Invertir el Sistema: La educación a través de los maestros – Jelmer Evers


JelmerEvers-The-Next-Speaker-website-imageEsta entrevista fue publicada originalmente en inglés en el blog de Global Teacher Prize

Featured image from The Next Speaker

Uno de los finalistas del Global Teacher Prize 2015 (Premio Mundial del Maestro), originario de Holanda, tiene un sueño. Jelmer Evers es defensor de un enfoque humano y democrático en la educación. Esto tiene sentido ¿verdad? Sin embargo, en muchas partes del mundo, como él y los co-autores de “Invierte el sistema“(Flip the System) piensan, los gobiernos han instituido enfoques económicos menos deseables para la educación. El modelo de Evers es una alternativa internacional dirigida por el maestro para la rendición de cuentas basadas en evidencias.

Screen Shot 2016-07-10 at 12.25.48 AM

Su método de enseñanza conduce al estudiante a apropiarse de su propio aprendizaje y a la creación de un entorno de aprendizaje personalizado. En sus clases de historia, Jelmer trabaja sobre todo con temas interdisciplinarios en los que el contenido de las materias y habilidades, son adquiridos por los estudiantes mientras exploran los desafíos de la vida real, las redes sociales y la simulación de una actividad en específico, son una pieza clave. Sus herramientas de evaluación han sido utilizadas por miles de estudiantes a nivel nacional, creando un servidor K12 MOOC.

Así que… ¡le hicimos algunas preguntas acerca de su nuevo libro y sus experiencias con la educación!

1.- Para empezar dinos algo que la gente podría no saber de ti.

Probablemente que soy anti-autoritario, tal vez soy anarquista por naturaleza. ¡Imagina a un profesor diciendo eso! He estado pensando en lo que he estado haciendo últimamente, sobre todo ahora que el nuevo libro está terminado. La forma en que hemos diseñado nuestro sistema de educación en Holanda deja mucho espacio para que las personas den un mal uso a su autoridad. No muchos se apasionan por su trabajo, el cómo llegaron ahí o el que incluso no tengan ningún conocimiento o experiencia para estar en esa posición, no parece importar. He estado involucrado en todos los niveles y en algunas ocasiones me he quedado bastante impresionado de lo poco que la gente conoce acerca de su posición y el mal uso que hace de ésta. Por otro lado pero también en esos niveles, he conocido a tantas personas que me han inspirado, siendo líderes naturales, que tenían autoridad por naturaleza. Así que supongo que no es que no me guste la autoridad, la respeto mucho realmente pero no me gustan las estructuras de poder y la desigualdad que se deriva de ellas. Si hay una cosa que quiero que mis alumnos aprendan, es que nunca deben reconocer el poder por el poder.” Como maestro, uno de mis objetivos es que mis alumnos me respeten por lo que estoy haciendo y no por mi posición. Eso y que me gusta cocinar.

  1. ¿Cómo fue tu educación cuando eras niño? Dijiste que cuando tenías 17 años, un profesor de economía te ayudó a hacerte independiente. ¿Cómo hizo esto el maestro?

Mi educación fue definitivamente buena. Aprendí todo lo necesario para seguir adelante en la vida, pero faltaba algo. Cuando entré en la universidad realmente encontré lo que faltaba, eso incluía escritura básica y habilidades para la investigación, actualmente me parecen básicas o al menos dan una base para comenzar la educación terciaria. Más importante aún, algunos maestros en realidad no mostraban interés en mí como individuo. La relación es todo en la educación y hay muchas maneras de lograrlo a través de una buena pedagogía,  y creo que no había mucho de eso.

Recordando mis años escolares me di cuenta de que yo era un estudiante poco comprometido, como la mayoría de mis compañeros. No creo que haya sido debido a que mis maestros no quisieran que me comprometiera, pero no pudieron hacer lo contrario. Su pedagogía parecía estar basada en ideas didácticas pasadas de moda y difícilmente se establecía una conexión de aprendizaje. Por otra parte, ahora sé lo altamente estresante que puede ser la enseñanza cuando se está por debajo de las condiciones promedio, algo que es la norma mundial, lamentablemente. Cambiemos eso y la educación cambiará.

Mi profesor de economía en mi último año, siempre se tomó el tiempo para hablar de las noticias y conectarlas al plan de estudios y lo más importante, se interesó en quién era yo, una rareza en mi escuela. Por ejemplo, se enteró de un nuevo estudio que encajaría muy bien conmigo (Historia de la Economía), puede ser un pequeño gesto, pero dio en el clavo, eso demostró que me conocía y se interesaba por mí. Pienso que él era todo lo que un maestro debe ser: un excelente pedagogo, era bueno en la didáctica, tenía habilidades de gestión de aula y una verdadera personalidad.

  1. ¿Qué esperas lograr como resultado de tu nuevo libro “Invertir el sistema”?

He sido un profesor-activista por alrededor de seis años. Los cambios que he visto que suceden en Holanda son increíbles. Nos estamos alejando lentamente de un sistema neoliberal de alto riesgo hacia un sistema más democrático basado en la responsabilidad colectiva; no estamos ahí por una posibilidad remota. Todavía hay políticas perjudiciales que se están implementando, por ejemplo: una horrible prueba de cálculo. Sin embargo, el paradigma ha cambiado. Nuestro libro holandés Het Alternatief (La Alternativa) dio voz a una gran cantidad de iniciativas y sentimientos. Los maestros fueron los responsables de casi la mitad del libro además de investigadores como Andy Hargreaves y Howard Gardner.

Lo nuevo en la forma en que trabajamos, es que para mi co-editor René y para mí, es que nuestro trabajo siempre ha significado una plataforma para plantear iniciativas – trabajando incesablemente para llevar el mensaje. La gente subestima la energía y el tiempo destinados al trabajo en la red pero es posible que dos maestros puedan cambiar radicalmente su sistema de educación. Esa es otra lección clave que quiero compartir con mis alumnos: ¿cómo conseguir que tu mensaje sea transmitido? ¡Todo es posible!

Pienso que “Invertir el sistema” es mejor libro que “La Alternativa”. Ahora sabemos hacia dónde vamos. Hay tantas contribuciones cruciales para el libro: Alderik Visser en el neoliberalismo, Gert Biesta en lo relativo a la educación, Andy Hargreaves en dos ideas subestimadas: máxima transparencia y autonomía, Pasi Sahlberg en Finlandia, Pak Tee Ng en Singapur, Tom Bennett (finalista al Teacher Prize) en investigación, Lori Nazareno en las escuelas impulsadas por maestros y Barnett Barry y Noah Zeichner (finalista al Teacher Prize) en liderazgo docente. Una vez más, una mezcla poderosa de maestros e investigadores en un innegable caso para cambiar al sistema.

“Invertir el sistema” ofrece un conjunto de ideas y directrices, no un proyecto, para construir un mejor sistema educativo pero no sólo para la educación. Como sociedad, realmente tenemos que reinventar la forma en la que colaboramos y enfrentamos nuestros desafíos comunes. Invertir el sistema conlleva asumir nuestras responsabilidades hacia nuestros estudiantes nuevamente en lugar de dejárselo a un sistema aleatorio o burocrático. Espero que mundialmente, los maestros tomen estas ideas y comiencen a escribir sus propias “Alternativas”, su forma local de “cambiar el sistema” y hagan campañas en torno a estas ideas. Creo que la educación es la forma más adecuada para liderar el camino del resto de la sociedad ofreciendo un nuevo paradigma. Esperemos que “Invertir el sistema” contribuya en una pequeña parte a eso.

  1. ¿Cómo fue lanzar tu libro en el séptimo Congreso Mundial de Educación Internacional en Ottawa?

Realmente increíble; ahí estábamos: dos profesores de Holanda presentándolo a líderes mundiales, líderes sindicales y maestros. Cuando fui a Bruselas hace un año y medio, no imaginé el impacto que ya había tenido, mil ejemplares fueron entregados afuera del Congreso. Imagina a toda esa gente sacando ideas del libro, eso es poderoso y a la vez, muestra humildad.

Al mismo tiempo, trabajar con Educación Internacional (Education International) y asistir al Congreso y ver que en el trabajo que ahí se hace hay democracia, me hizo darme cuenta que los sindicatos juegan un papel crucial que desempeñan en la sociedad y en la formación de nuestra profesión. Conforme los miembros sindicales han renunciado, la desigualdad ha aumentado en la misma proporción. Los sindicatos tienen que cambiar su forma de trabajar haciéndose cada vez más profesionales y relacionando organizaciones para lograr un trabajan más inteligente. Estoy en contra del activismo anticuado que sólo trabaja en relación a las condiciones laborales, tal como muchos jóvenes colegas lo hacen. Howard Stevenson hace un fuerte énfasis de esto en el libro y lo califica como profesionalidad democrática.

  1. ¿A qué dificultades te enfrentaste al escribir el libro? ¿Cuál fue la mayor inspiración?

Haber sido rechazado de una editorial importante. Invertir el sistema es un libro activista y que no encajaba en su portafolio. Eso era comprensible por supuesto, pero también fue la primera vez que tuve algunas dudas de si el libro conseguiría ser publicado por una editorial importante, jamás había considerado esa posibilidad ya que las ideas son muy poderosas. Afortunadamente, una semana después, Anna Clarkson de Routledge, respondió con mucho entusiasmo a nuestra propuesta. Realmente tuvimos algunos momentos complicados en los que nos faltaban piezas del rompecabezas. Al principio nos propusimos terminar para la Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente en Banff en marzo de este año, si eso no funcionaba, quedaba el séptimo Congreso Internacional de la Educación Mundial. Al final, todo se acomodó en su lugar por supuesto. Pero hubo algunos momentos complicados.

Una gran inspiración es simplemente aprender tantas ideas nuevas y poder explicar lo que quieres decir y por lo tanto, poner esas ideas en práctica. También, el entusiasmo por el libro y que tantos líderes inspiradores concordaran con él inmediatamente, es una fuente de inspiración, cada una de estas personas son muy inspiradoras a su manera, pues tienen muchas ideas innovadoras. Ver todas esas piezas por primera vez y cómo encajan en el relato más fantástico, no es algo que se pueda predecir de antemano, sin embargo, ya ha sucedido dos veces.

  1. ¿Qué finalistas del Global Teacher Prize contribuyeron al libro? ¡Cuéntanos sobre el proceso de colaboración y el aprendizaje con ellos!

Al primer finalista al que contacté fue a Tom Bennett, quien está haciendo un trabajo increíble de investigación. Ya nos seguíamos el uno al otro en Twitter antes de ser nominados y yo sentía que su trabajo sería crucial para el libro – me encanta lo que escribe. Su “revolución respetuosa” es exactamente lo que los maestros deberían estar haciendo en todo el mundo y su impacto es global, una hazaña realmente notable.

En el último par de años mantuve una mayor conexión global. Una de las conexiones más valiosas fue hacerme parte del Centro para la Enseñanza de Calidad (Centre for Teaching Quality -CTQ); así fue como conocí a Noah Zeichner, en una conferencia en Canadá. Él está involucrado en una red de liderazgo docente y en el grupo de investigación, comparando las oportunidades de liderazgo docente en varios países. Tanto su labor docente con ciudadanos del mundo con sus estudiantes, así como su trabajo en el liderazgo docente, son una inspiración.

Finalmente, también le pedí a Elisa Guerra si podíamos escribirnos. Nos conocimos a través de la comunidad de 50 finalistas al Global Teacher Prize creada por la Fundación Varkey. Estamos en contacto frecuentemente. Elisa es una de las fuerzas impulsoras en ese proceso y yo la había considerado como una de las favoritas para ganar el premio, su trabajo es increíble. Ella construyó su propio colegio, escribe libros sobre pedagogía y difunde esas ideas. Eso es un ejemplo para todos nosotros.

Supongo que lo que conecta a todos los candidatos, es que no sólo son pensadores, son emprendedores, ponen sus ideas en práctica. Todos ellos están cambiando el mundo ¿cómo no puedes inspirarte en eso? Es un honor ser contados entre ellos.

  1. ¿Cómo te sentiste cuando fuiste elegido entre los finalista del Top 50 para el Global Teacher Prize? ¿Cómo ha impactado tu vida el ser finalista?

Creo que es un gran honor, nunca esperé ser nominado. Por supuesto que hay muchos maestros que merecen una nominación y en mi opinión, la enseñanza es un trabajo de equipo. Al mismo tiempo, realmente muestra el trabajo crucial que estamos haciendo. Pienso que los maestros son respetados, pero no públicamente. La respuesta y el apoyo de la comunidad educativa ha sido maravillosa: colegas, sindicatos, organizaciones de educación, el departamento de educación. No obstante, al mismo tiempo, la respuesta en Holanda, en general, fue un poco decepcionante. Los medios de comunicación aparentemente no creyeron que fuera tan especial. Cuando la educación y los maestros están en las noticias, por lo general es por cuestiones negativas: Cómo han bajado las calificaciones o algo similar. Ser nombrado entre los mejores 50 maestros en todo el mundo, es algo muy importante y un gran honor. Los programas de entrevistas invitan a personas de otras profesiones si este tipo de cosas suceden, entonces el premio se vuelve necesario.

Internacionalmente, se abrió una nueva red de profesores y organizaciones maravillosas en conjunto. No sólo profesionalmente, sino como amigos también. Fue maravilloso conocer a Mark Reid y a Jeff Charboneau en el ISTP 2015 (Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente), por ejemplo. También vamos a construir una red más coherente con la Fundación Varkey, Ashoka y la Escuela de Postgrado de Educación de Harvard a través del Programa de Embajadores de Maestros Varkey. Ansío comenzar, las personas involucradas son increíbles.

  1. ¡Gracias por tu gran trabajo e inspiración! Por último ¿qué piensas hacer después?

Muchas cosas en realidad. En primer lugar estoy muy entusiasmado con este año en UniC, es una escuela maravillosa. El aprendizaje basado en retos es el núcleo de nuestra educación. Con esta clase de cinco estudiantes (16-17 años de edad) vamos a explorar temas como la automatización, la desigualdad y las posibles soluciones. Estaremos construyendo escenarios futuros, prototipos y soluciones reales a los problemas locales. Estamos diseñando un equipo de herramientas abiertas para estructurar ese proceso para nosotros como maestros. Estaremos compartiendo esto en Holanda en varias “sesiones de diseño” y queremos seguir experimentando con el aprendizaje basado en combinaciones y con el juego. ¡Tengo muchas ganas de trabajar con los estudiantes en esto!

Voy a hacer campaña por “Invertir el sistema” por supuesto, visitaré conferencias internacionales y a los responsables de crear políticas de educación, organizaciones de docentes e investigadores. Esperamos tener un evento público en Londres en algún lugar en noviembre acerca del libro, estoy trabajando en eso actualmente y ojalá que haya “Alternativas” locales en las que pueda ayudar.

El apoyo en Holanda continúa también, una de las políticas obtenidas de La Alternativa, es un fondo de innovación docente con un capital inicial de €5.000.000 y estoy involucrado en ella y debe ser completamente dirigida por maestros. Es una lucha constante conseguir acceso a la formulación de políticas. Tenemos una importante revisión curricular que es crucial para la dirección de nuestro sistema educativo. Hay políticas docentes, nuevas medidas de rendición de cuentas, lo que sea, así que voy meterme donde no me llaman (o donde sí) y me involucraré también.

También hay dos libros más en proyecto: un nuevo libro editado, una secuela de La Alternativa y otro escrito por mí acerca de cómo diseñar una escuela de empoderamiento desde cero. Quiero poner todo lo que he aprendido en un marco más amplio, será más matizado que la mayoría de los libros sobre pedagogía progresista, mezclando lo nuevo con lo viejo. He aprendido a través de la experiencia y de muchas fallas lo extremadamente difícil que es hacer que un sueño suceda en realidad.

Es cuestión de encontrar el tiempo…

“Invertir el Sistema” puede ser adquirido en inglés en línea en Routledge y Amazon

www.flip-the-system.org

#flipthesystem

Bio: Actualmente Jelmer Evers es profesor de historia en la UniC en Utrecht. Se convirtió en maestro gracias a su propia experiencia educativa. Se describe como un alumno promedio que logró la excelencia por cuenta propia con el apoyo de su profesor de economía a la edad de 17. Con el objetivo de proporcionar una educación integral a sus alumnos, se convirtió en un reformador del sistema educativo holandés y ha estado construyendo una red de liderazgo docente a nivel internacional. Fue nominado para el premio de Mejor Maestro en Holanda en 2012; también fue elegido como uno de los 23 “nuevos radicales” en Holanda y declarado el mejor en su campo por la revista Vrij Nederland. Jelmer ha escrito dos libros: La Alternativa, uno de los libros educativos más influyentes en Holanda y Cambio al sistema, que destaca una alternativa democrática moderna al sistema tradicional de rendición de cuentas basada en evidencias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s