¿Demasiado pobre para ser brillante?

Todavía no ha comenzado la escuela, pero ya está atrasado. Apenas con seis años, todavía no se da cuenta de las muchas injusticias que hay que enfrentar en el mundo –muchas de ellas, afectándole directamente.

Una de las primeras injusticias en la escuela, es que este pequeño no está al día con los otros alumnos de primer grado. Y, sabes, no es porque no sea inteligente. Claro que lo es. Pero el aprendizaje es casi imposible cuando tienes hambre o estás enfermo, y muy difícil cuando un entorno apabullante te impide alcanzar tu potencial.  El mundo verá a este niño como tonto o perezoso: esa es la segunda injusticia. La tercera es que llegará a creerlo.

En los primeros años de vida, los cerebros de los niños se desarrollan furiosamente. Una escasez de nutrientes, para el cuerpo, la mente y el alma, muy probablemente puede afectar los resultados de aprendizaje entre los niños desfavorecidos. Fallar entonces no se debe a la falta de inteligencia, sino a la falta de recursos. El fracaso se debe también a que la escuela, que debería acoger a este pequeño, en realidad ya está esperando que él falle.

Resolver la pobreza no es una prerrogativa de los educadores. Hay cosas que simplemente no podemos cambiar. Pero hay muchas, muchas otras que sí podemos.

Primero, comencemos con tu clase. Debe proporcionar a todos los niños un ambiente rico en estímulos y oportunidades. Y cuando decimos ricos, queremos decir exuberantemente opulentos. Muchos libros, muchas experiencias para nutrir y satisfacer la curiosidad de un niño. Incluso las instalaciones espartanas pueden albergar entornos de aprendizaje potentes. No necesitas equipos pretenciosos ni instalaciones lujosas. La forma en la que hablas, las palabras que pronuncias, la calidez en tu voz, tu entusiasmo y creatividad son clave. Añade a tus lecciones tantos sucesos emocionantes y enriquecedores como puedas. Haz de tu aula una ventana al mundo.

En segundo lugar, ten cuidado con tus propias expectativas. Si estás convencido de que estos niños fallarán, incluso antes de que tengan la oportunidad de demostrarte que estás equivocado, lo más probable es que efectivamente fracasen, y entonces te convertirás en parte del problema. No tengas lástima de tus estudiantes desfavorecidos. Cree en ellos y enséñales el poder del trabajo duro y la determinación. Comparte historias de personas exitosas que superaron grandes dificultades. No asumas que sabes por lo que están pasando, porque lo más probable es que no sea así.

Involúcrate en acciones comunitarias en tu localidad para acabar con la pobreza y el hambre. Si tu escuela no atiende a niños económicamente vulnerables, anima a tus alumnos a involucrarse también. Si no existen estas acciones, consideren iniciar algún proyecto de este tipo. Inspira a tus estudiantes, de todos los orígenes, a ser compasivos y amables. Enséñales a no dejar que sus mentes sean presa del prejuicio.

Todos, absolutamente todos los niños llevan dentro de sí la semilla de la genialidad. Los niños desfavorecidos no son demasiado pobres para ser brillantes, sino demasiado preciosos para que los demos por perdidos.

 

Por Elisa Guerra 

¿Puede el Aprendizaje incrementar la Inteligencia?

Todos los ojos están puestos en ella.

Es su peor pesadilla, y todos la observan cuando está a punto de ser devorada por la vergüenza. Espera que nadie pueda notar sus piernas temblorosas, su cara enrojecida. Los largos momentos de silencio sólo son interrumpidos por susurros hirientes y risitas mal ocultas.

La profesora sigue esperando.

“¿Bien? ¿Sabes la respuesta?”

“No sabe” dicen los susurros. “Ella nunca sabe “. Las risitas se intensifican. Ella quiere desaparecer, incluso si eso significa caer muerta en ese instante.

Todos los ojos en ella. “¿De qué sirve? “- se cuestiona a sí misma en silencio, mientras la rabia va superando lentamente al miedo. Su maestra sabe que ella no es inteligente, nunca lo será. ¿Para qué sigue preguntándole?

La escuela y la vida no deberían ser tan difíciles para una niña de nueve años.

Brain growth

Niños brillantes y niños con dificultades. Siempre han coexistido en las escuelas alrededor del mundo. Unos acaban con rapidez con los contenidos, otros, con la paciencia del maestro. Y no hay mucho que podamos hacer al respecto, ¿cierto? Los niños inteligentes y no tan inteligentes nacen de esa manera, o eso nos han dicho. La inteligencia es un rasgo heredado. Algunos niños reciben buenos genes, otros no tienen tanta suerte. Y, por mucho que lo intentes, no puedes escapar de tu destino genético.

Bueno, piénsalo dos veces.

Muchos se han adherido a esta creencia largamente sostenida: la inteligencia está predeterminada. Si naciste brillante, te irá bien en la escuela. Cuanto mayor sea tu inteligencia, mayor será tu aprendizaje. Pero en realidad es al revés: Cuanto más aprendes, más inteligente te vuelves. El aprendizaje crea inteligencia.

Por supuesto que hay un componente genético para la inteligencia. Todos tenemos el potencial de homo sapiens sapiens, pero este es sólo el punto de partida. La medida en que podamos alcanzar nuestro mayor potencial depende de la experiencia. ¿Se puede aumentar la inteligencia? Si, Ahora creemos que sí.

Pero primero debemos estar de acuerdo en qué queremos decir con inteligencia. Esa podría ser una tarea demasiado grande para este artículo, así que simplemente tomemos la definición de Nickerson: “La capacidad de aprender, razonar bien, resolver problemas y tratar con eficacia los desafíos, a menudo impredecibles, a los que uno se enfrenta en la vida diaria” (2011, p.108)

Por lo tanto, no estamos hablando en particular sobre el aumento de los puntajes de CI (personalmente, como maestra, no podrían importarme menos) sino del incremento en la inteligencia funcional.

Durante demasiado tiempo se había aceptado que la inteligencia no era maleable. Sin embargo, las investigaciones ahora sugieren de manera abrumadora que el aprendizaje aumenta no sólo el rendimiento académico, sino también la inteligencia funcional.  Aunado a esto, se han obtenido imágenes cerebrales que muestran cambios y crecimiento constante y medible cuando se aprende algo nuevo, tanto en niños como en adultos. ¿Podría decirse que estos cambios físicos se correlacionan con un mejor desempeño? Aparentemente así es.

En un famoso estudio, investigadores pudieron encontrar cambios estructurales en el cerebro de adultos promedio que recibieron capacitación para obtener la licencia de conductor de taxi en Londres (una tarea nada fácil, considerando el trazado irregular de esta ciudad y  las más de 25,000 calles que los aspirantes deben dominar de memoria) En el grupo de quienes finalmente fueron exitosos tras el periodo de entrenamiento – que va de tres a cuatro años- y que pudieron aprobar los exámenes, se encontró un aumento de la materia gris en el hipocampo posterior. Esto no sucedió en los participantes que fracasaron, ni en los sujetos del grupo de control (Maguire y Woollett, 2011). Estudios similares han mostrado resultados que confirman cambios en el cerebro, por ejemplo, después de aprender a leer o a tocar un instrumento musical (Stewart et al, 2003).

El problema para muchos de nosotros es el obstinado argumento de que la inteligencia, o la falta de ella, es algo fijo. Según la investigadora Carol Dweck (2011), de la Universidad de Stanford, cuando sabemos que podemos llegar a ser más inteligentes si dedicamos a ello tiempo y esfuerzo, generalmente eso hacemos.

Ahora, ¿qué significa esto para aquella pequeña con dificultades, que ya se ha dado por vencida en la escuela, y que quizá se ha rendido ella misma, todo esto antes de cumplir siquiera diez años? ¿Qué significa para los maestros, que tanto se esfuerzan por alcanzar a todos sus alumnos? ¿Qué significa para los padres y, de hecho, para toda la comunidad?

Hay muchas razones para el bajo rendimiento académico. La pobreza, el estrés tóxico y un entorno poco estimulante son algunas de ellas. Las discapacidades de aprendizaje ciertamente obstaculizan el rendimiento, pero no implican falta de inteligencia o la imposibilidad de mejorar.

Muchos sistemas educativos son inadvertidamente propensos a señalar fallas y glorificar una sola “respuesta correcta”. Al hacerlo, no solo desalientan la indagación y la toma de riesgos, sino que también convencen lentamente a nuestros niños de una falacia peligrosa: que uno nace, o no, brillante, que ser inteligente es lo mismo que ser perfecto, y que los errores no son parte de un proceso de aprendizaje saludable, sino una vergonzosa confirmación de debilidad y falta de inteligencia, y que por tanto deben evitarse a toda costa.

Todos los niños tienen el derecho de conocer el verdadero alcance de su vasto potencial, y de entender que el esfuerzo continuo y paciente nunca es infructuoso. Y cada educador les debe la seguridad, la guía y la inspiración que motivará a los niños a esforzarse y crecer.

Sí, la inteligencia puede aumentarse, y la mejor manera de hacerlo es desafiarse a sí mismo en un ambiente cálido y enriquecedor, nutrido por experiencias enriquecidas y por el apoyo de padres, educadores y comunidades.

Y esa, es la deuda con nuestros hijos.

 

Por Elisa Guerra

Publicado originalmente en inglés para World Innovation Summit for Education (Cumbre Mundial de Innovación en Educación) Doha, Qatar: http://www.wise-qatar.org/can-learning-increase-intelligence

 

Referencias

  • Carr, P., & Dweck, C., (2011) Intelligence and Motivation. In Sternberg & Kaufman, (eds) The Cambridge Handbook of Intelligence.  Ney York; Cambridge University Press.
  • Nickerson, R. (2011). Developing Intelligence through Instruction. In Sternberg & Kaufman, (eds) The Cambridge Handbook of Intelligence.  Ney York; Cambridge University Press.
  • Maguire, E, & Woollett, K. (2011) Acquiring “the Knowledge” of London’s Layout Drives Structural Brain Changes. Current Biology; Volume 21, Issue 24, 20 December 2011, Pages 2109–2114.
  • Stewart, L, Henson, R, Kampe, K,  Walsh, V, Turner, R, & Frith, U. (2003) Brain changes after learning to read and play music. Neuroimage Volume 20, Issue 1, September 2003, Pages 71–83. Recovered October 28th, 2016 from http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1053811903002489

¿Eres docente de educación especial, rural o indígena?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay muchas personas en el mundo que admiro y respeto. A algunas he tenido el privilegio de conocer personalmente, a otras muchas, no.  De la mayoría de ellas no conozco ni el nombre. No sé dónde viven, de dónde vienen, ni cuál es su aspecto. Pero sé cómo trabajan, y conozco el tamaño de su espíritu.

Ellas (y ellos) son las madres y padres de niños con lesión cerebral, y por extensión, son también las maestras de educación especial.

Difícilmente habría una labor con más retos. Quienes viven y trabajan con estos pequeños -y a veces no tan pequeños- seres humanos, enfrentan una agotadora batalla todos los días, y, en el caso de los padres, virtualmente a todas horas.

Aquellos que dedican su vida a librar esta batalla diaria, hombro con hombro con sus queridos niños, ya sea por destino o por elección, merecen toda la ayuda que la sociedad en conjunto podamos darles.

Los cursos que he desarrollado con el paso del tiempo, están dirigidos principalmente a docentes de educación inicial, preescolar y primaria. Sin embargo, con bastante frecuencia se inscriben maestras de educación especial y padres de niños con o sin lesión cerebral.  Ellos pagan su inscripción como cualquier otra persona, y muy rara vez solicitan becas o ayuda.

Sin embargo, en justicia, creo que deberían tenerlas.

Por eso, quisiera, a partir de ahora, ofrecerles una beca permanente del 70% a cualquiera de mis cursos online. 

En los casos en que sea posible, extenderemos becas parciales para mis cursos presenciales -si bien en éstos se dificulta más porque suele haber gastos mayores, como espacios, equipo y viáticos.

Para poder recibir el descuento, las maestras de educación especial deberán estar en servicio y acreditarse como tales. La beca estará disponible sólo para aquellos docentes que trabajen directamente con niños o adultos con lesiones cerebrales, durante por lo menos 20 horas semanales, en una Institución de educación especial. Deberán enviar un correo electrónico a conferencias@elisaguerra.org, en el que manifiesten su nombre completo y las razones por las que solicitan la beca. Deberán acompañar esta solicitud con una carta constancia en hoja membretada por parte de la Institución, pública o privada, donde trabajen,  en la que se acredite a la persona que solicita la beca. Esta constancia puede ser sustituida por una copia del título o cédula que te acredite como Licenciada en Educación Especial.  Es posible solicitar a uno o a todos los cursos que tenemos disponibles.

No participan en esta convocatoria las escuelas regulares que integran a niños con necesidades educativas especiales, ni los profesionales con consulta privada. Nos reservamos el derecho de decidir la elegibilidad de cada persona o institución que solicite las becas.

Las becas se ofrecerán también a docentes que laboren en zonas rurales o indígenas de México y Latinoamérica, atendiendo a niños en desventaja socioeconómica.  Igualmente deberán enviar una constancia con los datos arriba mencionados  y una fotografía de la escuela.

A los padres de niños con lesión cerebral, quisiera encomiarlos a considerar los libros y cursos de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano. Estas son las mejores herramientas con las que las familias pueden ayudar a sus hijos en esta situación. Pero si además de ello desean participar en alguno de mis cursos, con gusto haremos extensiva la beca para ellos. En este caso, no requerirán constancia alguna, sino solamente solicitar la beca por correo electrónico e incluir una foto de ellos mismos con su hijo(a).

Es un pequeño granito de arena, pero deseamos con él hacer un poco menos pesada la lucha por mejorar las oportunidades educativas de quienes más lo necesitan.

Puedes consultar los cursos en línea disponibles aquí.

 

Conferencias y Talleres en Lima, Perú

En este mes de Marzo, 2015, por primera vez llegaremos a LIMA, Perú, con tres eventos para padres y docentes. Los eventos serán presentados por Elisa Guerra

14287123_Desarrolla su potencial
.

1. Conferencia “Qué hacer por su niño con lesión cerebral”. Fecha: Viernes 27 de Marzo. Horario: de 19 a 20.30 horas. Lugar: Sala “Paracas”, en el segundo piso del Centro de Convenciones 28 de Julio, Av. 28 de Julio 150, Miraflores, Perú.

CONFERENCIA GRATUITA. Es necesario registrarse previamente.  Información e inscripciones: http://www.elisaguerra.org/talleres/conferencia-para-padres-que.html

2. Taller: “Aprender a leer a los 3: Método Doman en el Aula Preescolar”. Fecha: Sábado 28 de Marzo. Horario: de 9 a 17 horas. Lugar: Salón “Kripton” del Hotel Radisson Decápolis Miraflores, ubicado en Avenida 28 de Julio 151, Miraflores, Lima, Perú, 18. Costo: 135 dólares. Información e inscripciones: http://www.elisaguerra.org/talleres/talleres/

PUEDES INSCRIBIRTE HACIENDO TU PAGO EN EFECTIVO EN BANCOS DE LIMA aquí: http://www.joinnus.com/act/aprender-a-leer-a-los-3-mtodo-doman-en-preescolar/1985

 

3. Taller: “Inteligencia, Pensamiento y Creatividad en el Aula”. Fecha: Domingo 29 de Marzo. Horario: de 9 a 14 horas. Lugar: Salón “Krypton” del Hotel Radisson Decápolis Miraflores, ubicado en Avenida 28 de Julio 151, Miraflores, Lima, Perú, 18. Costo: 1oo dólares.  Información e inscripciones: http://www.elisaguerra.org/talleres/taller-cultura-filadelfia.html

PUEDES INSCRIBIRTE PAGANDO EN EFECTIVO EN BANCOS DE PERÚ en este enlace: http://www.joinnus.com/act/inteligencia-pensamiento-y-creatividad-en-el-aula/1986

Precio especial para asistir a los dos talleres: 200 USD (Aproximadamente 600 Nuevos Soles).

Las inscripciones pueden hacerse por PayPal O Joinnus en los enlaces compartidos. Posteriormente enviarnos al correo conferencias@elisaguerra.org  la solicitud de inscripción.

ENLACES para inscripción por PAYPAL:

Pago del Taller “Aprender a leer a los 3”  135 USD (Aproximadamente 405 Nuevos Soles)

Pago del Taller “Inteligencia, Pensamiento y Creatividad” 100 USD (Aproximadamente 300 Nuevos Soles)

Pago de AMBOS Talleres:  200 USD (Aproximadamente 600 Nuevos Soles)

Inscripción a la CONFERENCIA GRATUITA “Qué hacer por su niño con lesión cerebral”

Desarrolla el Potencial de tu hijo con Síndrome de Down

Esta semana se presentará en Monterrey, N.L. el taller para padres: “Desarrolla el Potencial de tu hijo con Síndrome de Down”.  La fecha prevista es el Jueves 16 de Octubre, en horario de 3 a 8 pm.   Organiza: Centro de Educación Integral y Avanzada, A.B.P.

El taller será presentado en formato presencial por Elisa Guerra. Los temas a cubrirse son los siguientes:

a) El mito de la desesperanza (y otros mitos similares con respecto a la atención de los niños y jóvenes con síndrome de Down)

b) Experiencias de desarrollo

c) Propuesta de atención: una visión integral

d) Cómo enseñar a leer a tu hijo con Síndrome de Down

Informes e inscripciones con la Lic. Carmen Hernández y/o la Srita. Martha Reyna, al teléfono  (81) 8341 6616 y 18    o al correo electrónico ceiamty@hotmail.com

Costo: 600 pesos por persona.

¿Por qué esperar a los 6?

Por Mihai Dimancescu, M.D. 

En un mundo bombardeado por publicidad mediática de juguetes o juegos “educativos”  para los niños pequeños, los escépticos paradójicamente critican los programas para el desarrollo temprano de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano bajo la consigna de que los niños pequeños no están listos para aprender bits de información inteligente y que al hacerlo se les roba su niñez.  Es interesante considerar que los mismos críticos pasan completamente de largo cualquier crítica de los juguetes o juegos “educativos”, producidos en masa, algunos de los cuales son buenos, pero muchos entre ellos no ofrecen más que una atracción pasajera para los padres que genuinamente buscan mejorar el futuro de sus niños.

Los programas de Los Institutos para niños pequeños se derivan directamente de las observaciones de niños con lesión cerebral profunda con diagnósticos desesperanzados por parte de sus médicos. Algunos de estos niños se recuperan al grado de lograr una función completamente independiente, si se les provee de un programa para su atención.

Los programas para niños con lesión cerebral son intensos, orientados a la familia, incorporando actividades físicas, estimulación sensorial, enriquecimiento ambiental y terapias cognitivas junto con meticuloso cuidado de salud general y nutrición. Todos estos programas se basan en el nivel de desarrollo funcional del individuo, medido  en un perfil del desarrollo (creado por Los Institutos para medir adecuadamente la edad de desarrollo de un niño en relación a su edad neurológica). Las críticas más antiguas a los programas se fundamentaban en la falta de observación de primera mano del programa y sus resultados, así como el hecho de que Los Institutos no habían llevado a cabo estudios “controlados”. Los críticos ignoraban el hecho de que ninguna institución académica acudió al llamado de Los Institutos para hacer un “estudio controlado”, o incluso que un estudio “controlado” habría sido muy poco ético en virtud de que se negaría a un grupo de niños con lesión cerebral los beneficios de un programa que se sabía que podía ayudar. Y aún si fuera ético, dicho estudio habría sido imposible de diseñar dadas las dificultades de obtener un cohorte homogéneo de niños con lesión cerebral.

El día de hoy, algunos de los críticos del pasado han perdido su impacto desde que la medicina moderna está orientada a la funcionalidad, esto quiere decir que los médicos ya no tratan solamente una enfermedad o lesión, en lugar de ello, la meta es mejorar la función. Más aún, los tratamientos se administran de acuerdo con la medicina basada en evidencia, en otras palabras, buenos resultados y la ausencia de efectos dañinos son el soporte del tipo de tratamiento administrado.

El programa de Los Institutos para niños con lesión cerebral basado en evidencia dio lugar a a un par de preguntas de sentido común: Si un niño con lesión cerebral profunda puede eventualmente funcionar al mismo nivel o por arriba del nivel de un niño “normal”, entonces, ¿por qué hay niños “normales” en nuestro sistema escolar que funcionan tan pobremente?Segundo: Si los programas de desarrollo orientados a la función benefician a los niños con lesión cerebral tan significativamente, ¿No podrían programas similares aplicados a niños sanos en sus años de desarrollo realzar sus capacidades intelectuales y físicas?

El reconocimiento de que los bebés y los niños muy pequeños pueden absorber enormes cantidades de información sin esfuerzo alguno, y que aprenden mucho más en sus primeros años que en cualquier otro año de su vida,  sugiere que podemos comenzar a enseñar a los bebés desde el principio, sin tener que esperar a que cumplan cinco años o más, la arbitrariamente elegida como el inicio de la “edad escolar”.

El dar a los bebés y niños pequeños material informativo tal como los “bits de inteligencia” -incluyendo palabras, figuras, formas, objetos, plantas, animales, gente, insectos, figuras históricas, países, hechos de geografía, aritmética, instrumentos musicales, etc – presentados de manera clara, en periodos de tiempo cortos pero frecuentes, de manera divertida y amorosa, les permite almacenar la información. Alguna de esa información puede ser usada muy rápidamente y otra permanecerá latente para ser recuperada como algo ahora familiar cuando se encuentre en la vida real o en un ambiente académico.

Usando este acercamiento, los niños aprenden a leer bien  y a realizar cálculos aritméticos a una edad temprana y sin dificultad. Mientras que algunos niños que son expuestos por primera vez a la lectura y las matemáticas a la edad de cinco o seis años aprenden muy rápidamente, muchos niños tienen dificultad para aprender a leer y a hacer aritmética cuando esperan tanto tiempo para empezar, como lo han demostrado los tristes resultados en nuestras escuelas públicas.

Aprender a leer de manera temprana y el absorber bits de información variados pero eventualmente útiles, no previenen al niño de divertirse y disfrutar del juego. De hecho, los niños que aprenden de manera temprana, espontáneamente piden aprender más, ya que ven el aprendizaje como tiempo de diversión, y disfrutan completamente de esa experiencia. Los niños están hambrientos de conocimiento, y cuando éste se les presenta en una atmósfera amorosa y relajada, el aprendizaje se convierte en una actividad divertida que ellos buscan y siguen buscando conforme crecen.

El ver el aprendizaje como una actividad agradable y útil se convierte en un patrón que es parte integral de su persona. Así como estos niños pueden aprender a leer y absorber interesantes bits de información, también pueden ser expuestos a la música, la gimnasia, la actuación, el tocar un instrumento musical o el representar obras de Shakespeare.

Es evidente que algunos niños parecen tener una habilidad innata o predisposición para desarrollar ciertas habilidades como las matemáticas ola escritura, o pueden ser músicos precoces o magníficos atletas, pero estos niños son la minoría, y con frecuencia tienen padres que comenzaron a animarles de manera temprana para participar en una actividad en la que incluso el padre pudiera haber sobresalido (actuación, música, deportes, academia, etc.)

Con la excepción de esa minoría, la mayoría de los niños tienen el potencial, y si son expuestos a un ambiente enriquecido y reciben los estímulos a una edad temprana de desarrollo, pueden convertirse en buenos lectores, buenos músicos y buenos atletas. No necesariamente genios o super campeones, sino integrales, individuos con logros, con un amor por el aprendizaje, la vida y las personas.  Estarán mejor equipados para entrar a un mundo competitivo que sus compañeros que fueron criados con “Pin pón” y “Mickey Mouse” y que sólo comenzaron a aprender otras muchas cosas útiles e interesantes a la tardía edad de cinco o seis, cuando el aprendizaje ya se ha vuelto difícil para muchos de ellos en el sistema escolar establecido.

Publicado originalmente en The In Report, Volumen 36, Número 1. Enero de 2008

 

Mihai Dimancescu, M.D

Mihai Dimancescu, M.D., es un neurocirujano con más de 30 años de experiencia en cirugía cerebral y de columna. Ha sido el creador de nuevas técnicas quirúrgicas y es uno de los pioneros en discectomía microendoscópica de la espina lumbar. Es un experto reconocido en la evaluación y manejo del coma. Egresado de la Universidad de Yale y de la Universidad de Toulouse (Francia). Ha publicado varios artículos en el campo de la neurocirugía y un capítulo de un libro sobre el mismo tema. Ha presentado conferencias a nivel internacional.  Ha recibido varios honores, incluyendo “Mejores Médicos en Nueva York”. También ha sido profesor adjunto de neurología clínica y de la ética biomédica. Ha sido presidente de la Sociedad Neuroquirúrgica de Nueva York, entre otros muchos puestos honorarios. 

Artículos científicos (entre otros) publicados por Mihai Dimancescu, M.D

The effect of intense multi-sensory stimulation on coma arousal and recovery  (Con Doman, Wilkinson y Pelligra, publicado en el Journal internacional de Rehabilitación Neurofisiológica)

Coma recovery  (Publicado por el Centro de Investigación Ames de la NASA, “Desarrollo Neurológico Humano”, p.21-23

Neurocirguía y Lesión Cerebral Adquirida, capítulo en el libro “Lesión cerebral adquirida” publicado por Springer, 2007

Talking to comatose patients

Environmental deprivation and enrichment in coma

Cerebellopontine influence on the motor system: a functional and anatomical study following section of the brachium pontis in trained macaque monkeys.

Integrated multi-spectral imaging systems and methods of tissue analyses using same

 

También pueden interesarte:

Lectura temprana y comprensión lectora: ¿relación imposible?

“Déjenlos jugar”: Reflexiones sobre lectura temprana

 

Este artículo fue originalmente publicado en http://ilphla.org/2014/05/25/por-que-esperar-a-los-6/

 

Curso ONLINE “Aprender a Escribir a los 4”

¿Es posible y deseable enseñar a los niños pequeños a leer y a escribir, mucho antes de que lleguen a la escuela? En este curso aprenderás los cómo, por qué, para qué de la escritura temprana, usando el método Doman adaptado al aula preescolar.

Escritura tempranaEste curso es la continuación del taller “Aprender a Leer a los 3”, disponible también en UDEMY. Como requisito, los participantes deberán haber cursado preferentemente este programa con anterioridad, o, en todo caso, haber leído el libro “Aprender a leer a los 3″ de Elisa Guerra, y/o “Cómo enseñar a leer a su bebé”, de Glenn Doman. Este curso parte de las bases pedagógicas adquiridas en el taller de lectura temprana.

El curso consta de 43 sesiones divididas en siete módulos. 99% del material se presenta en video. Incluye demostraciones prácticas y consejos sobre actividades y evaluación.

Dirigido principalmente a profesionales de la educación, el curso presenta una nueva aproximación hacia la enseñanza de la lectura y la escritura, que no sólo es gozosa y agradable para niños y docentes, sino que aprovecha el enorme potencial de aprendizaje de los más pequeños

Para tener acceso, deberás crear una cuenta en Udemy. Con ese mismo usuario y contraseña, podrás volver a entrar cuantas veces lo desees a nuestro curso y a cualquier otro al que te inscribas en el portal.

Hemos preparado un descuento especial del 20% para todas las personas que visitan nuestro BLOG. El curso en línea tiene un costo de 100 USD, pero en este enlace te puedes inscribir por sólo 80 USD.

INSCRIBETE al CURSO

 

 

Los cursos “Aprender a Leer a los 3”  y “Aprender a Escribir a los 4” están diseñados para docentes de educación inicial, preescolar y primaria baja, así como coordinadores, directores y otros profesionales de la educación interesados en el tema. Si bien puede ser de mucha utilidad también para padres de familia, les recomendamos considerar asistir a los cursos presenciales para padres que ofrecen Los Institutos para el Logro del Potencial Humano.

CURRÍCULO DEL CURSO

SECCIÓN 1: INTRODUCCIÓN AL CURSO

Presentación

Organización del curso

Recursos sugeridos

SECCIÓN 2:  ESCRIBIR BIEN

Lectura y Escritura: Dos procesos

¿Cuántos escritores hay?

¿Qué es escribir bien?

Componentes de la buena escritura

Algo estamos haciendo mal

SECCIÓN 3: ESCRITURA TEMPRANA

¿Por qué enseñar a escribir antes de los 6 años?

Hemos confundido aprendizaje con educación

SECCIÓN 4: ANALOGÍA: LEER/ESCRIBIR…. Y VOLAR

Volar: el mito de la desesperanza

Volar: El marco de riesgo

Prepárate para volar

Aterrizando la analogía

Plan de vuelo: Lectura y escritura

Demo: Paloma despega

Actitud ante la escritura

SECCIÓN 5: EL CAMINO DE LA ESCRITURA

Paso 1: Aprender a leer

Camila lee (4 años)

Paso 2: Armado de palabras / frases

Demo: Armado de frases

Paso 3: Remarcado

Presentación de dinámica: La isla del tesoro

Realización de la dinámica

Socialización de la experiencia

Lateralidad

Cuándo y cómo corregir

El papel del desarrollo neuromotor

Paso 4: Calcado

Paso 5: Copiado

Demo: Danna lee y escribe (4 años)

Comentarios sobre la demostración

Paso 6: Escritura independiente

Escritura creativa: Paso cero

SECCIÓN 6: OTRAS CONSIDERACIONES PARA LA ENSEÑANZA DE LA ESCRITURA

Enseñanza del abecedario

Tipo de letra

Direccionalidad de la escritura

Segmentación del texto

Ubicación espacial

Lectura y Escritura en Finlandia

SECCIÓN 8: PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Preguntas frecuentes sobre la escritura temprana

La presión de los padres

Sobre el desarrollo neuromotor

INSCRIBETE al CURSO

Aquí te dejamos un video con un avance gratuito sobre el curso. Esta clase se titula “Hemos confundido aprendizaje con educación”. Cuando hablamos de lectura y escritura tempranas, no estamos sugiriendo “adelantar” la escolarización y “obligar “a los niños a hacer ejercicios tediosos y aburridos. Se trata de aprovechar el enorme potencial de los más pequeños para que el aprendizaje sea gozoso y natural. El problema es que hemos confundido aprendizaje con educación, y más aún, pensamos en la educación como una obligación más que como un privilegio.