El currículo que se cambia a sí mismo

Más o menos cada diez años se publica un nuevo plan de estudios para la educación básica en mi país, México. Por lo general, el documento, cientos de páginas de largo, se anuncia con gran fanfarria.

Es difícil, si no imposible, mantenerse al día con el ritmo acelerado del mundo de hoy. Desafortunadamente, incluso antes de que se seque la tinta del más nuevo currículo, éste pudiera ya ser irrelevante, estar desactualizado, o ambos.

Si tuviera el improbable poder de crear el plan de estudios para las escuelas de educación básica, trataría de diseñar el currículo que se cambia a sí mismo.

Los currículos que he conocido están completamente secuenciados, son lineales y en su mayoría fijos. Hay muy poco espacio, si es que hay alguno, para tomar emocionantes desvíos hacia los intereses del estudiante.

Mi plan de estudios se basaría en “proyectos de pasión” dirigidos a adquirir conocimientos y habilidades, pero también a descubrir cualquier cosa que dispare el corazón de un alumno. Iluminar la mente iría de la mano con acariciar el espíritu. Cada niño o adolescente tendría la libertad y la responsabilidad de elegir su propio camino educativo. Los proyectos de pasión les darían los fundamentos, desde el lenguaje hasta las matemáticas, pasando por las artes y las ciencias, y los incitaría a venir por más. En vez de una escalera lineal, veríamos una red caprichosa con muchas líneas, diferentes para cada estudiante o, por lo menos, para cada grupo, guiados por el docente. Todo comenzaría en el centro, el núcleo de la telaraña, y avanzaría hacia fuera en muchas direcciones, incluso tomando giros y dando saltos.

El currículo sería enorme, pero sólo para acomodar la diversidad de los intereses de los estudiantes. No se esperaría, de nadie, cubrirlo todo. Uno podría fácilmente profundizar en un tema que le susurró al oído, y pasar por los que no lo hicieron de una manera más superficial.

Cuatro elementos básicos guiarían el flujo, pero no deberían confundirse con “materias”: Tecnología, Ciudadanía Global, Habilidades del Pensamiento y Lectura.

La tecnología sería la plataforma, el cohete que hace despegar al contenido. No sería el profesor ni el contenido mismo. La tecnología – incluso la gran tecnología – no reemplazará a los maestros, buenos o malos. Pero sin duda cambiará la forma en que enseñamos. La tecnología daría al currículo la habilidad de actualizarse con facilidad y transformase para cada niño. Además, pondría a disposición de maestros y alumnos el enorme acervo de recursos en el ciberespacio, orientándolos hacia el contenido pertinente y relevante de acuerdo a sus intereses. El currículo también daría la pauta para que los mismos estudiantes y maestros desarrollaran contenidos paralelos y los integraran a esta gran nebulosa, contribuyendo con su granito de “polvo cósmico”.

A medida que continuamos evolucionando hacia una especie de escuela mundial, la ciudadanía global es una necesidad para guiar a nuestros estudiantes por los vericuetos de la sociedad hiperconectada y multiexigente en la que ya estamos inmersos. La tolerancia religiosa, la igualdad de género, la inclusión, el respeto a la diversidad, el uso responsable de nuestros recursos y sí, el conocimiento y atención de los problemas más apremiantes del mundo -tanto globales como locales- son mucho más importantes que, digamos, memorizar la fecha en la que Colón llegó a América (un dato que muy fácilmente nos puede dar el Dr. Google).

Esto nos lleva a las habilidades de pensamiento crítico. El conocimiento sigue siendo extremadamente importante – pero junto con él, la capacidad de diferenciar lo veraz de lo inexacto. Google, ciertamente, tiene todas las respuestas: incluyendo muchas erróneas o sesgadas. No necesitamos saberlo todo, pero debemos saber dónde y cómo encontrar la información fiable que requerimos – y qué hacer con ella.

Mañana, los niños tendrán que reinventarse constantemente para mantenerse al día con los desafíos de esta cuarta revolución industrial. Por ello, hay una gran demanda de autodidactas. Si queremos personas que aprendan de por vida, necesitamos lectores de por vida. Nuestros sistemas escolares han tenido cierto éxito en el desarrollo de personas que pueden leer, pero no en desarrollar lectores. Hay algo completamente equivocado en esto – y necesitamos encontrar soluciones ahora.

¿Es este supuesto currículo una utopía? Bien podría serlo.

Pero bueno, yo

sólo soy una maestra.

Rompecabezas de palabras

Como autora de la Serie Filadelfia para el Aprendizaje Temprano del “Método Filadelfia” con Pearson, con frecuencia tengo la oportunidad de visitar escuelas que están llevando a cabo un programa de Lectura Temprana con nuestros libros. Es maravilloso poder sentarme en el fondo del salón, como si fuera una niña más en la clase, y observar a mis colegas docentes en acción.

En este mes de Noviembre estuve en el Colegio Benavente, en Puebla. En los próximos días compartiré algunas de las muchas ideas que pude ver en marcha, y que pueden servir de inspiración a otras maestras y escuelas que estén trabajando con el método. Comencemos con una actividad de “Rompecabezas de palabras”.

Miss Paty, maestra de segundo grado de preescolar, presentó con mucho entusiasmo las palabras de la semana.

lectura temprana Filadelfia

palabras Filadelfia lectura temprana

Su salón estaba muy bien ambientado con palabras retiradas de otras semanas, que los niños usan con frecuencia.

Después de la presentación de palabras, los pequeños se dieron a la tarea de encontrar esas mismas palabras en su libro “Yo Escribo”. Para ello se apoyaron de las palabras en tamaño individual. Miss Paty se aseguró de que todos los niños que necesitaban ayuda la obtuvieran. Siguió mostrándoles cada una de las palabras mesa por mesa.

img_3799

Al terminar esta actividad, Miss Paty tenía ya un sobre preparado para cada niño. Y dentro del sobre, las piezas de un rompecabezas, con una de las cinco palabras de la semana. Nadie sabía qué palabra le había tocado: había que armarla. Algunos niños requirieron de nuestro apoyo, otros pudieron armar su palabra independientemente.

armando palabras Filadelfia

 

armando palabras Filadelfia

Finalmente, conforme los pequeños lograban armar sus palabras, las identificaban con las que estaban pegadas en el pizarrón. En un corto lapso de tiempo, los niños tuvieron la oportunidad de visualizar las palabras por lo menos 4 o 5 veces, en un ambiente estimulante, con lo cual logran una mejor retención de las mismas.

Palabras Filadelfia lectura temprana

Muchas gracias a Miss Paty y a todo el equipo del Colegio Benavente, en Puebla, por permitirme acompañarles en una mañana de trabajo.  ¡Muy pronto publicaré algunas ideas más, de las muchas observadas!

Helping our students embrace diversity

The first step to accept and embrace diversity is knowledge.

We human beings are wired to detect and act upon whatever could threaten our existence. This comes as part of our survival instinct. If we hear a sudden, loud noise, we jump in fear. For a split second, we don’t know if the sound comes from a firing gun or worse – and our whole body prepares for flight or fight. Then we realize it was just a truck exhaust and we sigh in relief, our heart still pounding furiously inside or chests. But knowledge rises above instinct, and as we know it’s highly unlikely that this particular truck is set to kill us (unless of course we are to find ourselves crushed under its wheels), we disregard the threat and keep on to our business.

DiversityAnything that we don’t know well could be a potential risk – not just for our lives but also for our ways of living. Human beings are cautious or even up-front reluctant about whatever is unknown or different. Including other people!

So, How can you help students accept and work well with people of different beliefs, cultures, languages, socio-economic statuses, education backgrounds, and learning styles? Here are some ideas.

Open their world – and you will open their minds. Get them to know and ultimately respect as many different cultures as possible. Don’t neglect to explore your own community as well.

Create the environment. Even in very homogeneous schools, some diversity will always arise. But our school environment could be one that crushes it down – for example, presenting one single viewpoint as the truth, discouraging open discussion about certain issues or favoring just one approach to learning. Be open, inclusive and caring.

Set the example. If you have a preference for working with certain type of students, if you loose your patience with the slower kid in your class, if you openly dislike a colleague or parent, if you are biased in any way, even if you don’t say a word, it will show.

Don’t force it. Don’t think that you are doing a favor to the odd kid in class by forcing his classmates to work with him. It might be even worse. Instead, plan projects in which students can either work alone, in pairs or small groups. Offer incentives to those collaborating and creating new alliances: Bonus points if they team up with different classmates every project!

Act it up. Drama and storybooks are wonderful to create awareness for diversity. Cast your students in roles that are different and challenging. Encourage them to try to “become” the personage by actively exploring the feelings and beliefs behind the costume.Diversity flags

Empathy is an art. I like Harvard’s Artful Thinking Tools from Project Zero. The protocol called “Circle of viewpoints” specifically promotes exploring multiple perspectives to a problem by actively analyzing a work of art.

Above all, engage in caring relationships with your students. This will make them feel accepted and safe – which in turn will give them the confidence to venture outside of their own limits and work well with others – no matter how different they might be.

 

This is my answer to this month’s question for The Global Search for Education: Top Global Teacher Bloggers.

Invertir el Sistema: La educación a través de los maestros – Jelmer Evers

JelmerEvers-The-Next-Speaker-website-imageEsta entrevista fue publicada originalmente en inglés en el blog de Global Teacher Prize

Featured image from The Next Speaker

Uno de los finalistas del Global Teacher Prize 2015 (Premio Mundial del Maestro), originario de Holanda, tiene un sueño. Jelmer Evers es defensor de un enfoque humano y democrático en la educación. Esto tiene sentido ¿verdad? Sin embargo, en muchas partes del mundo, como él y los co-autores de “Invierte el sistema“(Flip the System) piensan, los gobiernos han instituido enfoques económicos menos deseables para la educación. El modelo de Evers es una alternativa internacional dirigida por el maestro para la rendición de cuentas basadas en evidencias.

Screen Shot 2016-07-10 at 12.25.48 AM

Su método de enseñanza conduce al estudiante a apropiarse de su propio aprendizaje y a la creación de un entorno de aprendizaje personalizado. En sus clases de historia, Jelmer trabaja sobre todo con temas interdisciplinarios en los que el contenido de las materias y habilidades, son adquiridos por los estudiantes mientras exploran los desafíos de la vida real, las redes sociales y la simulación de una actividad en específico, son una pieza clave. Sus herramientas de evaluación han sido utilizadas por miles de estudiantes a nivel nacional, creando un servidor K12 MOOC.

Así que… ¡le hicimos algunas preguntas acerca de su nuevo libro y sus experiencias con la educación!

1.- Para empezar dinos algo que la gente podría no saber de ti.

Probablemente que soy anti-autoritario, tal vez soy anarquista por naturaleza. ¡Imagina a un profesor diciendo eso! He estado pensando en lo que he estado haciendo últimamente, sobre todo ahora que el nuevo libro está terminado. La forma en que hemos diseñado nuestro sistema de educación en Holanda deja mucho espacio para que las personas den un mal uso a su autoridad. No muchos se apasionan por su trabajo, el cómo llegaron ahí o el que incluso no tengan ningún conocimiento o experiencia para estar en esa posición, no parece importar. He estado involucrado en todos los niveles y en algunas ocasiones me he quedado bastante impresionado de lo poco que la gente conoce acerca de su posición y el mal uso que hace de ésta. Por otro lado pero también en esos niveles, he conocido a tantas personas que me han inspirado, siendo líderes naturales, que tenían autoridad por naturaleza. Así que supongo que no es que no me guste la autoridad, la respeto mucho realmente pero no me gustan las estructuras de poder y la desigualdad que se deriva de ellas. Si hay una cosa que quiero que mis alumnos aprendan, es que nunca deben reconocer el poder por el poder.” Como maestro, uno de mis objetivos es que mis alumnos me respeten por lo que estoy haciendo y no por mi posición. Eso y que me gusta cocinar.

  1. ¿Cómo fue tu educación cuando eras niño? Dijiste que cuando tenías 17 años, un profesor de economía te ayudó a hacerte independiente. ¿Cómo hizo esto el maestro?

Mi educación fue definitivamente buena. Aprendí todo lo necesario para seguir adelante en la vida, pero faltaba algo. Cuando entré en la universidad realmente encontré lo que faltaba, eso incluía escritura básica y habilidades para la investigación, actualmente me parecen básicas o al menos dan una base para comenzar la educación terciaria. Más importante aún, algunos maestros en realidad no mostraban interés en mí como individuo. La relación es todo en la educación y hay muchas maneras de lograrlo a través de una buena pedagogía,  y creo que no había mucho de eso.

Recordando mis años escolares me di cuenta de que yo era un estudiante poco comprometido, como la mayoría de mis compañeros. No creo que haya sido debido a que mis maestros no quisieran que me comprometiera, pero no pudieron hacer lo contrario. Su pedagogía parecía estar basada en ideas didácticas pasadas de moda y difícilmente se establecía una conexión de aprendizaje. Por otra parte, ahora sé lo altamente estresante que puede ser la enseñanza cuando se está por debajo de las condiciones promedio, algo que es la norma mundial, lamentablemente. Cambiemos eso y la educación cambiará.

Mi profesor de economía en mi último año, siempre se tomó el tiempo para hablar de las noticias y conectarlas al plan de estudios y lo más importante, se interesó en quién era yo, una rareza en mi escuela. Por ejemplo, se enteró de un nuevo estudio que encajaría muy bien conmigo (Historia de la Economía), puede ser un pequeño gesto, pero dio en el clavo, eso demostró que me conocía y se interesaba por mí. Pienso que él era todo lo que un maestro debe ser: un excelente pedagogo, era bueno en la didáctica, tenía habilidades de gestión de aula y una verdadera personalidad.

  1. ¿Qué esperas lograr como resultado de tu nuevo libro “Invertir el sistema”?

He sido un profesor-activista por alrededor de seis años. Los cambios que he visto que suceden en Holanda son increíbles. Nos estamos alejando lentamente de un sistema neoliberal de alto riesgo hacia un sistema más democrático basado en la responsabilidad colectiva; no estamos ahí por una posibilidad remota. Todavía hay políticas perjudiciales que se están implementando, por ejemplo: una horrible prueba de cálculo. Sin embargo, el paradigma ha cambiado. Nuestro libro holandés Het Alternatief (La Alternativa) dio voz a una gran cantidad de iniciativas y sentimientos. Los maestros fueron los responsables de casi la mitad del libro además de investigadores como Andy Hargreaves y Howard Gardner.

Lo nuevo en la forma en que trabajamos, es que para mi co-editor René y para mí, es que nuestro trabajo siempre ha significado una plataforma para plantear iniciativas – trabajando incesablemente para llevar el mensaje. La gente subestima la energía y el tiempo destinados al trabajo en la red pero es posible que dos maestros puedan cambiar radicalmente su sistema de educación. Esa es otra lección clave que quiero compartir con mis alumnos: ¿cómo conseguir que tu mensaje sea transmitido? ¡Todo es posible!

Pienso que “Invertir el sistema” es mejor libro que “La Alternativa”. Ahora sabemos hacia dónde vamos. Hay tantas contribuciones cruciales para el libro: Alderik Visser en el neoliberalismo, Gert Biesta en lo relativo a la educación, Andy Hargreaves en dos ideas subestimadas: máxima transparencia y autonomía, Pasi Sahlberg en Finlandia, Pak Tee Ng en Singapur, Tom Bennett (finalista al Teacher Prize) en investigación, Lori Nazareno en las escuelas impulsadas por maestros y Barnett Barry y Noah Zeichner (finalista al Teacher Prize) en liderazgo docente. Una vez más, una mezcla poderosa de maestros e investigadores en un innegable caso para cambiar al sistema.

“Invertir el sistema” ofrece un conjunto de ideas y directrices, no un proyecto, para construir un mejor sistema educativo pero no sólo para la educación. Como sociedad, realmente tenemos que reinventar la forma en la que colaboramos y enfrentamos nuestros desafíos comunes. Invertir el sistema conlleva asumir nuestras responsabilidades hacia nuestros estudiantes nuevamente en lugar de dejárselo a un sistema aleatorio o burocrático. Espero que mundialmente, los maestros tomen estas ideas y comiencen a escribir sus propias “Alternativas”, su forma local de “cambiar el sistema” y hagan campañas en torno a estas ideas. Creo que la educación es la forma más adecuada para liderar el camino del resto de la sociedad ofreciendo un nuevo paradigma. Esperemos que “Invertir el sistema” contribuya en una pequeña parte a eso.

  1. ¿Cómo fue lanzar tu libro en el séptimo Congreso Mundial de Educación Internacional en Ottawa?

Realmente increíble; ahí estábamos: dos profesores de Holanda presentándolo a líderes mundiales, líderes sindicales y maestros. Cuando fui a Bruselas hace un año y medio, no imaginé el impacto que ya había tenido, mil ejemplares fueron entregados afuera del Congreso. Imagina a toda esa gente sacando ideas del libro, eso es poderoso y a la vez, muestra humildad.

Al mismo tiempo, trabajar con Educación Internacional (Education International) y asistir al Congreso y ver que en el trabajo que ahí se hace hay democracia, me hizo darme cuenta que los sindicatos juegan un papel crucial que desempeñan en la sociedad y en la formación de nuestra profesión. Conforme los miembros sindicales han renunciado, la desigualdad ha aumentado en la misma proporción. Los sindicatos tienen que cambiar su forma de trabajar haciéndose cada vez más profesionales y relacionando organizaciones para lograr un trabajan más inteligente. Estoy en contra del activismo anticuado que sólo trabaja en relación a las condiciones laborales, tal como muchos jóvenes colegas lo hacen. Howard Stevenson hace un fuerte énfasis de esto en el libro y lo califica como profesionalidad democrática.

  1. ¿A qué dificultades te enfrentaste al escribir el libro? ¿Cuál fue la mayor inspiración?

Haber sido rechazado de una editorial importante. Invertir el sistema es un libro activista y que no encajaba en su portafolio. Eso era comprensible por supuesto, pero también fue la primera vez que tuve algunas dudas de si el libro conseguiría ser publicado por una editorial importante, jamás había considerado esa posibilidad ya que las ideas son muy poderosas. Afortunadamente, una semana después, Anna Clarkson de Routledge, respondió con mucho entusiasmo a nuestra propuesta. Realmente tuvimos algunos momentos complicados en los que nos faltaban piezas del rompecabezas. Al principio nos propusimos terminar para la Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente en Banff en marzo de este año, si eso no funcionaba, quedaba el séptimo Congreso Internacional de la Educación Mundial. Al final, todo se acomodó en su lugar por supuesto. Pero hubo algunos momentos complicados.

Una gran inspiración es simplemente aprender tantas ideas nuevas y poder explicar lo que quieres decir y por lo tanto, poner esas ideas en práctica. También, el entusiasmo por el libro y que tantos líderes inspiradores concordaran con él inmediatamente, es una fuente de inspiración, cada una de estas personas son muy inspiradoras a su manera, pues tienen muchas ideas innovadoras. Ver todas esas piezas por primera vez y cómo encajan en el relato más fantástico, no es algo que se pueda predecir de antemano, sin embargo, ya ha sucedido dos veces.

  1. ¿Qué finalistas del Global Teacher Prize contribuyeron al libro? ¡Cuéntanos sobre el proceso de colaboración y el aprendizaje con ellos!

Al primer finalista al que contacté fue a Tom Bennett, quien está haciendo un trabajo increíble de investigación. Ya nos seguíamos el uno al otro en Twitter antes de ser nominados y yo sentía que su trabajo sería crucial para el libro – me encanta lo que escribe. Su “revolución respetuosa” es exactamente lo que los maestros deberían estar haciendo en todo el mundo y su impacto es global, una hazaña realmente notable.

En el último par de años mantuve una mayor conexión global. Una de las conexiones más valiosas fue hacerme parte del Centro para la Enseñanza de Calidad (Centre for Teaching Quality -CTQ); así fue como conocí a Noah Zeichner, en una conferencia en Canadá. Él está involucrado en una red de liderazgo docente y en el grupo de investigación, comparando las oportunidades de liderazgo docente en varios países. Tanto su labor docente con ciudadanos del mundo con sus estudiantes, así como su trabajo en el liderazgo docente, son una inspiración.

Finalmente, también le pedí a Elisa Guerra si podíamos escribirnos. Nos conocimos a través de la comunidad de 50 finalistas al Global Teacher Prize creada por la Fundación Varkey. Estamos en contacto frecuentemente. Elisa es una de las fuerzas impulsoras en ese proceso y yo la había considerado como una de las favoritas para ganar el premio, su trabajo es increíble. Ella construyó su propio colegio, escribe libros sobre pedagogía y difunde esas ideas. Eso es un ejemplo para todos nosotros.

Supongo que lo que conecta a todos los candidatos, es que no sólo son pensadores, son emprendedores, ponen sus ideas en práctica. Todos ellos están cambiando el mundo ¿cómo no puedes inspirarte en eso? Es un honor ser contados entre ellos.

  1. ¿Cómo te sentiste cuando fuiste elegido entre los finalista del Top 50 para el Global Teacher Prize? ¿Cómo ha impactado tu vida el ser finalista?

Creo que es un gran honor, nunca esperé ser nominado. Por supuesto que hay muchos maestros que merecen una nominación y en mi opinión, la enseñanza es un trabajo de equipo. Al mismo tiempo, realmente muestra el trabajo crucial que estamos haciendo. Pienso que los maestros son respetados, pero no públicamente. La respuesta y el apoyo de la comunidad educativa ha sido maravillosa: colegas, sindicatos, organizaciones de educación, el departamento de educación. No obstante, al mismo tiempo, la respuesta en Holanda, en general, fue un poco decepcionante. Los medios de comunicación aparentemente no creyeron que fuera tan especial. Cuando la educación y los maestros están en las noticias, por lo general es por cuestiones negativas: Cómo han bajado las calificaciones o algo similar. Ser nombrado entre los mejores 50 maestros en todo el mundo, es algo muy importante y un gran honor. Los programas de entrevistas invitan a personas de otras profesiones si este tipo de cosas suceden, entonces el premio se vuelve necesario.

Internacionalmente, se abrió una nueva red de profesores y organizaciones maravillosas en conjunto. No sólo profesionalmente, sino como amigos también. Fue maravilloso conocer a Mark Reid y a Jeff Charboneau en el ISTP 2015 (Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente), por ejemplo. También vamos a construir una red más coherente con la Fundación Varkey, Ashoka y la Escuela de Postgrado de Educación de Harvard a través del Programa de Embajadores de Maestros Varkey. Ansío comenzar, las personas involucradas son increíbles.

  1. ¡Gracias por tu gran trabajo e inspiración! Por último ¿qué piensas hacer después?

Muchas cosas en realidad. En primer lugar estoy muy entusiasmado con este año en UniC, es una escuela maravillosa. El aprendizaje basado en retos es el núcleo de nuestra educación. Con esta clase de cinco estudiantes (16-17 años de edad) vamos a explorar temas como la automatización, la desigualdad y las posibles soluciones. Estaremos construyendo escenarios futuros, prototipos y soluciones reales a los problemas locales. Estamos diseñando un equipo de herramientas abiertas para estructurar ese proceso para nosotros como maestros. Estaremos compartiendo esto en Holanda en varias “sesiones de diseño” y queremos seguir experimentando con el aprendizaje basado en combinaciones y con el juego. ¡Tengo muchas ganas de trabajar con los estudiantes en esto!

Voy a hacer campaña por “Invertir el sistema” por supuesto, visitaré conferencias internacionales y a los responsables de crear políticas de educación, organizaciones de docentes e investigadores. Esperamos tener un evento público en Londres en algún lugar en noviembre acerca del libro, estoy trabajando en eso actualmente y ojalá que haya “Alternativas” locales en las que pueda ayudar.

El apoyo en Holanda continúa también, una de las políticas obtenidas de La Alternativa, es un fondo de innovación docente con un capital inicial de €5.000.000 y estoy involucrado en ella y debe ser completamente dirigida por maestros. Es una lucha constante conseguir acceso a la formulación de políticas. Tenemos una importante revisión curricular que es crucial para la dirección de nuestro sistema educativo. Hay políticas docentes, nuevas medidas de rendición de cuentas, lo que sea, así que voy meterme donde no me llaman (o donde sí) y me involucraré también.

También hay dos libros más en proyecto: un nuevo libro editado, una secuela de La Alternativa y otro escrito por mí acerca de cómo diseñar una escuela de empoderamiento desde cero. Quiero poner todo lo que he aprendido en un marco más amplio, será más matizado que la mayoría de los libros sobre pedagogía progresista, mezclando lo nuevo con lo viejo. He aprendido a través de la experiencia y de muchas fallas lo extremadamente difícil que es hacer que un sueño suceda en realidad.

Es cuestión de encontrar el tiempo…

“Invertir el Sistema” puede ser adquirido en inglés en línea en Routledge y Amazon

www.flip-the-system.org

#flipthesystem

Bio: Actualmente Jelmer Evers es profesor de historia en la UniC en Utrecht. Se convirtió en maestro gracias a su propia experiencia educativa. Se describe como un alumno promedio que logró la excelencia por cuenta propia con el apoyo de su profesor de economía a la edad de 17. Con el objetivo de proporcionar una educación integral a sus alumnos, se convirtió en un reformador del sistema educativo holandés y ha estado construyendo una red de liderazgo docente a nivel internacional. Fue nominado para el premio de Mejor Maestro en Holanda en 2012; también fue elegido como uno de los 23 “nuevos radicales” en Holanda y declarado el mejor en su campo por la revista Vrij Nederland. Jelmer ha escrito dos libros: La Alternativa, uno de los libros educativos más influyentes en Holanda y Cambio al sistema, que destaca una alternativa democrática moderna al sistema tradicional de rendición de cuentas basada en evidencias.

Medios Sociales en el Aula: 5 Tips

Tus alumnos ya están enganchados en los medios sociales. ¿Cómo competir por su atención? –No lo intentes– ¡mejor encuéntralos ahí! Aquí te compartimos 5 ideas para integrar los medios sociales en la enseñanza.

Este artículo apareció publicado originalmente en Educación Futura.


Usa YouTube para “invertir el aula”

Esta fue mi primera incursión en el uso de medios sociales para la enseñanza: aprovechar la plataforma de YouTube para crear un programa de aula invertida para las materias de Geografía e Historia en Secundaria. Primero, diseñé proyectos que pudieran ser completados de manera casi independiente por los alumnos. Produje videos (usando la cámara y programa de edición de video incluidos en mi computadora) con el contenido que de otra manera se habría cubierto en la escuela. Abrí un canal de YouTube para publicarlos, y al mismo tiempo busqué recursos que ya estuvieran disponibles en la red y que pudieran ser utilizados por nuestros alumnos. Elaboré documentos descriptivos para cada proyecto, incluyendo rúbricas de evaluación. Después organicé todos los materiales en la página web de la escuela, pero también podría hacerse en un blog.  Los alumnos pueden ver los videos en casa (lo que habrían sido “las clases”) y completar los proyectos en la escuela. ¿Clases en la casa y tareas en la escuela? Si. Por eso se le llama “aula invertida”.
Al principio, crear un aula invertida implicó mucho trabajo. Producir los videos y armar los proyectos además de mis actividades en la escuela no fue fácil.  Algunos de los proyectos daban la oportunidad a los alumnos para hacerse cargo ellos mismos de una parte de la enseñanza. Ya sea de manera individual o en equipos, ellos comenzaron a producir y publicar videos también. La carga de trabajo adicional del maestro entonces puede reducirse, pero, aún más importante, el aprendizaje de los alumnos aumenta sustancialmente.

Por cierto, estos materiales están disponibles de manera abierta y gratuita para cualquier profesor de Geografía e Historia de nivel Secundaria en México. Este programa fue desarrollado con apego al currículo oficial.

YouTube también puede usarse para transmitir clases o eventos en vivo.  En tu canal de YouTube, crea un evento y comienza a transmitir de inmediato (o más tarde).  De esta forma puedes presentar webinars (seminarios en la web) o incluso invitar a otros docentes vía Google hangouts a tener una discusión o debate en línea, ¡no importa en qué lugar del mundo se encuentre cada uno! Al final de la transmisión, el video se publicará de inmediato en tu canal. Puedes configurar si quieres que aparezca de manera pública o privada, y si deseas permitir comentarios de la audiencia. ¿Lo mejor de todo? Esta herramienta, -aún en fase beta- es completamente gratuita.


Usa Facebook como herramienta de colaboración

Ya  había logrado “invertir el aula” con YouTube, pero ahora necesitaba un lugar donde poder interactuar virtualmente con mis alumnos, mantener organizadas las conversaciones, y que fuera seguro para ellos. Como había publicado las aulas virtuales completamente abiertas, creé una página de Facebook para compartir los contenidos, pero también establecí un grupo cerrado para cada materia. Mis alumnos ya estaban en Facebook todos los días, así es que el aprendizaje se integraba a sus vidas muy fácilmente.


Usa Twitter para reflexionar sobre el aprendizaje

“La cosa más importante que aprendí hoy es…” Ahora, responde en 140 caracteres. Esto es lo que podrías pedir a tus alumnos al final de cada clase, o de cada semana.  Sus respuestas podrían estar relacionadas con el contenido cubierto, con nuevas o refinadas habilidades, y con visiones personales. Usa una #etiqueta para el aula de manera que todos puedan encontrar con facilidad lo que los demás están diciendo,  y para “retuitear”, dar “me gusta” y participar en conversaciones.  Tus alumnos no sólo reflexionarán sobre su propio aprendizaje, sino que desarrollarán su capacidad de síntesis.

concierto-2paisesUsa Skype para llevar tu música a otro nivel

Uno de los  proyectos de medios sociales más ambiciosos en los que he participado fue el #ConcertIn2Countries, o “Concierto en dos países”, en el que hice equipo con Melissa Morris, una maestra de música en una escuela de Nueva York, y Ricardo Medina, maestro de violín en nuestra escuela en Aguascalientes. El plan era que nuestros niños violinistas de primaria tocaran en conjunto con los jóvenes de preparatoria, alumnos de Melissa, en un concierto simultáneo a través de internet.

Después de muchos ensayos y una cantidad considerable de retos, tuvimos nuestros dos conciertos a miles de kilómetros de distancia. Y entonces, a la hora programada, nos conectamos – en vivo desde su auditorio hasta el nuestro- y comenzó la magia. Nuestro concierto en dos países distó mucho de ser perfecto, pero nuestras audiencias explotaron en aplausos.


Resuelve el misterio: Mystery Skype
escuela-skype
Uno de los juegos favoritos de nuestros alumnos es “Mystery Skype”, que consiste en conectar con otro grupo escolar en otro estado o incluso en otro país, previo acuerdo de los docentes a su cargo. Los niños toman turnos para hacer preguntas al otro grupo que puedan ayudarles a descubrir su ubicación, por supuesto sin cuestionarla directamente. Algunos ejemplos de preguntas son: ¿Qué hora es en donde están en este momento? ¿Hace frío o calor? ¿Se encuentran en el hemisferio norte o sur? ¿Qué idioma hablan? ¿Cuál es el nombre del alcalde de su ciudad? ¿Qué sitios de interés hay en su ciudad? ¿Cómo es la bandera de su país? Después del intercambio de preguntas y respuestas, los niños cuentan con 10 minutos para investigar en libros e internet, y para llegar a un consenso sobre la ubicación del otro grupo. Pasado este tiempo los grupos vuelven a conectarse y dan a conocer sus resultados. Una vez que saben en qué lugar del mundo está cada grupo, los niños pueden continuar haciendo preguntas, si lo desean. Por lo general, nuestros alumnos se interesan mucho por conocer sobre la vida escolar de los otros niños, les gusta mostrar lo que comen en el almuerzo y cómo es un día de clases típico.

3f2187b9-e893-41dd-aa84-48951560efa8Ahora, la pregunta obligada: ¿Cómo podemos conectar con otros maestros para jugar Mystery Skype? Muchos docentes echan mano de su propia red de contactos, y muchos más, los buscan. La red de educadores de Microsoft es un excelente lugar para conectar con docentes de todas partes del mundo.

Los medios sociales no van a impartir tu clase, pero van a mejorarla. No cambiarán tu currículum, ni siquiera harán que tu materia sea más interesante (eso es parte de nuestro trabajo, ¿cierto?) Pero, llevarán los contenidos más cerca de tus alumnos, les ayudarán a desarrollar nuevas habilidades, y harán que sea más fácil  y atractivo para ellos involucrarse en tus clases.

Y todos queremos aprendientes involucrados, ¿no es así?

 

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

Este artículo fue publicado originalmente en Educación Futura

En el patio de recreo, un grupo de niños de primer grado se entusiasma en un improvisado partido de futbol. Hace falta un jugador para emparejar los equipos. “¿Quién se apunta?” – grita uno de ellos.

Amanda, que observa desde cerca, siente una descarga de entusiasmo.  De un salto se pone en pie, pero antes de poder dar el paso su maestra la cuestiona con serena calidez: “Los niños juegan muy rudo. ¿Estas segura de que quieres ir con ellos?” Los pocos segundos que Amanda se detuvo fueron suficientes para que alguien más tomara el codiciado puesto.

La pequeña perdió una oportunidad para activarse físicamente y divertirse, pero también para desarrollar sus habilidades espaciales. Además, quizá cuestione su audacia la próxima vez que sienta el impulso de unirse a los “juegos de hombres” y se vaya haciendo cada vez más pasiva. Y por cierto, quizá acaba de perder también la oportunidad de convertirse, algún día, en ingeniera o matemática.

Incluso los buenos maestros, con la mejor de las intenciones, caen con frecuencia en la trampa de los estereotipos. Cerrar la brecha de género en la educación requiere un esfuerzo serio y consciente.

Según datos de la OCDE (2015), los varones obtienen mejores resultados académicos en matemáticas y ciencias en comparación con las niñas, pero éstas los superan en habilidades lectoras. Este fenómeno ha estado presente por décadas. En 1980, investigadores de la Universidad de Johns Hopkins sugirieron que esta brecha se debía a una “habilidad masculina innata para las matemáticas”. En otras palabras, proponían una superioridad genética de los niños con respecto a las niñas, por lo menos en esta área del conocimiento.

Aunque este estudio fue ampliamente criticado y se convirtió en el centro de una acalorada controversia, la idea de que las diferencias en los logros educativos de niñas y niños tiene una raíz genética se ha permeado hasta nuestros días. Pero, ¿es así, o es el ambiente el que lentamente segrega a niños y niñas para conformarse a modelos socialmente aceptados, según su género?

niños-escuelaRodrigo tiene diez años y está enganchado con los libros.  Tanto así, que a veces preferiría leer que salir a jugar con sus compañeros. Además, es muy bueno dibujando y puede concentrarse por horas derrochando creatividad. Pero cuando esto sucede, algunos niños le hacen burla: lo consideran afeminado o débil. La presión por “encajar” es cada vez más fuerte, y Rodrigo pronto entrará a la adolescencia. Necesita con urgencia un mentor que lo valide y apoye, antes de que abandone las “cosas de niñas” que lo apasionan, con tal de sentirse aceptado.

¿Cuál es, entonces, el papel que deberíamos jugar como maestros?

Aquí, algunos ejemplos de lo que podemos hacer en nuestras escuelas:

  1. Fomentar la actividad física también en las niñas, desde temprana edad. Esto incluye cosas tan elementales como recomendar vestimenta apropiada para todo tipo de juegos: es difícil trepar a un árbol usando un vestido, por ejemplo. Permitamos que nuestras niñas se ensucien con lodo, que suden, que sean heroínas al rescate de sus propias aventuras. No las limitemos por considerar que estas actitudes “no son propias de una señorita”.
  2. Proveer amplias oportunidades para la resolución de problemas en una variedad de contextos activos. Podemos retar a nuestros alumnos –niños y niñas- a tomar riesgos y asumir diferentes roles, incluyendo los de liderazgo, y crear una cultura en el salón de clases en donde hacer muchas preguntas sea incluso más valorado que dar las respuestas “correctas”. Esto creará un clima de confianza donde tanto niños como niñas puedan expresarse libremente.
  3. Diseñar un ambiente seguro para que los niños puedan conectarse con su lado artístico y desarrollar su creatividad – rasgos usualmente asociados con una personalidad “femenina”. Engánchalos en las artes, la música y la literatura descubriendo sus intereses y ofreciéndoles materiales estimulantes que puedan disfrutar.
  4. Concientizar a los padres y enlistarlos como aliados en contra de los estereotipos de género. Todos estamos expuestos a fuertes mensajes en los medios y a ideas preconcebidas. Podemos actuar en base a ellos de manera automática. Es común, por ejemplo, que los padres dejen que los niños varones jueguen más tiempo afuera, y que prefieran que las niñas se queden dentro de casa leyendo, platicando o ayudando con las labores. Pídele a tu hijo que te ayude a cocinar y lavar los paltos, y pídele a tu hija que saque la basura y pasee al perro. Lee con ellos todos los días, y asegúrate de que ambos terminen sus tareas escolares a tiempo y con calidad.
  5. Ofrecer modelos positivos de mujeres en las ciencias y hombres en las humanidades, considerando para ello personajes históricos y actuales. Cuida tus palabras y acciones, porque tus propios estereotipos pueden emerger inadvertidamente. En el aula, fíjate cuántas veces das la palabra a niños o a niñas, y por qué lo haces (¿Para recuperar su atención? ¿Para mantenerlos tranquilos?)

Mi hija, Ana, estudia la Licenciatura en Matemáticas Aplicadas en  una reconocida Universidad en la Ciudad de México.  En sus clases, aproximadamente la cuarta parte del grupo son mujeres. Me siento orgullosa de ella por atreverse a defender sus intereses, pero me entristece pensar en las “Amandas” que no están ahí porque las convencimos, cuando eran pequeñas, de que las niñas no son tan buenas para las matemáticas.

Cada niño o niña tiene el potencial para ser excelente en donde sea que encuentre su pasión, y los maestros debemos de ser sus defensores, no sus detractores. Ahora, dejémosle eso claro a Amanda y a Rodrigo la próxima vez que los encontremos.

Que podría ser en nuestro salón de clases, justo ahora.

Referencias:
Benbowm C, & Stanly, J. (1980) “Sex differences in mathematical ability: Fact of artifact?”  Science, Volume 210, 12 December 1980. https://my.vanderbilt.edu/smpy/files/2013/02/ScienceFactOrArtifact.pdf
OECD (2015), The ABC of Gender Equality in Education: Aptitude, Behaviour, Confidence, PISA, OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264229945-en

 

@ElisaGuerraCruz
Fundadora y Directora Académica del Colegio Valle de Filadelfia, preescolar, primaria y secundaria. Reconocida con el Premio Alas-BID como “Mejor Educadora de Latinoamérica” 2015.

Cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia para la Lectura Temprana

Método FiladelfiaSabemos que iniciar el proceso de la adquisición de la lectura de manera temprana ofrece muchos beneficios para nuestros niños, y que ello no implica en absoluto “robarles” el espacio para el juego. Hemos compartido también con anterioridad cómo llevar a cabo un programa de lectura y escritura tempranas en el aula preescolar, e incluso cómo ampliar esos programas y cómo incorporar juegos para el disfrute de nuestros niños.

Sin embargo, como todo programa, el nuestro no está exento de ciertas dificultades.

En primer lugar, para que el método funcione, hay que hacerlo. Parece obvio, pero sí, hay que presentar las tarjetas de lectura, tres veces al día, de manera ágil y alegre. Hay que reutilizar esas palabras con frecuencia, en pares, frases y cuentos, hay que hacer juegos con las palabras, hay que elaborar libros caseros y dar oportunidad a los niños para que ellos mismos elijan de vez en cuando qué palabras quieren aprender de acuerdo a sus propios intereses. Hay que involucrar a los padres para que ellos también usen las palabras de lectura en casa – los resultados serán siempre mejores.

Muchas escuelas en México y Latinoamérica están trabajando ya con los libros de la serie Filadelfia, publicados con Pearson. Algunas de estas escuelas  nos han contactado con dudas sobre la mejor manera de aplicar el método con los niños “más grandes” (5-6 años, cursando tercero de preescolar o primer grado de primaria) sobre todo considerando que en siendo el primer año de aplicación, estos pequeños no tuvieron la oportunidad de llevar el método Filadelfia cuando estaban en primero o segundo grados de preescolar.

Es una realidad que, en términos generales, mientras mayor es un niño, menor es su capacidad para la captación global de las palabras de lectura.  Y mientras mayor es el tamaño del grupo escolar, menor es por supuesto la atención que podemos prestar, como docentes, a cada uno de los pequeños.

Aunado a estos posibles problemas, siempre que se aplica un nuevo programa, como es natural, hay una curva de aprendizaje con respecto a las maestras que se embarcan por primera vez en un nuevo paradigma. Lo desconocido causa temor, y las nuevas habilidades requieren práctica para afianzarse.

Por todas estas razones, estamos iniciando una serie de entradas en el blog dedicadas a apoyar a las maestras que se estrenan con el método y de manera muy especial a aquellas que atienden a los “niños mayores”, que nunca antes habían llevado Filadelfia y que tienen la presión para que los niños “salgan leyendo y escribiendo” al terminar el ciclo escolar.

Una de las dudas más comunes que nos presentan las escuelas, es justamente cómo integrar la fonética en el Método Filadelfia para la Lectura Temprana.  Algunas maestras creen, erróneamente, que una cosa es incompatible con la otra, que la fonética no tiene cabida en Filadelfia, simplemente porque favorecemos la presentación de palabras sobre la presentación de las letras.

Pero esto no es así. Si bien es cierto que desaconsejamos la enseñanza de la fonética con los niños más pequeños, (3 años) durante el primer año de aplicación del programa, no dejamos de reconocer que la fonética es favorable y en algunos casos incluso necesaria para que ciertos niños logren alcanzar el nivel lector que deseamos en el marco de tiempo que tenemos para ello.

Hay que distinguir entre la instrucción de la fonética y el uso de las planas. Una cosa no es equivalente a la otra. Y si bien hablaremos de las planas más adelante, en una entrada futura, por lo pronto abordaremos el cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia.

  • La Enseñanza del Abecedario. En segundo grado de preescolar, sugerimos presentar las letras a los alumnos, como componentes de las palabras, para iniciarlos en su trazo. En tercer grado de preescolar, combinamos la lectura global con elementos de la instrucción fonética, privilegiando la presentación de la palabra completa. Al mismo tiempo, comenzamos la enseñanza del abecedario.  Todos los días se presenta la serie completa del abecedario en orden. Algunos días en minúsculas, otros días en mayúsculas. Adicionalmente, dedicamos otra sesión para presentar las letras en desorden. A diferencia de las sesiones de palabras, aquí sí nos interesa que los alumnos aprendan la secuencia de las letras en el abecedario (y por eso las presentamos en orden) pero también es importante que ellos reconozcan cada letra por sí sola y no porque están recitando una secuencia conocida. Es preciso planear dos sesiones diarias para la presentación del abecedario, durante todo el ciclo escolar. Por supuesto, podemos hacer énfasis en las letras que estamos trabajando con las palabras de la semana y aprovechar el repaso de las ya presentadas. Incluso podemos hacer juegos en donde los alumnos, con sus palabras recortables o con las tarjetas de presentación del aula, busquen una letra en particular en algunas de sus palabras. Los materiales necesarios son: Tarjetas de cartón caple, blanco dos caras, de 28X28 cms. En una cara, escribiremos cada una de las letras del abecedario (una letra por tarjeta) en minúsculas, con un trazo grande y firme.  Al reverso, escribiremos la misma letra, en mayúsculas. Es deseable, si bien no indispensable, hacer las dos series en dos colores diferentes: minúsculas de un color, mayúsculas de otro.  Se enseña a los alumnos tanto el sonido como el nombre de la letra; “se llama efe” y “suena ffff “, ya sea en la misma sesión o en diferentes. La técnica de enseñanza es la misma que utilizamos con los demás materiales: un segundo por tarjeta, transmitiendo entusiasmo y alegría con la voz al leerla.
  • Utiliza las palabras de la semana para identificar las letras. Conforme vayas avanzando en la presentación de las letras del abecedario, utiliza las tarjetas de tus palabras semanales para identificar, con tus niños, las letras que ellos ya conocen. Por supuesto, a veces las encontrarán al inicio, en medio o al final, y eso está bien. También es muy conveniente tomar las palabras que ya has retirado de otras semanas para convertirte, con tus niños, en “exploradores de letras”. Tras presentar las palabras de manera global, sonorízalas para que os niños identifiquen más fácilmente las letras sobre las que estás trabajando.
  • Pide a los niños que te digan palabras que incluyan las letras que conocen y escríbelas. Si esta semana has estado presentando la letra “b”, por ejemplo,  después de identificarla en sus palabras de la semana y las retiradas, pide a los niños que piensen en qué palabras podrían incluir la “b”.  Cada vez que un niño te diga una palabra, escríbela en el pizarrón o en nuevas tarjetas que coloques al frente a la vista de todos. Después, analiza con ellos cada palabra para ver si efectivamente incluyen la letra “b”. No importa si la palabra tiene la letra al principio, en medio o al final. Lee la palabra de manera global (rápidamente) y en seguida sonorízala.
  • Presenta a los niños sus palabras de la semana. Después, elige una letra al principio de alguna de las palabras y pregúntales a los niños si saben cómo suena. Muchos niños -si bien no todos- llegan a inferir los sonidos de las letras por sí mismos, sin necesidad de que alguien se las enseñe. Para ayudar a todos los niños a lograr este proceso, una vez que ya hayan realizado actividades como las señaladas en los puntos anteriores, escoge alguna de las palabras conocidas por lo niños y pregúntales si saben cómo debería sonar la primera letra de esa palabra. Es muy probable que el niño que conoce la palabra “paleta” pueda identificar que el primero sonido que se siente en ella es “p”. Si no lo hacen de manera independiente, antes de darles tú el sonido de la letra, preséntales otras palabras que también inicien con “p”. Tendremos, por ejemplo, “paleta”, “papá”, “pizza”, “perro”, “pelota”. Lee todas estas palabras y pregunta a los niños si pueden notar que todas empiezan con la misma letra (visual) y que inician también con el mismo sonido (auditivo). ¡Veamos si alguno de los niños puede deducir el sonido! Conforme más veces realices este juego con los niños, más hábiles se harán para discriminar la información visual y auditiva que les estamos presentando.

Aquí tienes más tips, en palabras de Miss Sharon (maestra Filadelfia por 6 años, tercero grado de preescolar) y Miss Karla (maestra Filadelfia por 4 años, primero y segundo grados de preescolar.)

Nos gustaría mucho recibir tus comentarios y dudas, o que nos compartas tus propias experiencias de éxito ¡para que sirvan de ejemplo e inspiración a otras maestras!