Medios Sociales en el Aula: 5 Tips

Tus alumnos ya están enganchados en los medios sociales. ¿Cómo competir por su atención? –No lo intentes– ¡mejor encuéntralos ahí! Aquí te compartimos 5 ideas para integrar los medios sociales en la enseñanza.

Este artículo apareció publicado originalmente en Educación Futura.


Usa YouTube para “invertir el aula”

Esta fue mi primera incursión en el uso de medios sociales para la enseñanza: aprovechar la plataforma de YouTube para crear un programa de aula invertida para las materias de Geografía e Historia en Secundaria. Primero, diseñé proyectos que pudieran ser completados de manera casi independiente por los alumnos. Produje videos (usando la cámara y programa de edición de video incluidos en mi computadora) con el contenido que de otra manera se habría cubierto en la escuela. Abrí un canal de YouTube para publicarlos, y al mismo tiempo busqué recursos que ya estuvieran disponibles en la red y que pudieran ser utilizados por nuestros alumnos. Elaboré documentos descriptivos para cada proyecto, incluyendo rúbricas de evaluación. Después organicé todos los materiales en la página web de la escuela, pero también podría hacerse en un blog.  Los alumnos pueden ver los videos en casa (lo que habrían sido “las clases”) y completar los proyectos en la escuela. ¿Clases en la casa y tareas en la escuela? Si. Por eso se le llama “aula invertida”.
Al principio, crear un aula invertida implicó mucho trabajo. Producir los videos y armar los proyectos además de mis actividades en la escuela no fue fácil.  Algunos de los proyectos daban la oportunidad a los alumnos para hacerse cargo ellos mismos de una parte de la enseñanza. Ya sea de manera individual o en equipos, ellos comenzaron a producir y publicar videos también. La carga de trabajo adicional del maestro entonces puede reducirse, pero, aún más importante, el aprendizaje de los alumnos aumenta sustancialmente.

Por cierto, estos materiales están disponibles de manera abierta y gratuita para cualquier profesor de Geografía e Historia de nivel Secundaria en México. Este programa fue desarrollado con apego al currículo oficial.

YouTube también puede usarse para transmitir clases o eventos en vivo.  En tu canal de YouTube, crea un evento y comienza a transmitir de inmediato (o más tarde).  De esta forma puedes presentar webinars (seminarios en la web) o incluso invitar a otros docentes vía Google hangouts a tener una discusión o debate en línea, ¡no importa en qué lugar del mundo se encuentre cada uno! Al final de la transmisión, el video se publicará de inmediato en tu canal. Puedes configurar si quieres que aparezca de manera pública o privada, y si deseas permitir comentarios de la audiencia. ¿Lo mejor de todo? Esta herramienta, -aún en fase beta- es completamente gratuita.


Usa Facebook como herramienta de colaboración

Ya  había logrado “invertir el aula” con YouTube, pero ahora necesitaba un lugar donde poder interactuar virtualmente con mis alumnos, mantener organizadas las conversaciones, y que fuera seguro para ellos. Como había publicado las aulas virtuales completamente abiertas, creé una página de Facebook para compartir los contenidos, pero también establecí un grupo cerrado para cada materia. Mis alumnos ya estaban en Facebook todos los días, así es que el aprendizaje se integraba a sus vidas muy fácilmente.


Usa Twitter para reflexionar sobre el aprendizaje

“La cosa más importante que aprendí hoy es…” Ahora, responde en 140 caracteres. Esto es lo que podrías pedir a tus alumnos al final de cada clase, o de cada semana.  Sus respuestas podrían estar relacionadas con el contenido cubierto, con nuevas o refinadas habilidades, y con visiones personales. Usa una #etiqueta para el aula de manera que todos puedan encontrar con facilidad lo que los demás están diciendo,  y para “retuitear”, dar “me gusta” y participar en conversaciones.  Tus alumnos no sólo reflexionarán sobre su propio aprendizaje, sino que desarrollarán su capacidad de síntesis.

concierto-2paisesUsa Skype para llevar tu música a otro nivel

Uno de los  proyectos de medios sociales más ambiciosos en los que he participado fue el #ConcertIn2Countries, o “Concierto en dos países”, en el que hice equipo con Melissa Morris, una maestra de música en una escuela de Nueva York, y Ricardo Medina, maestro de violín en nuestra escuela en Aguascalientes. El plan era que nuestros niños violinistas de primaria tocaran en conjunto con los jóvenes de preparatoria, alumnos de Melissa, en un concierto simultáneo a través de internet.

Después de muchos ensayos y una cantidad considerable de retos, tuvimos nuestros dos conciertos a miles de kilómetros de distancia. Y entonces, a la hora programada, nos conectamos – en vivo desde su auditorio hasta el nuestro- y comenzó la magia. Nuestro concierto en dos países distó mucho de ser perfecto, pero nuestras audiencias explotaron en aplausos.


Resuelve el misterio: Mystery Skype
escuela-skype
Uno de los juegos favoritos de nuestros alumnos es “Mystery Skype”, que consiste en conectar con otro grupo escolar en otro estado o incluso en otro país, previo acuerdo de los docentes a su cargo. Los niños toman turnos para hacer preguntas al otro grupo que puedan ayudarles a descubrir su ubicación, por supuesto sin cuestionarla directamente. Algunos ejemplos de preguntas son: ¿Qué hora es en donde están en este momento? ¿Hace frío o calor? ¿Se encuentran en el hemisferio norte o sur? ¿Qué idioma hablan? ¿Cuál es el nombre del alcalde de su ciudad? ¿Qué sitios de interés hay en su ciudad? ¿Cómo es la bandera de su país? Después del intercambio de preguntas y respuestas, los niños cuentan con 10 minutos para investigar en libros e internet, y para llegar a un consenso sobre la ubicación del otro grupo. Pasado este tiempo los grupos vuelven a conectarse y dan a conocer sus resultados. Una vez que saben en qué lugar del mundo está cada grupo, los niños pueden continuar haciendo preguntas, si lo desean. Por lo general, nuestros alumnos se interesan mucho por conocer sobre la vida escolar de los otros niños, les gusta mostrar lo que comen en el almuerzo y cómo es un día de clases típico.

3f2187b9-e893-41dd-aa84-48951560efa8Ahora, la pregunta obligada: ¿Cómo podemos conectar con otros maestros para jugar Mystery Skype? Muchos docentes echan mano de su propia red de contactos, y muchos más, los buscan. La red de educadores de Microsoft es un excelente lugar para conectar con docentes de todas partes del mundo.

Los medios sociales no van a impartir tu clase, pero van a mejorarla. No cambiarán tu currículum, ni siquiera harán que tu materia sea más interesante (eso es parte de nuestro trabajo, ¿cierto?) Pero, llevarán los contenidos más cerca de tus alumnos, les ayudarán a desarrollar nuevas habilidades, y harán que sea más fácil  y atractivo para ellos involucrarse en tus clases.

Y todos queremos aprendientes involucrados, ¿no es así?

 

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

Este artículo fue publicado originalmente en Educación Futura

En el patio de recreo, un grupo de niños de primer grado se entusiasma en un improvisado partido de futbol. Hace falta un jugador para emparejar los equipos. “¿Quién se apunta?” – grita uno de ellos.

Amanda, que observa desde cerca, siente una descarga de entusiasmo.  De un salto se pone en pie, pero antes de poder dar el paso su maestra la cuestiona con serena calidez: “Los niños juegan muy rudo. ¿Estas segura de que quieres ir con ellos?” Los pocos segundos que Amanda se detuvo fueron suficientes para que alguien más tomara el codiciado puesto.

La pequeña perdió una oportunidad para activarse físicamente y divertirse, pero también para desarrollar sus habilidades espaciales. Además, quizá cuestione su audacia la próxima vez que sienta el impulso de unirse a los “juegos de hombres” y se vaya haciendo cada vez más pasiva. Y por cierto, quizá acaba de perder también la oportunidad de convertirse, algún día, en ingeniera o matemática.

Incluso los buenos maestros, con la mejor de las intenciones, caen con frecuencia en la trampa de los estereotipos. Cerrar la brecha de género en la educación requiere un esfuerzo serio y consciente.

Según datos de la OCDE (2015), los varones obtienen mejores resultados académicos en matemáticas y ciencias en comparación con las niñas, pero éstas los superan en habilidades lectoras. Este fenómeno ha estado presente por décadas. En 1980, investigadores de la Universidad de Johns Hopkins sugirieron que esta brecha se debía a una “habilidad masculina innata para las matemáticas”. En otras palabras, proponían una superioridad genética de los niños con respecto a las niñas, por lo menos en esta área del conocimiento.

Aunque este estudio fue ampliamente criticado y se convirtió en el centro de una acalorada controversia, la idea de que las diferencias en los logros educativos de niñas y niños tiene una raíz genética se ha permeado hasta nuestros días. Pero, ¿es así, o es el ambiente el que lentamente segrega a niños y niñas para conformarse a modelos socialmente aceptados, según su género?

niños-escuelaRodrigo tiene diez años y está enganchado con los libros.  Tanto así, que a veces preferiría leer que salir a jugar con sus compañeros. Además, es muy bueno dibujando y puede concentrarse por horas derrochando creatividad. Pero cuando esto sucede, algunos niños le hacen burla: lo consideran afeminado o débil. La presión por “encajar” es cada vez más fuerte, y Rodrigo pronto entrará a la adolescencia. Necesita con urgencia un mentor que lo valide y apoye, antes de que abandone las “cosas de niñas” que lo apasionan, con tal de sentirse aceptado.

¿Cuál es, entonces, el papel que deberíamos jugar como maestros?

Aquí, algunos ejemplos de lo que podemos hacer en nuestras escuelas:

  1. Fomentar la actividad física también en las niñas, desde temprana edad. Esto incluye cosas tan elementales como recomendar vestimenta apropiada para todo tipo de juegos: es difícil trepar a un árbol usando un vestido, por ejemplo. Permitamos que nuestras niñas se ensucien con lodo, que suden, que sean heroínas al rescate de sus propias aventuras. No las limitemos por considerar que estas actitudes “no son propias de una señorita”.
  2. Proveer amplias oportunidades para la resolución de problemas en una variedad de contextos activos. Podemos retar a nuestros alumnos –niños y niñas- a tomar riesgos y asumir diferentes roles, incluyendo los de liderazgo, y crear una cultura en el salón de clases en donde hacer muchas preguntas sea incluso más valorado que dar las respuestas “correctas”. Esto creará un clima de confianza donde tanto niños como niñas puedan expresarse libremente.
  3. Diseñar un ambiente seguro para que los niños puedan conectarse con su lado artístico y desarrollar su creatividad – rasgos usualmente asociados con una personalidad “femenina”. Engánchalos en las artes, la música y la literatura descubriendo sus intereses y ofreciéndoles materiales estimulantes que puedan disfrutar.
  4. Concientizar a los padres y enlistarlos como aliados en contra de los estereotipos de género. Todos estamos expuestos a fuertes mensajes en los medios y a ideas preconcebidas. Podemos actuar en base a ellos de manera automática. Es común, por ejemplo, que los padres dejen que los niños varones jueguen más tiempo afuera, y que prefieran que las niñas se queden dentro de casa leyendo, platicando o ayudando con las labores. Pídele a tu hijo que te ayude a cocinar y lavar los paltos, y pídele a tu hija que saque la basura y pasee al perro. Lee con ellos todos los días, y asegúrate de que ambos terminen sus tareas escolares a tiempo y con calidad.
  5. Ofrecer modelos positivos de mujeres en las ciencias y hombres en las humanidades, considerando para ello personajes históricos y actuales. Cuida tus palabras y acciones, porque tus propios estereotipos pueden emerger inadvertidamente. En el aula, fíjate cuántas veces das la palabra a niños o a niñas, y por qué lo haces (¿Para recuperar su atención? ¿Para mantenerlos tranquilos?)

Mi hija, Ana, estudia la Licenciatura en Matemáticas Aplicadas en  una reconocida Universidad en la Ciudad de México.  En sus clases, aproximadamente la cuarta parte del grupo son mujeres. Me siento orgullosa de ella por atreverse a defender sus intereses, pero me entristece pensar en las “Amandas” que no están ahí porque las convencimos, cuando eran pequeñas, de que las niñas no son tan buenas para las matemáticas.

Cada niño o niña tiene el potencial para ser excelente en donde sea que encuentre su pasión, y los maestros debemos de ser sus defensores, no sus detractores. Ahora, dejémosle eso claro a Amanda y a Rodrigo la próxima vez que los encontremos.

Que podría ser en nuestro salón de clases, justo ahora.

Referencias:
Benbowm C, & Stanly, J. (1980) “Sex differences in mathematical ability: Fact of artifact?”  Science, Volume 210, 12 December 1980. https://my.vanderbilt.edu/smpy/files/2013/02/ScienceFactOrArtifact.pdf
OECD (2015), The ABC of Gender Equality in Education: Aptitude, Behaviour, Confidence, PISA, OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264229945-en

 

@ElisaGuerraCruz
Fundadora y Directora Académica del Colegio Valle de Filadelfia, preescolar, primaria y secundaria. Reconocida con el Premio Alas-BID como “Mejor Educadora de Latinoamérica” 2015.

Cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia para la Lectura Temprana

Método FiladelfiaSabemos que iniciar el proceso de la adquisición de la lectura de manera temprana ofrece muchos beneficios para nuestros niños, y que ello no implica en absoluto “robarles” el espacio para el juego. Hemos compartido también con anterioridad cómo llevar a cabo un programa de lectura y escritura tempranas en el aula preescolar, e incluso cómo ampliar esos programas y cómo incorporar juegos para el disfrute de nuestros niños.

Sin embargo, como todo programa, el nuestro no está exento de ciertas dificultades.

En primer lugar, para que el método funcione, hay que hacerlo. Parece obvio, pero sí, hay que presentar las tarjetas de lectura, tres veces al día, de manera ágil y alegre. Hay que reutilizar esas palabras con frecuencia, en pares, frases y cuentos, hay que hacer juegos con las palabras, hay que elaborar libros caseros y dar oportunidad a los niños para que ellos mismos elijan de vez en cuando qué palabras quieren aprender de acuerdo a sus propios intereses. Hay que involucrar a los padres para que ellos también usen las palabras de lectura en casa – los resultados serán siempre mejores.

Muchas escuelas en México y Latinoamérica están trabajando ya con los libros de la serie Filadelfia, publicados con Pearson. Algunas de estas escuelas  nos han contactado con dudas sobre la mejor manera de aplicar el método con los niños “más grandes” (5-6 años, cursando tercero de preescolar o primer grado de primaria) sobre todo considerando que en siendo el primer año de aplicación, estos pequeños no tuvieron la oportunidad de llevar el método Filadelfia cuando estaban en primero o segundo grados de preescolar.

Es una realidad que, en términos generales, mientras mayor es un niño, menor es su capacidad para la captación global de las palabras de lectura.  Y mientras mayor es el tamaño del grupo escolar, menor es por supuesto la atención que podemos prestar, como docentes, a cada uno de los pequeños.

Aunado a estos posibles problemas, siempre que se aplica un nuevo programa, como es natural, hay una curva de aprendizaje con respecto a las maestras que se embarcan por primera vez en un nuevo paradigma. Lo desconocido causa temor, y las nuevas habilidades requieren práctica para afianzarse.

Por todas estas razones, estamos iniciando una serie de entradas en el blog dedicadas a apoyar a las maestras que se estrenan con el método y de manera muy especial a aquellas que atienden a los “niños mayores”, que nunca antes habían llevado Filadelfia y que tienen la presión para que los niños “salgan leyendo y escribiendo” al terminar el ciclo escolar.

Una de las dudas más comunes que nos presentan las escuelas, es justamente cómo integrar la fonética en el Método Filadelfia para la Lectura Temprana.  Algunas maestras creen, erróneamente, que una cosa es incompatible con la otra, que la fonética no tiene cabida en Filadelfia, simplemente porque favorecemos la presentación de palabras sobre la presentación de las letras.

Pero esto no es así. Si bien es cierto que desaconsejamos la enseñanza de la fonética con los niños más pequeños, (3 años) durante el primer año de aplicación del programa, no dejamos de reconocer que la fonética es favorable y en algunos casos incluso necesaria para que ciertos niños logren alcanzar el nivel lector que deseamos en el marco de tiempo que tenemos para ello.

Hay que distinguir entre la instrucción de la fonética y el uso de las planas. Una cosa no es equivalente a la otra. Y si bien hablaremos de las planas más adelante, en una entrada futura, por lo pronto abordaremos el cómo integrar la fonética con el Método Filadelfia.

  • La Enseñanza del Abecedario. En segundo grado de preescolar, sugerimos presentar las letras a los alumnos, como componentes de las palabras, para iniciarlos en su trazo. En tercer grado de preescolar, combinamos la lectura global con elementos de la instrucción fonética, privilegiando la presentación de la palabra completa. Al mismo tiempo, comenzamos la enseñanza del abecedario.  Todos los días se presenta la serie completa del abecedario en orden. Algunos días en minúsculas, otros días en mayúsculas. Adicionalmente, dedicamos otra sesión para presentar las letras en desorden. A diferencia de las sesiones de palabras, aquí sí nos interesa que los alumnos aprendan la secuencia de las letras en el abecedario (y por eso las presentamos en orden) pero también es importante que ellos reconozcan cada letra por sí sola y no porque están recitando una secuencia conocida. Es preciso planear dos sesiones diarias para la presentación del abecedario, durante todo el ciclo escolar. Por supuesto, podemos hacer énfasis en las letras que estamos trabajando con las palabras de la semana y aprovechar el repaso de las ya presentadas. Incluso podemos hacer juegos en donde los alumnos, con sus palabras recortables o con las tarjetas de presentación del aula, busquen una letra en particular en algunas de sus palabras. Los materiales necesarios son: Tarjetas de cartón caple, blanco dos caras, de 28X28 cms. En una cara, escribiremos cada una de las letras del abecedario (una letra por tarjeta) en minúsculas, con un trazo grande y firme.  Al reverso, escribiremos la misma letra, en mayúsculas. Es deseable, si bien no indispensable, hacer las dos series en dos colores diferentes: minúsculas de un color, mayúsculas de otro.  Se enseña a los alumnos tanto el sonido como el nombre de la letra; “se llama efe” y “suena ffff “, ya sea en la misma sesión o en diferentes. La técnica de enseñanza es la misma que utilizamos con los demás materiales: un segundo por tarjeta, transmitiendo entusiasmo y alegría con la voz al leerla.
  • Utiliza las palabras de la semana para identificar las letras. Conforme vayas avanzando en la presentación de las letras del abecedario, utiliza las tarjetas de tus palabras semanales para identificar, con tus niños, las letras que ellos ya conocen. Por supuesto, a veces las encontrarán al inicio, en medio o al final, y eso está bien. También es muy conveniente tomar las palabras que ya has retirado de otras semanas para convertirte, con tus niños, en “exploradores de letras”. Tras presentar las palabras de manera global, sonorízalas para que os niños identifiquen más fácilmente las letras sobre las que estás trabajando.
  • Pide a los niños que te digan palabras que incluyan las letras que conocen y escríbelas. Si esta semana has estado presentando la letra “b”, por ejemplo,  después de identificarla en sus palabras de la semana y las retiradas, pide a los niños que piensen en qué palabras podrían incluir la “b”.  Cada vez que un niño te diga una palabra, escríbela en el pizarrón o en nuevas tarjetas que coloques al frente a la vista de todos. Después, analiza con ellos cada palabra para ver si efectivamente incluyen la letra “b”. No importa si la palabra tiene la letra al principio, en medio o al final. Lee la palabra de manera global (rápidamente) y en seguida sonorízala.
  • Presenta a los niños sus palabras de la semana. Después, elige una letra al principio de alguna de las palabras y pregúntales a los niños si saben cómo suena. Muchos niños -si bien no todos- llegan a inferir los sonidos de las letras por sí mismos, sin necesidad de que alguien se las enseñe. Para ayudar a todos los niños a lograr este proceso, una vez que ya hayan realizado actividades como las señaladas en los puntos anteriores, escoge alguna de las palabras conocidas por lo niños y pregúntales si saben cómo debería sonar la primera letra de esa palabra. Es muy probable que el niño que conoce la palabra “paleta” pueda identificar que el primero sonido que se siente en ella es “p”. Si no lo hacen de manera independiente, antes de darles tú el sonido de la letra, preséntales otras palabras que también inicien con “p”. Tendremos, por ejemplo, “paleta”, “papá”, “pizza”, “perro”, “pelota”. Lee todas estas palabras y pregunta a los niños si pueden notar que todas empiezan con la misma letra (visual) y que inician también con el mismo sonido (auditivo). ¡Veamos si alguno de los niños puede deducir el sonido! Conforme más veces realices este juego con los niños, más hábiles se harán para discriminar la información visual y auditiva que les estamos presentando.

Aquí tienes más tips, en palabras de Miss Sharon (maestra Filadelfia por 6 años, tercero grado de preescolar) y Miss Karla (maestra Filadelfia por 4 años, primero y segundo grados de preescolar.)

Nos gustaría mucho recibir tus comentarios y dudas, o que nos compartas tus propias experiencias de éxito ¡para que sirvan de ejemplo e inspiración a otras maestras!

 

App gratuita “Método Filadelfia” para Facebook

MétodoFiladelfia logoFacebook ha sido, junto con este blog, una de las herramientas más efectivas para compartir nuestros contenidos sobre educación y neurodesarrollo con educadores y padres alrededor del mundo hispanohablante.  Sobre todo en Facebook, cada día publicamos noticias y artículos, avisos sobre próximos eventos, libros y materiales educativos, videos y fotos de experiencias de enseñanza, y también ofertas especiales de descuentos sobre nuestros cursos online.

Sin embargo, dada la gran cantidad de páginas que una persona promedio sigue en Facebook, no siempre es posible enterarse a tiempo de las cosas que más te interesan. ¿Nunca te ha pasado? Se anuncia una conferencia a la que te hubiera gustado asistir, pero para cuando lees la notificación, la fecha ya pasó. O te enteras, demasiado tarde, de un descuento especial para cursos o materiales, cuando ya no está disponible.

Para ello, hemos creado una aplicación gratuita para móvil para iOS y Android  que te permite revisar rápidamente la información que compartimos en Facebook – incluyendo fotos y videos- y tenerla a la mano en todo momento. Ahora será más fácil recibir y conservar los contenidos que publicamos.

Puedes descargar la aplicación aquí. Recuerda, ¡es gratuita!

Para ANDROID

Para iOS

¡Esperamos que la disfrutes!

IMG_5965 IMG_5967

Cómo ampliar el Programa de Lectura Temprana Filadelfia

Con mucha frecuencia las educadoras que llevan nuestros libros de la Serie Pearson Filadelfia, me preguntan cómo podemos “reforzar” el programa de lectura temprana que llevan nuestros pequeños.  Ya son muy diligentes en la presentación de las palabras de lectura semanales, y no olvidan incluir las frases y los textos significativos como parte primordial del programa. Muchas de ellas presentan diferentes juegos para dar oportunidad a los niños de seguir utilizando las palabras que han visto.  Pero sentimos que podemos con más, o, quizá más importante, que nuestros niños pueden con más, y de hecho demandan más.

Hemos despertado en nuestros pequeños la curiosidad por la lectura y ahora nos enfrentamos al reto de saciar esa curiosidad, de manera tal que leer siga siendo un juego, un privilegio, una actividad increíblemente gozosa y divertida. ¿Existe una manera de lograr esto? Si. La respuesta es, simplemente “libros”.

Los niños aman los libros. A través de ellos, el lenguaje escrito cobra vida y les susurra al oído. Sea en la voz de mamá o en la de sus primeras maestras, los libros les hablan a los niños.

Por supuesto. Seguramente muchas de nosotras ya tenemos nuestras aulas rebosantes de diferentes libros que compartimos frecuentemente con nuestros pequeños. Así, exploramos cuentos y poemas, historias y canciones. ¡Y eso está muy bien! Pocas cosas hay tan placenteras para un niño como el escuchar una voz cálida que le lee un cuento.

Pero, ¿podemos hacer aún más?

La mayoría de los libros comerciales tienen hermosas ilustraciones… y textos muy pequeños. Los libros que sí tienen textos grandes, por lo menos lo suficiente para que un niño pudiera captar y reconocer las palabras, suelen ser libros para bebés – las ideas son muy simples para el sofisticado niño de 3 o 4 años.  La manera de presentar a nuestros niños libros que ellos quieran leer y eventualmente puedan leer, es elaborar esos libros para ellos, de acuerdo a su contexto e intereses.

En este video, te decimos cómo elaborar y presentar estos libros para tus niños. Como ejemplo, hemos incluido tres libros, uno para cada grado de preescolar. Los temas son relativos al programa de cultura global que llevan los pequeños en sus libros Pearson-Filadelfia, en la primera unidad.  Para primer grado, presentaremos un libro sobre México. Para el segundo, uno sobre el compositor J.S. Bach, y para tercero, un libro sobre el artista mexicano José Guadalupe Posada.

Los libros fueron elaborados como presentación de power point, y posteriormente se imprimieron a doble carta y se montaron sobre cartón caple. Antes de mostrar cada libro a los niños, les presentamos algunas palabras que podrían encontrar en ellos.

Podemos compartir estos archivos de ppt (libros) y word (plantillas de palabras)  con las maestras o mamás que estén usando nuestros libros Pearson Filadelfia, de manera completamente gratuita. Sólo necesitas publicar en las redes sociales una foto de tu(s) niño(s) con sus libros Pearson-Filadelfia y enviarnos tu correo.

En Facebook: Coloca tu foto en el muro de Método Filadelfia – Elisa Guerra y añade el hashtag “Quiero los  #LibrosFiladelfia”. Ahí mismo, o por inbox, envíanos tu correo electrónico. Nota: Si colocas tu foto en tu propia biografía, no podremos verla. Por favor compártela en nuestra página.

En Twitter: Comparte tu foto y etiquétanos: @ElisaGuerraCruz usando también esta frase: “Quiero los #LibrosFiladelfia ” Ahí mismo, o por mensaje privado, envíanos tu dirección de correo electrónico.

Y si todavía no estás llevando a cabo un programa de Lectura Temprana con tus pequeños (hijos o alumnos) te recomendamos:

  1. Leer los libros “Aprender a leer a los 3”  y “Cómo enseñar a leer a su bebé“.
  2. Tomar el curso en línea “Aprender a leer a los 3“. Si eres mamá, considera el curso para padres “Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu bebé”.
  3. Comenzar tu programa y seguir en contacto a través de este blog o de medios sociales: en Twitter @ElisaGuerraCruz, en Facebook: https://www.facebook.com/Elisa.Guerra.Cruz

¿Eres docente de educación especial, rural o indígena?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay muchas personas en el mundo que admiro y respeto. A algunas he tenido el privilegio de conocer personalmente, a otras muchas, no.  De la mayoría de ellas no conozco ni el nombre. No sé dónde viven, de dónde vienen, ni cuál es su aspecto. Pero sé cómo trabajan, y conozco el tamaño de su espíritu.

Ellas (y ellos) son las madres y padres de niños con lesión cerebral, y por extensión, son también las maestras de educación especial.

Difícilmente habría una labor con más retos. Quienes viven y trabajan con estos pequeños -y a veces no tan pequeños- seres humanos, enfrentan una agotadora batalla todos los días, y, en el caso de los padres, virtualmente a todas horas.

Aquellos que dedican su vida a librar esta batalla diaria, hombro con hombro con sus queridos niños, ya sea por destino o por elección, merecen toda la ayuda que la sociedad en conjunto podamos darles.

Los cursos que he desarrollado con el paso del tiempo, están dirigidos principalmente a docentes de educación inicial, preescolar y primaria. Sin embargo, con bastante frecuencia se inscriben maestras de educación especial y padres de niños con o sin lesión cerebral.  Ellos pagan su inscripción como cualquier otra persona, y muy rara vez solicitan becas o ayuda.

Sin embargo, en justicia, creo que deberían tenerlas.

Por eso, quisiera, a partir de ahora, ofrecerles una beca permanente del 70% a cualquiera de mis cursos online. 

En los casos en que sea posible, extenderemos becas parciales para mis cursos presenciales -si bien en éstos se dificulta más porque suele haber gastos mayores, como espacios, equipo y viáticos.

Para poder recibir el descuento, las maestras de educación especial deberán estar en servicio y acreditarse como tales. La beca estará disponible sólo para aquellos docentes que trabajen directamente con niños o adultos con lesiones cerebrales, durante por lo menos 20 horas semanales, en una Institución de educación especial. Deberán enviar un correo electrónico a conferencias@elisaguerra.org, en el que manifiesten su nombre completo y las razones por las que solicitan la beca. Deberán acompañar esta solicitud con una carta constancia en hoja membretada por parte de la Institución, pública o privada, donde trabajen,  en la que se acredite a la persona que solicita la beca. Esta constancia puede ser sustituida por una copia del título o cédula que te acredite como Licenciada en Educación Especial.  Es posible solicitar a uno o a todos los cursos que tenemos disponibles.

No participan en esta convocatoria las escuelas regulares que integran a niños con necesidades educativas especiales, ni los profesionales con consulta privada. Nos reservamos el derecho de decidir la elegibilidad de cada persona o institución que solicite las becas.

Las becas se ofrecerán también a docentes que laboren en zonas rurales o indígenas de México y Latinoamérica, atendiendo a niños en desventaja socioeconómica.  Igualmente deberán enviar una constancia con los datos arriba mencionados  y una fotografía de la escuela.

A los padres de niños con lesión cerebral, quisiera encomiarlos a considerar los libros y cursos de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano. Estas son las mejores herramientas con las que las familias pueden ayudar a sus hijos en esta situación. Pero si además de ello desean participar en alguno de mis cursos, con gusto haremos extensiva la beca para ellos. En este caso, no requerirán constancia alguna, sino solamente solicitar la beca por correo electrónico e incluir una foto de ellos mismos con su hijo(a).

Es un pequeño granito de arena, pero deseamos con él hacer un poco menos pesada la lucha por mejorar las oportunidades educativas de quienes más lo necesitan.

Puedes consultar los cursos en línea disponibles aquí.

 

Método Filadelfia: Jugar y Aprender

ColegioNuestros niños aprenden todo el tiempo. Y uno de los retos que tenemos como educadores, es lograr que ellos utilicen sus recién adquiridas habilidades y conocimientos en situaciones lúdicas concretas. Nunca como un examen, sino como una oportunidad para resolver un problema interesante.

También con el Método Filadelfia, cuando hablamos de lectura temprana, escritura temprana y cultura global, podemos estimular a nuestros niños con actividades que impliquen poner en juego de manera relajada y divertida las capacidades que han desarrollado. Por supuesto, antes de realizar cualquiera de estos juegos, debemos estar seguros que hemos presentado el material (palabras, bits) con suficiente duración, intensidad y frecuencia.

Una oportunidad para resolver un problema es, por definición, opcional. El niño puede decidir si quiere jugar o no, sin temor a represalias. Si no fuera así, se trataría de una “obligación” más que de una “oportunidad”. Eso no es lo que buscamos.

Los juegos nos permiten ponernos a prueba en un entorno seguro y agradable. Los juegos que implican resolver problemas nos dan la oportunidad de sentir la satisfacción del éxito o el acicateo del reto.

Un juego es, para el niño, una actividad en la que se involucra voluntariamente por la única razón del disfrute. Un juego demasiado fácil resulta aburrido, un juego demasiado difícil resulta frustrante. En cualquier caso, el niño abandona el juego porque ya no es divertido.

El reto que tenemos como educadores es el de presentar a los niños oportunidades de juego que sean suficientemente estimulantes sin ser demasiado complejos, que tomen en cuenta sus intereses y que les permitan utilizar sus conocimientos y habilidades. El juego, por supuesto, es aprendizaje, pero antes que ninguna otra cosa, es juego es gozo.

Algunos ejemplos de juegos que sugerimos para fortalecer el aprendizaje sin detrimento del disfrute:

TRES AÑOS:

  • Localización de palabras. Colocar tarjetas de palabras en el suelo y pedirle al niño que nos traiga la que le solicitamos.
  • Entrega de materiales. Etiquetar las pertenencias de los estudiantes solamente con su nombre en tamaño mediano, sin colores ni dibujos que lo identifiquen. Después, pedirle a uno de los alumnos que nos ayude a repartir el material a sus compañeros.
  • Palabras ocultas. Esconder una palabra en el salón. Decir la palabra y pedir a los alumnos que nos ayuden a buscarla. Los alumnos pueden ir leyendo las palabras que encuentren hasta dar con la indicada. También puede realizarse esta actividad con el objeto, por ejemplo, mostrar una pelota y pedir a los alumnos su ayuda para encontrar la tarjeta con la palabra que corresponde.
  • Mímica. Jugar a actuar el personaje, acción o color que se presenta en la tarjeta. Por ejemplo, mostramos la palabra “tigre”, en la categoría de animales, y todos rugimos y damos zarpazos al aire. O mostramos “llorar” en la categoría de verbos / acciones, y todos nos tallamos los ojos. O mostramos la palabra “verde” y todos buscamos tocar algo de ese color en el salón. Al principio, se puede efectuar este juego cuando se presentan las palabras, y eventualmente, al haberlo hecho ya durante algunos días, la maestra omite mencionar en voz alta la palabra mientras la muestra, y espera para ver si los alumnos hacen el ademán correspondiente.
  • Galerías de arte. Hacer juegos de clasificación con las imágenes de cultura (en el caso que la maestra los haya impreso previamente), por ejemplo, comentarle a los alumnos que aquí tienen las obras de dos pintores en desorden y que necesitamos ayuda para organizarlas. Puede decir algo como: “De un lado pondremos las pinturas de Van Gogh, y del otro, las de Picasso.”

CUATRO AÑOS

Retomar las actividades de primer grado, e integrar las siguientes:

  • Jugar a la memoria de palabras / imágenes. En lugar de emparejar dos imágenes iguales, se forman pares de la imagen con la palabra que le corresponde.
  • Jugar a los duendes traviesos. Se pueden etiquetar con tarjetas de palabras elaboradas por la maestra las cosas del salón, por ejemplo: piso, mesa, silla, ventana, escritorio, pizarrón, puerta y dejarlas ahí por varios días, sin perder la oportunidad de leerlas varias veces durante el día. Una mañana, antes de la llegada de los alumnos, la maestra despega y cambia de lugar las palabras, de manera que las etiquetas ahora no corresponden con el objeto. Cuando llegan los alumnos, la maestra les hace notar que las palabras están desordenadas y pide su ayuda para volver a colocar las etiquetas con las palabras en donde corresponden.
  • Localización de palabras. Con sus cinco palabras recortables de la semana, los alumnos pueden intentar localizar la que es igual a la que su maestra enseña en la tarjeta: ella presenta tarjeta con la palabra “amigo”, y los alumnos, observando el modelo, intentan encontrar la misma palabra entre las que tienen en su mesa.
  • Organización de obras de arte. Organizar en grupos las obras de pintores, ahora añadiendo uno más: “Aquí ponemos las pinturas de Van Gogh, acá, las de Picasso, y allá, las de Da Vinci”.
  • Lotería de arte. Se van “cantando” las tarjetas individuales que contienen obras de los pintores conocidos, conforme se presentan las imágenes.
  • Guía de museos. Pedir a un alumno que explique a un compañero que se ha ausentado lo aprendido sobre alguno de los países, pintores o compositores.

CINCO AÑOS

Aquí podemos retomar las actividades de tres y cuatro años, y además:

  • Memoria de palabra/palabra. En lugar de emparejar dos ilustraciones iguales, se forman pares de palabras iguales, sin imágenes.
  • Lotería de palabras. La maestra muestra y dice una palabra y los alumnos la buscan en sus cartones de juego. Puede hacerse combinando palabras con imágenes o solamente con palabras. La maestra puede, en ocasiones, solamente mostrar la palabra, sin leerla en voz alta, o mostrar la imagen que represente la palabra, sin enseñar el modelo escrito de ésta.
  • Pares de palabras y frases. Con palabras ya vistas y retiradas, la maestra elabora cartones de lectura un poco más largos, con un tamaño de letra menor, que incluyan pares de palabras o frases cortas. Lee solamente la primera palabra y pregunta al grupo si alguien quiere terminar de leer lo que dice el cartón. Por ejemplo: pelota grande. La maestra lee “pelota….” y espera a que algún alumno lea, “grande”.
  • Armar pares y frases con pequeñas palabras recortables. La maestra puede presentar un ejemplo escrito y pedir a los alumnos que lo reproduzcan en su mesa. Con el tiempo, puede poner sobre la mesa más palabras que las que son necesarias para el armado de una frase, y también más adelante podrá sólo decir la frase y pedir que la formen.
  • Jugar al supermercado y entregar a cada niño una lista de compras.Conforme “encuentren” las cosas mencionadas en su lista, las irán marcando. Las listas pueden ser iguales o diferentes.
  • Hacer juegos de lotería y de memoria culturales. Donde se busque emparejar mapas de países con sus banderas, trajes típicos, compositores o pintores con los nombres de sus obras.
  • Jugar a ser maestra. Preguntarle a los alumnos si alguno quisiera ser la maestra en alguno de los módulos, y presentar una serie de imágenes conocidas a sus compañeros o a alumnos de otro grupo.
  • Adivinar el pintor de una obra. Mostrar obras de arte de los pintores que estudiamos, pero que no fueron presentadas dentro del material del programa, para ver si los alumnos pudieran reconocer el estilo del pintor. Podría decir algo como: “Aquí tenemos una pintura que se llama El sueño. No la hemos visto antes, pero la pintó un artista que ya conocemos. ¿Alguien puede decir de quién cree que es?

Estas actividades presentan un reto a los alumnos para utilizar la información que ya conocen y las habilidades que han desarrollado, además de una oportunidad para seguir aprendiendo.

La manera preferida por las maestras para evaluar la habilidad de leer es la lectura en voz alta. Sin embargo, ésta debería solicitarse sólo hasta que el niño ha leído por sí mismo y ha comprendido el texto. Y como el resto de las oportunidades para resolver problemas, la lectura en voz alta debe ser opcional, algo que el niño pueda decidir si hace o no. Esto es igualmente aplicable para la lectura de palabras sueltas como para la de frases y textos completos.

Recordemos que el propósito de nuestro programa no es la acumulación de conocimientos sin sentido para los alumnos. Por el contrario, queremos generar experiencias significativas de aprendizaje que desarrollen las competencias deseables durante la etapa preescolar y deseamos acercar a los niños a la cultura mundial, despertar su interés por el conocimiento y nutrir la semilla del investigador, el científico, el artista y el genio, que está dentro de cada niño o niña.

 

Tomado de:

Guerra Cruz, E. (2014) Guía Didáctica A. Método Filadelfia. Primera Edición. México, D.F Pearson Educación.

 

OTROS RECURSOS:

Libro “Aprender a leer a los 3″, de Elisa Guerra

Curso “Aprender a leer a los 3: Método Doman en Preescolar”

Curso “Aprender a Escribir a los 4: Método Doman en Preescolar”

Cursos en línea