa que los alumnos aprendan la secuencia de las letras en el abecedario (y por eso las presentamos en orden) pero también es importante que ellos reconozcan cada letra por sí sola y no porque están recitando una secuencia conocida.

Es preciso planear dos sesiones diarias para la presentación del abecedario, durante todo el ciclo escolar. Por supuesto, podemos hacer énfasis en las letras que estamos trabajando con las palabras de la semana y aprovechar el repaso de las ya presentadas. Incluso podemos hacer juegos en donde los alumnos, con sus palabras recortables o con las tarjetas de presentación del aula, busquen una letra en particular en algunas de sus palabras.

Se enseña a los alumnos tanto el sonido como el nombre de la letra; “se llama efe” y “suena ffff “, ya sea en la misma sesión o en diferentes. La técnica de enseñanza es la misma que utilizamos con los demás materiales: un segundo por tarjeta, transmitiendo entusiasmo y alegría con la voz al leerla.

La letra script y cursiva

El Método Filadelfia no contempla en esta etapa del proceso de adquisición de la escritura el uso de la letra cursiva, pero no deja de reconocer sus méritos y utilidad.

Prácticamente la totalidad de los textos escritos que encontramos en medios impresos y digitales utilizan la letra script. Y dado que nuestra propuesta relaciona el programa de lectura con la producción de las primeras palabras escritas, consideramos más congruente iniciar el proceso de escritura manual con el mismo tipo de letra con la que los alumnos han aprendido a leer.

La letra cursiva, si bien es cierto que favorece una escritura más ágil y correcta, en cuanto a la direccionalidad y fluidez del trazo, implica también, por lo menos al principio, un esfuerzo mayor por parte del niño y también exige una cantidad considerable de ejercicios para la soltura motriz. Desafortunadamente, el costo a pagar por la reiterada ejercitación ha sido alto: los alumnos relacionan el escribir con un proceso más bien mecánico y tedioso, y no con la posibilidad de expresarse de manera creativa y trascendente.

Es deseable que los estudiantes desarrollen la habilidad motriz que les permita escribir con buena letra, pero en esta propuesta se privilegia el aspecto de la escritura creativo antes que el manual.

Una vez que el niño se haya confirmado como un lector y se encuentre avanzado en el camino para convertirse en escritor –no escribiente- entonces se podría, si así lo deseamos, introducir el aprendizaje de la letra cursiva. En todo caso, no lo recomendamos antes de los cinco años. Pero el parámetro a considerar, más allá de la edad, será que los alumnos ya estén “enganchados” a tal grado con la escritura, que el realizar un esfuerzo adicional, no ocasione su desinterés.

Referencias:

Berninger, V. (2000) Development of language by hand and its connections with language by ear, mouth and eye. Topics in Language Disorders 20 (4), 65-84

Tomado de:

Guerra Cruz, E. (2014) Guía Didáctica A. Método Filadelfia. Primera Edición. México, D.F Pearson Educación.

 

¿Quieres Aprender Más?

CURSOS PRESENCIALES:

Bogotá, Colombia, 4 y 5 de Octubre, 2014

México, DF, 17 de Octubre de 2014 

Curso en línea “Aprender a Escribir a los 4: Método Doman en el Aula Preescolar”

Curso ONLINE “Aprender a Escribir a los 4”

¿Es posible y deseable enseñar a los niños pequeños a leer y a escribir, mucho antes de que lleguen a la escuela? En este curso aprenderás los cómo, por qué, para qué de la escritura temprana, usando el método Doman adaptado al aula preescolar.

Escritura tempranaEste curso es la continuación del taller “Aprender a Leer a los 3”, disponible también en UDEMY. Como requisito, los participantes deberán haber cursado preferentemente este programa con anterioridad, o, en todo caso, haber leído el libro “Aprender a leer a los 3″ de Elisa Guerra, y/o “Cómo enseñar a leer a su bebé”, de Glenn Doman. Este curso parte de las bases pedagógicas adquiridas en el taller de lectura temprana.

El curso consta de 43 sesiones divididas en siete módulos. 99% del material se presenta en video. Incluye demostraciones prácticas y consejos sobre actividades y evaluación.

Dirigido principalmente a profesionales de la educación, el curso presenta una nueva aproximación hacia la enseñanza de la lectura y la escritura, que no sólo es gozosa y agradable para niños y docentes, sino que aprovecha el enorme potencial de aprendizaje de los más pequeños

Para tener acceso, deberás crear una cuenta en Udemy. Con ese mismo usuario y contraseña, podrás volver a entrar cuantas veces lo desees a nuestro curso y a cualquier otro al que te inscribas en el portal.

Hemos preparado un descuento especial del 20% para todas las personas que visitan nuestro BLOG. El curso en línea tiene un costo de 100 USD, pero en este enlace te puedes inscribir por sólo 80 USD.

INSCRIBETE al CURSO

 

 

Los cursos “Aprender a Leer a los 3”  y “Aprender a Escribir a los 4” están diseñados para docentes de educación inicial, preescolar y primaria baja, así como coordinadores, directores y otros profesionales de la educación interesados en el tema. Si bien puede ser de mucha utilidad también para padres de familia, les recomendamos considerar asistir a los cursos presenciales para padres que ofrecen Los Institutos para el Logro del Potencial Humano.

CURRÍCULO DEL CURSO

SECCIÓN 1: INTRODUCCIÓN AL CURSO

Presentación

Organización del curso

Recursos sugeridos

SECCIÓN 2:  ESCRIBIR BIEN

Lectura y Escritura: Dos procesos

¿Cuántos escritores hay?

¿Qué es escribir bien?

Componentes de la buena escritura

Algo estamos haciendo mal

SECCIÓN 3: ESCRITURA TEMPRANA

¿Por qué enseñar a escribir antes de los 6 años?

Hemos confundido aprendizaje con educación

SECCIÓN 4: ANALOGÍA: LEER/ESCRIBIR…. Y VOLAR

Volar: el mito de la desesperanza

Volar: El marco de riesgo

Prepárate para volar

Aterrizando la analogía

Plan de vuelo: Lectura y escritura

Demo: Paloma despega

Actitud ante la escritura

SECCIÓN 5: EL CAMINO DE LA ESCRITURA

Paso 1: Aprender a leer

Camila lee (4 años)

Paso 2: Armado de palabras / frases

Demo: Armado de frases

Paso 3: Remarcado

Presentación de dinámica: La isla del tesoro

Realización de la dinámica

Socialización de la experiencia

Lateralidad

Cuándo y cómo corregir

El papel del desarrollo neuromotor

Paso 4: Calcado

Paso 5: Copiado

Demo: Danna lee y escribe (4 años)

Comentarios sobre la demostración

Paso 6: Escritura independiente

Escritura creativa: Paso cero

SECCIÓN 6: OTRAS CONSIDERACIONES PARA LA ENSEÑANZA DE LA ESCRITURA

Enseñanza del abecedario

Tipo de letra

Direccionalidad de la escritura

Segmentación del texto

Ubicación espacial

Lectura y Escritura en Finlandia

SECCIÓN 8: PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Preguntas frecuentes sobre la escritura temprana

La presión de los padres

Sobre el desarrollo neuromotor

INSCRIBETE al CURSO

Aquí te dejamos un video con un avance gratuito sobre el curso. Esta clase se titula “Hemos confundido aprendizaje con educación”. Cuando hablamos de lectura y escritura tempranas, no estamos sugiriendo “adelantar” la escolarización y “obligar “a los niños a hacer ejercicios tediosos y aburridos. Se trata de aprovechar el enorme potencial de los más pequeños para que el aprendizaje sea gozoso y natural. El problema es que hemos confundido aprendizaje con educación, y más aún, pensamos en la educación como una obligación más que como un privilegio.

 

 

Preguntas sobre la Enseñanza Temprana de la Escritura

Por: Susan Aisen, Directora de Los Institutos para el Logro del la Excelencia Intelectual

Puedes leer esta entrada también el la página de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano,  haciendo clic aquí.

Las siguientes son respuestas a las preguntas más frecuentes que nos hacen las madres acerca de enseñar a sus niños muy pequeños a escribir.

P: ¿Cuál es la cosa más importante que puedo hacer para ayudarle a mi hijo a aprender a escribir?

R: Puedes continuar enseñándole a tu hijo el mejor programa de lectura que te sea posible. Conforme le enseñas a tu niño a leer, y le presentas cientos de palabras, frases y libros, le estás dando virtualmente toda la información intelectual que necesita para escribir también. El vocabulario que utilizas, las oraciones que construyes, las interesantes historias que escribes le dan a tu hijo un montón de información importante que él necesita para desarrollar su estilo y creatividad en la escritura. Puedes considerar cada palabra de lectura en como una buena lección de deletreo, además de todo.

Enseñarle a un niño a leer a través de un programa organizado que se presenta con frecuencia, consistencia y claridad visual, es de hecho el mejor programa de escritura que conocemos. Y, por supuesto, además de enseñarle a tu niño a leer de manera independiente, el leerle con frecuencia libros que él todavía no puede leer por sí mismo es sumamente valioso para mejorar tanto la lectura como la escritura.

P: Mi hijo de dos años adora contar historias pero aún no está interesado en la escritura manual. ¿Alguna sugerencia?

R:  Si, ¡tu escribes mientras él habla! El pensamiento creativo, a través de la organización y auto-expresión es vital para ser buen escritor. El está avanzando tremendamente en su habilidad de escritura al  crear historias y le encantará verlas plasmadas en papel. Por supuesto, su habilidad para hablar está más desarrollada que su habilidad para escribir -manualmente- en esta etapa, y por ello le vendría bien una buena secretaria: ¡Tu!  Su habilidad manual eventualmente estará a la par, y para entonces él será mucho más fluido debido a que tú le ayudaste en este tiempo, en lugar de tener que esperar a que su propia convergencia visual y habilidades motoras finas se desarrollen. De esta manera, él no tendrá que perder el entusiasmo por la auto expresión creativa, sino que podrá desarrollarla continuamente. Puedes recrear las propias historias de tu hijo para hacer libros caseros para su programa de lectura, completos con ilustraciones. ¡El estará orgulloso!

P: Mi niña de tres años puede frustrarse mucho al intentar escribir. ¿Qué puedo hacer para que tenga más éxito en estos intentos?

R: Tu has observado en tu pequeña el gran esfuerzo que implica la escritura manual. Consideramos que la escritura es la más sofisticada de todas las funciones neurológicas. Combina la necesidad de tener buena convergencia visual y coordinación motriz fina,  y ambas cosas requieren una gran cantidad de oxígeno para el cerebro. Puedes ayudar mejor a tu hija si minimizas el esfuerzo necesario para escribir con éxito.

Primero que nada, planea sesiones muy cortas para que ella pueda hacer su mejor esfuerzo, repetidamente durante el día, en lapsos muy cortos -segundos, no minutos.  Las sesiones largas son muy cansadas y maximizan el esfuerzo requerido para escribir.

Provee a tu hija con herramientas de escritura y una superficie para escribir que faciliten la tarea. Los marcadores son preferibles a los lápices o la tiza que se rompe tan rápido y tan frecuentemente. Asegúrate de que los instrumentos de escritura tienen el tamaño adecuado para la pequeña mano de tu niña.  Las superficies lisas y fuertes, como los pintarrones, son más recomendables que el papel, que puede rasgarse con facilidad y ocasionar frustración.

Los niños muy pequeños pueden escribir más fácilmente si están de pie, en un caballete o en la pared, mejor que si están en un escritorio o peor aún, en el suelo. En la posición erguida, la convergencia visual se facilita, de igual manera que el movimiento del brazo. El uso de una superficie grande para escribir permite un trazo grande y menos difícil.

La buena iluminación y el poder contar con un área de trabajo tranquila y libre de distracciones también contribuyen al éxito.

P: ¿Qué actividades físicas puede hacer mi hijo para mejorar su habilidad para escribir?

R: ¡Qué buena pregunta! Hay varias actividades físicas que promueven la organización neurológica necesaria para escribir y es sabio incluirlas en este tiempo. Una de tales actividades es la braquiación. La habilidad requerida para recorrer un pasamanos, mano sobre mano en el aire, favorece tanto el desarrollo de la convergencia visual como el de la coordinación motriz fina. Al mismo tiempo, el pecho crece, y esa mayor capacidad respiratoria ayudará en mucho a llevar oxígeno al cerebro, como se requiere. Aún más básicos que la braquiación, son los grandes beneficios que se obtienen gateando y arrastrando. Estas dos actividades efectivamente desarrollan los caminos visuales y motores y sientan los cimientos para varias funciones neurológicas, tanto intelectuales como físicas. Un centenar de metros al día (o más) mejorarán las habilidades sofisticadas, como el hecho de poder leer y escribir con letras progresivamente más pequeñas.

P: Mi hija de cuatro años ocasionalmente escribe algunas letras al revés. Aún no la he corregido cuando esto sucede. ¿Debería hacerlo?

R: Es natural que los niños pequeños inviertan el orden de algunas letras o incluso algunas palabras cuando están en la etapa inicial de aprender a escribir. Después de todo, las letras en realidad son muy parecidas entre ellas, y como resultado del gran esfuerzo visual requerido puede surgir un poco de confusión. Confía en que puedes juzgar en qué momento comenzar a señalar muy suavemente las mejoras que pueden hacerse. Esto puede empezar cuando un niño ya se siente consistentemente exitoso en la escritura, y puede escribir ya varias palabras de manera independiente.

El gateo, el arrastre y la braquiación pueden ayudar a un niño a superar esta etapa (o incluso evitarla por completo) al promover continuamente las habilidades visuales del pequeño y su madurez neurológica en general. Por ejemplo, en las etapas iniciales de la escritura, los dos ojos deben de trabajar juntos perfectamente para poder lograr esta complicada hazaña intelectual y física. Cuando los ojos no siempre mantienen esta coordinación, puede sobrevenir confusión visual y por ende dificultades para leer y escribir.

Más tarde, el desarrollo de la dominancia hemisférica, entre los 3 y los 6 años, ayudará en buena manera a resolver este problema. En esta etapa final del desarrollo, un lado del cuerpo -ojo, oreja, mano y pie- asumen las funciones que requieren mayor habilidad en la lectura y la escritura. De esta manera, el enorme esfuerzo involucrado en coordinar ambos lados para las actividades que son más eficientemente logradas por uno solo, es eliminado. Una vez que la lateralidad realmente se establece en el niño, los problemas como las letras invertidas desaparecen.

¿Quieres aprender cómo enseñar a leer a tu bebé? Te recomendamos considerar el curso“Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu Bebé”

¿Sabías que ofrecemos un curso en línea para aprender a implementar un programa de lectura temprana en el aula, para docentes?  ”Aprender a leer a los 3″, 60 sesiones y más de seis horas de video, demostraciones y práctica, para cursarlos en tus propios tiempos, a tu ritmo, a través de internet. Además, una vez que te inscribes al curso, éste permanece para siempre en tu cuenta. En agradecimiento a tu visita a nuestro BLOG, puedes registrarte al curso con un 20% de descuento usando el cupón “Blog” en este enlace.

Si deseas más información sobre nuestro curso en línea “Aprender a leer a los 3″, haz click aquí.

Quizá también te interese:

Sobre la Dislexia

¿Pueden los bebés Aprender a Leer?

Mitos sobre la Lectura Temprana

Lectura Temprana y comprensión lectora: ¿Relación imposible?

Próximamente:  Curso online “Aprender a Escribir a los 4”

Buscamos escuelas piloto: Proyecto Pearson-Filadelfia

Pearson, la compañía editorial en educación más grande en el mundo, muy pronto publicará nuestros libros de texto para niños de 3 a 6 años.  Los libros consideran tres niveles, con una ambiciosa propuesta basada en la metodología Doman y organizada en tres áreas: lectura temprana, escritura temprana y cultura general. La propuesta incluye los libros de trabajo para el alumno,  el Kit de lectura del aula y materiales digitales para los docentes (grandes obras maestras de la música y la pintura, grandes culturas del mundo).

Estos materiales estarán disponibles a partir del ciclo 2014-2015  para las escuelas piloto: instituciones innovadoras, convencidas del enorme potencial de los niños pequeños, interesadas en proporcionar más y mejores oportunidades de desarrollo temprano para sus alumnos. Estas escuelas deberán inscribirse al proyecto piloto para poder acceder a los materiales, ya que no estarán disponibles a la venta en librerías sino hasta el año 2015. Si bien la propuesta ha sido implementada con éxito en los últimos diez años en nuestros colegios, el objetivo del programa piloto es identificar las posibles mejoras que pudieran hacerse a los materiales, de acuerdo a las necesidades detectadas en las escuelas para la aplicación a gran escala, incorporándolas a la versión de lanzamiento 2015.  Las escuelas participantes recibirán, además, capacitación para la implementación de la propuesta.

Pearson hace una invitación a las escuelas que quieran participar en este proyecto, a registrarse a la brevedad. Debido a que sólo se producirá un número específico de materiales, la inclusión en el proyecto estará limitada a las primeras escuelas que confirmen su participación. La convocatoria cerrará cuando se agoten los espacios disponibles.

La invitación está abierta a todas las escuelas preescolares -públicas o privadas- de México. Contamos también con espacios limitados para escuelas en el extranjero, principalmente España y Latinoamérica, con ajustes variables en los costos dependiendo del tipo de cambio vigente y logística de envíos.

Big Book de Lectura Temprana

Componentes de la Propuesta

Para el alumno: Niveles A (3-4 años) B (4-5 años) y C (5-6 años)

– Yo Escribo (Libro de actividades de escritura temprana). Consistente con la propuesta Doman de escritura temprana, adaptada para el aula preescolar.

– Yo Conozco (Libro de actividades de cultura general) Congruente con el Programa de Educación Preescolar 2011, este libro incluye actividades para el desarrollo temprano de la inteligencia. La propuesta gira alrededor de temas de cultura general, presentando un país, un compositor y un pintor cada mes, para cada grado.

– Enlace a materiales digitales  Incluye una aplicación que permitirá la presentación del programa de lectura en formato digital e interactivo. Además, láminas de conocimientos enciclopédicos: grandes pintores, grandes compositores y grandes culturas del mundo. Puede usarse en casa y en la escuela. Unicamente para escuelas con pedidos de 25 kits o más.

Para la maestra:

– Kit de lectura del aula: Material para la presentación del programa de lectura temprana en la escuela.

– Libro gigante del aula: Incluye los textos significativos semanales de acuerdo con el currículo lector para cada grado.

– Materiales digitales: Láminas de conocimientos enciclopédicos que pueden mostrarse por medios digitales o imprimirse para su presentación física en el aula. Unicamente para escuelas con pedidos de 25 kits o más.

– Libro del maestro: incluye la presentación del método Filadelfia,  justificación pedagógica para cada área del programa, dosificación semanal de todos los componentes, explicación detallada sobre cómo presentar los materiales, sugerencias didácticas para cada semana empatadas con los campos formativos y aprendizajes esperados correspondientes en el PEP 2011,  enlaces a sitios de internet relacionados y un extenso apartado sobre evaluación (oportunidades para resolver problemas, documentación del aprendizaje, diario de trabajo y rúbricas para la evaluación del programa Filadelfia y autoevaluación docente.

Bits Filadelfia prep

El programa de cultura general es muy gustado por los niños

Las escuelas interesadas deberán llenar el formato adjunto, y serán contactados para recibir más detalles. En caso de ser aceptadas, las escuelas participantes se comprometerán a adquirir el programa para cada uno de sus alumnos de preescolar en el ciclo 2014-2015. El costo  por alumno será de 450 pesos mexicanos, todos los materiales incluidos.  Se surtirán los libros y materiales directamente a cada escuela, quien a su vez los distribuirá entre sus alumnos. Los libros no estarán a la venta aún en librerías.

Los docentes afiliados a las escuelas piloto recibirán capacitación -sin costo adicional-  en el sistema de aprendizaje temprano Filadelfia, de manera presencial o a través de webinar, para poder llevar a cabo la implementación de la propuesta.

¿Quieres saber más sobre el método Doman para la lectura temprana aplicado en preescolar? Te recomendamos el libro “Aprender a Leer a los 3”,  de Elisa Guerra,  la misma autora de la propuesta en Pearson, y publicado en Amazon.com. Descarga el eBook en este ENLACE.

Como información adicional, incluimos aquí un breve video de introducción de esta propuesta:

Para ser considerados en el Proyecto Piloto, favor de rellenar este formato:

e-mail de contacto: libros@elisaguerra.org

Pearson estará contactando a las posibles escuelas piloto a la brevedad.  El proyecto arrancará en el ciclo escolar 2014-2015.

¿Sabías que ofrecemos un curso en línea para aprender a implementar un programa de lectura temprana en el aula?  “Aprender a leer a los 3”, 60 sesiones y más de seis horas de video, demostraciones y práctica, para cursarlos en tus propios tiempos, a tu ritmo, a través de internet. Además, una vez que te inscribes al curso, éste permanece para siempre en tu cuenta. En agradecimiento a tu visita a nuestro BLOG, puedes registrarte al curso con un 20% de descuento usando el cupón “Blog” en este enlace.

Si deseas más información sobre nuestro curso en línea “Aprender a leer a los 3”, haz click aquí.

También puede interesarte:

La semilla de la genialidad

¿Pueden los bebés aprender a leer?

Lectura temprana y comprensión lectora: ¿Relación imposible?