How do we inspire the best and the brightest (BB) to become educators?

Aprendizaje, motivación y creatividad

By Eduardo Andere M. PhD.

“The Package”

Nuevos maestrosTeachers from around the world, including those from the US, in public or private schools, think that the advantages of being a teacher clearly outweigh the disadvantages, that if they could decide again they would still choose to work as teachers, that they wouldn’t like to change to another school if that were possible, that they don’t regret that they decided to become teachers, that they enjoy working in the school they are currently working, that they don’t think they would have been better had they decided to choose another profession, that they would recommend their current school as a good place to work, that they are satisfied with the performance in their schools, and that all in all they are satisfied with their job. The only negative thing they agree with is that the teaching profession is not valued in their society

Ver la entrada original 447 palabras más

La Organización Mundial para el Potencial Humano

En este mes de Mayo 2015 se celebró el 60 aniversario de The Institutes for the Achievement of Human Potential. En este marco, y dentro de las actividades de la reunión anual de la Organización para el Potencial Humano, fui honrada con la Medalla Raymundo Veras de Humanidad y Ciencia.

Los Institutos para el Logro del Potencial Humano

60 years IAHPEl 6 de Mayo, Los Institutos para el Logro del Potencial Humano comenzaron la celebración de seis décadas de trabajo en el campo del desarrollo cerebral infantil. Se colgaron banderas alrededor del campus de Los Institutos conmemorando al staff que ayudó a establecer a Los Institutos como los conocemos hoy.

La Ceremonia de las banderas marca el comienzo de la Reunión Anual de la Organización Mundial para el Potencial Humano La Ceremonia de las banderas marca el comienzo de la Reunión Anual de la Organización Mundial para el Potencial Humano

El Dr. Adolfo Panfili hace una presentación práctica con el Dr. Ferruccio Guidi y con nuestro esqueleto como asistente El Dr. Adolfo Panfili hace una presentación práctica con el Dr. Ferruccio Guidi y con nuestro esqueleto como asistente

La semana pasada se reunieron desarrolladores del cerebro infantil, educadores y científicos a la 60a Reunión de la Organización Mundial para el Potencial Humano. Esta Organización existe para acelerar el progreso de los niños del mundo hacia el logro de su potencial, para condenar las costumbre y prácticas que son claramente dañinas para el progreso de los niños del mundo…

Ver la entrada original 432 palabras más

Globalidad en la Educación y Educación para la Globalidad

El Dr. Eduardo Andere presentará comentarios sobre la Globalidad en la Educación, como introducción a la conferencia Educar para un mundo global, Lunes 27 de Abril en el Salón Galería A del Hotel Galería Plaza Reforma, en México DF, en punto de las 6pm

Aprendizaje, motivación y creatividad

Globalidad en la Educación y Educación para la Globalidad

Dr. Eduardo Andere M.

IMG_7621 ¿Cambia la educación con los tiempos? O simplemente es lo mismo con diferentes nombres. ¿Es la educación del siglo XXI diferente a la educación del siglo XX? ¿Es realmente cierto que nos estamos McDonaldizando? ¿Debemos autoridades, educadores, padres de familia y expertos preocuparnos por el tema de la globalidad? ¿Existen las escuelas globales, los maestros globales, los estudiantes globales, los hogares globales, la educación global, la cultura global?

IMG_2448No cabe duda que el crecimiento del comercio mundial, del tránsito de personas y de la comunicación a través de las tecnologías de información, almacenamiento y distribución de datos, han invadido los espacios culturales de las naciones de todo el orbe. La pregunta es si esta invasión ha logrado implantar nuevos valores y hábitos sobre los propios de las localidades, las familias, la vida cotidiana. La imparable fuerza de…

Ver la entrada original 110 palabras más

Los números de 2014: ¡Llegamos a 86 países con este blog!

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 56.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 21 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Programa Novedoso de Educación Preescolar: Elisa Guerra y Pearson de México

Muchas gracias al Dr. Eduardo Andere por su artículo sobre nuestro proyecto Pearson-Filadelfia

Aprendizaje, motivación y creatividad

Programa Novedoso y Detallado de Educación Preescolar

de la Maestra Elisa Guerra y

Pearson de México

Cada año miles de padres de familia llevan a sus niños a las escuelas. Llevar a los niños a las escuelas por primera vez es uno de los eventos más memorables de la vida de mamás y papás. Y casi siempre casi todos los papás nos preguntamos, ¿Cuál es la mejor escuela para mis niños? ¿Quién me puede decir qué preescolar o qué escuela, es la mejor para mis pequeños?

Alrededor del mundo incontables páginas se han escrito sobre las características de las mejores escuelas; e interminables son también los artículos y libros que escriben recomendaciones de todo tipo.

Con el advenimiento de mejores imágenes intracraneales (imageneología) la neurociencia en diversas ramas, nos ha permitido conocer mejor el funcionamiento del sistema encefálico nervioso en los procesos cognitivos, emocionales y ejecutivos, relacionados con el aprendizaje.

Ver la entrada original 750 palabras más

Curso online: “¿Cómo es la Mejor Educación en el Mundo?”

Para los lectores de este blog: El curso breve del Dr. Eduardo Andere, “Cómo es la mejor educación en el mundo”, con descuento del 20%. El costo regular del curso es de 48 USD. Inscríbete por 38 USD en este enlace y disfruta de un recorrido virtual por algunos de los mejores sistemas educativos del mundo.

Aprendizaje, motivación y creatividad

EduMund UdemyAnunciamos la publicación del curso en línea “¿Cómo es la Mejor Educación en el Mundo?”.

Acompaña al Dr. Eduardo Andere, analista y escritor, especialista en educación comparada, en su viaje alrededor del mundo para estudiar los sistemas educativos de los países con más alto desempeño en PISA. En este curso se analizará la utilidad y alcance de las pruebas estandarizadas internacionales. Así mismo, se presentarán las características más relevantes de los sistemas educativos de alto desempeño y su ubicación en la geografía de la educación mundial. Las personas que vean este curso podrán brevemente conocer la enorme diferencia en culturas, políticas y procesos educativos, y aprenderán que la educación comparada en el nivel intencional juega un papel doble: por un lado es un terreno fértil de experiencias; por otro, una oportunidad de reflexión sobre la complejidad de los temas educativo y de aprendizaje. No hay un camino sino varios de…

Ver la entrada original 495 palabras más

“Déjenlos jugar”: Reflexiones sobre la lectura temprana

lectura tempranaCada vez que proponemos que es posible enseñar a leer a niños muy pequeños –antes de los seis años, incluso antes de los tres- recibimos comentarios de todo tipo.

Por un lado están, por supuesto, los entusiastas, los que saben o intuyen que los niños tienen un enorme potencial y que es bueno, no malo, enseñarles a leer –y muchas otras cosas- lo más pronto posible. Muchos de ellos ya han tenido experiencias gratificantes en la enseñanza de sus hijos o alumnos.

También tenemos a los cautelosos, los que están de acuerdo “a medias”, los que reconocen el potencial de los niños pero no están seguros de que estimularlos es una buena idea.  Sus comentarios por lo general denotan cierta duda o inquietud: “si el niño está listo va a lograrlo, pero no hay que presionarlo”, o “cada niño tiene su tiempo”.

En el extremo opuesto a los entusiastas, tenemos a los renuentes. Por lo general, ellos despliegan el mismo nivel de energía que los primeros, pero en dirección contraria. Pareciera que se sintieran ofendidos o incluso violentados ante la sola idea de enseñar a leer a los niños pequeños.  Sus comentarios manifiestan un rechazo vehemente a la enseñanza temprana, a veces  con agudas críticas o franca oposición.

No es de extrañar que cualquier paradigma, al ser enfrentado con nuevas ideas y argumentos contrarios, genere un oleaje de incertidumbre y haga centellear las chispas de la controversia. Con mayor razón aún cuando en el corazón del debate se encuentra lo más preciado de toda sociedad: sus niños.

Los renuentes son acérrimos defensores del “status quo”, el orden de las cosas. Si durante largo tiempo se ha sostenido que la mejor edad para enseñar a leer es a los seis o siete años, por algo será. Los cautelosos están conscientes de que es posible que las cosas sean diferentes a lo que la tradición ha dictado, pero temen las consecuencias de un cambio de ruta. Después de todo, lo desconocido, por muy buena pinta que tenga, no deja de causar cierto temor.

El principal argumento -tanto de los cautelosos como de los renuentes- en contra de la lectura temprana es la suposición de que al enseñar a leer a un niño pequeño de alguna manera se está violentando ese espacio sagrado de inocencia pura dedicada al juego. Creen que enseñar a leer a un niño de tres años le roba el tiempo que debería ser entregado al disfrute de ser y existir sin responsabilidad alguna, de crecer con libertad y sin las pesadas restricciones de la educación formal.

El problema es que hemos confundido el aprendizaje con la educación, y ésta con obligación.  Aprender a leer se asocia automáticamente con la escuela, y ésta con las largas horas de cada interminable día que pasamos –figuradamente- encadenados a un pupitre cuando nuestra alma de seis o siete años deseaba volar en libertad, trascender los muros de esa prisión inevitable y conocer el mundo como realmente nos interesaba: a través de aventuras personales y no de ejercicios incomprensibles y tediosos.  “La letra con sangre entra” , una frase que parece resumir las experiencias de muchos de nosotros en nuestras primeras escuelas.  El niño tenía que aprender porque esa era su “única obligación”, y no porque el aprendizaje fuera en sí mismo un proceso natural y gozoso. Lastimosamente, muchos crecieron considerando a la escuela como un castigo inmerecido al que habían sido condenados sin juicio previo y sin posibilidad de apelación.

Con justa razón, cuando alguien se atreve siquiera a sugerir que un niño de tres años podría aprender a leer, la imagen que llega a la mente de los cautelosos y los renuentes no es la visión  de un pequeño que lee con facilidad y disfrute, sino la de un inocente acorralado y obligado a entrar “antes de tiempo” en la prisión fabricada por padres y maestros egoístas que buscan colgarse al niño al cuello como si fuera una medalla al mérito de las ambiciones personales. Algo así como una versión intelectualizada de las madres que llevan a sus pequeñas hijas a los concursos de belleza, obligándolas a practicar por horas las poses y sonrisas que más les favorecen y adornando sus caritas inocentes con plastas de maquillaje y vestidos vaporosos que no sólo no necesitan, sino que entorpecen cada uno de sus movimientos.

Si eso fuera la lectura temprana, yo también estaría muy enojada con todo aquel que se atreviera a sugerirla. Después de todo, entusiastas, cautelosos y renuentes no somos tan distintos: todos somos defensores de la infancia.¿Puede haber cosa más cruel que robar al niño la alegría por aprender?

 Pero eso no es la lectura temprana. En primer lugar, leer no es una materia escolar. Leer es una función cerebral, igual que caminar o que hablar.  El niño aprende una de las habilidades más complejas del ser humano –el lenguaje- en muy poco tiempo y aparentemente con muy poco esfuerzo.  Y lo hace porque su ambiente está pleno de estímulos auditivos y su cerebro es especialmente receptivo a ellos.

La lectura también es lenguaje, sólo que llega a nosotros a través de un canal sensorial diferente: la vista, no el oído. Pero los estímulos lectores no están presentes en nuestro ambiente con la misma intensidad y frecuencia como los auditivos. Por eso, y sólo por eso, los niños no aprenden a leer espontáneamente. No es porque el cerebro no pueda. El cerebro del niño es el mismo que pudo aprender el lenguaje oral. Si preparamos el ambiente para que incluya los estímulos visuales pertinentes, el niño podrá aprender a leer, casi sin darse cuenta.

Por otro lado, las escuelas están cambiando. Muy lentamente, es cierto, pero poco a poco la visión de la ésta como prisión se desvanece para dar paso a la escuela como experiencia. Ya no pensamos que la escuela debe “preparar a los niños para la vida”. Porque para un niño, la escuela ya es la vida, o por lo menos una parte importante de ella, y lo que sucede al interior de sus muros será determinante de lo que pasará más tarde fuera de ellos.

Enseñar a leer a un niño pequeño no implica –por lo menos no en nuestra propuesta- hacerlo entrar a empellones en la camisa de fuerza de la educación formal.

“Déjenlos jugar”, exigen unos y suplican otros, como si enseñar a los niños a leer excluyera cualquier otro uso del tiempo infantil. Pero eso es una falacia: es posible leer y jugar, leer y disfrutar, leer y seguir siendo niño. Leer no es un castigo, es un privilegio.

Por supuesto, no enseñamos a leer a un niño de tres años de la misma manera en que la escuela tradicional nos ha enseñado a tantos, durante tanto tiempo.  Es necesario usar una metodología diferente, mucho más fluida, contextualizada, natural.  Nunca forzaremos al niño de tres años a leer. De hecho, no podríamos hacerlo aunque quisiéramos.  No lo condenaremos al suplicio incomprensible de las planas y trazos, no le haremos repetir letras que para él no tienen sentido. Por cierto, no creemos que esa condena sea justa tampoco para el niño de seis o siete, o de cualquier edad.

Leer no es la sentencia de muerte de la infancia. Leer es la cuna de la imaginación y la fuente inagotable de la que bebe la curiosidad y la inteligencia.

Leer es el mejor regalo que la civilización puede entregar a nuestros niños. Mientras más pronto leemos, más pronto nos convertimos en auténticos ciudadanos del mundo.

¿No es esto lo que queremos para nuestros hijos y alumnos?

Quizá también te interese:

¿Pueden los bebés Aprender a Leer?

Mitos sobre la Lectura Temprana

Lectura Temprana y comprensión lectora: ¿Relación imposible?