¿Puede el Aprendizaje incrementar la Inteligencia?

Todos los ojos están puestos en ella.

Es su peor pesadilla, y todos la observan cuando está a punto de ser devorada por la vergüenza. Espera que nadie pueda notar sus piernas temblorosas, su cara enrojecida. Los largos momentos de silencio sólo son interrumpidos por susurros hirientes y risitas mal ocultas.

La profesora sigue esperando.

“¿Bien? ¿Sabes la respuesta?”

“No sabe” dicen los susurros. “Ella nunca sabe “. Las risitas se intensifican. Ella quiere desaparecer, incluso si eso significa caer muerta en ese instante.

Todos los ojos en ella. “¿De qué sirve? “- se cuestiona a sí misma en silencio, mientras la rabia va superando lentamente al miedo. Su maestra sabe que ella no es inteligente, nunca lo será. ¿Para qué sigue preguntándole?

La escuela y la vida no deberían ser tan difíciles para una niña de nueve años.

Brain growth

Niños brillantes y niños con dificultades. Siempre han coexistido en las escuelas alrededor del mundo. Unos acaban con rapidez con los contenidos, otros, con la paciencia del maestro. Y no hay mucho que podamos hacer al respecto, ¿cierto? Los niños inteligentes y no tan inteligentes nacen de esa manera, o eso nos han dicho. La inteligencia es un rasgo heredado. Algunos niños reciben buenos genes, otros no tienen tanta suerte. Y, por mucho que lo intentes, no puedes escapar de tu destino genético.

Bueno, piénsalo dos veces.

Muchos se han adherido a esta creencia largamente sostenida: la inteligencia está predeterminada. Si naciste brillante, te irá bien en la escuela. Cuanto mayor sea tu inteligencia, mayor será tu aprendizaje. Pero en realidad es al revés: Cuanto más aprendes, más inteligente te vuelves. El aprendizaje crea inteligencia.

Por supuesto que hay un componente genético para la inteligencia. Todos tenemos el potencial de homo sapiens sapiens, pero este es sólo el punto de partida. La medida en que podamos alcanzar nuestro mayor potencial depende de la experiencia. ¿Se puede aumentar la inteligencia? Si, Ahora creemos que sí.

Pero primero debemos estar de acuerdo en qué queremos decir con inteligencia. Esa podría ser una tarea demasiado grande para este artículo, así que simplemente tomemos la definición de Nickerson: “La capacidad de aprender, razonar bien, resolver problemas y tratar con eficacia los desafíos, a menudo impredecibles, a los que uno se enfrenta en la vida diaria” (2011, p.108)

Por lo tanto, no estamos hablando en particular sobre el aumento de los puntajes de CI (personalmente, como maestra, no podrían importarme menos) sino del incremento en la inteligencia funcional.

Durante demasiado tiempo se había aceptado que la inteligencia no era maleable. Sin embargo, las investigaciones ahora sugieren de manera abrumadora que el aprendizaje aumenta no sólo el rendimiento académico, sino también la inteligencia funcional.  Aunado a esto, se han obtenido imágenes cerebrales que muestran cambios y crecimiento constante y medible cuando se aprende algo nuevo, tanto en niños como en adultos. ¿Podría decirse que estos cambios físicos se correlacionan con un mejor desempeño? Aparentemente así es.

En un famoso estudio, investigadores pudieron encontrar cambios estructurales en el cerebro de adultos promedio que recibieron capacitación para obtener la licencia de conductor de taxi en Londres (una tarea nada fácil, considerando el trazado irregular de esta ciudad y  las más de 25,000 calles que los aspirantes deben dominar de memoria) En el grupo de quienes finalmente fueron exitosos tras el periodo de entrenamiento – que va de tres a cuatro años- y que pudieron aprobar los exámenes, se encontró un aumento de la materia gris en el hipocampo posterior. Esto no sucedió en los participantes que fracasaron, ni en los sujetos del grupo de control (Maguire y Woollett, 2011). Estudios similares han mostrado resultados que confirman cambios en el cerebro, por ejemplo, después de aprender a leer o a tocar un instrumento musical (Stewart et al, 2003).

El problema para muchos de nosotros es el obstinado argumento de que la inteligencia, o la falta de ella, es algo fijo. Según la investigadora Carol Dweck (2011), de la Universidad de Stanford, cuando sabemos que podemos llegar a ser más inteligentes si dedicamos a ello tiempo y esfuerzo, generalmente eso hacemos.

Ahora, ¿qué significa esto para aquella pequeña con dificultades, que ya se ha dado por vencida en la escuela, y que quizá se ha rendido ella misma, todo esto antes de cumplir siquiera diez años? ¿Qué significa para los maestros, que tanto se esfuerzan por alcanzar a todos sus alumnos? ¿Qué significa para los padres y, de hecho, para toda la comunidad?

Hay muchas razones para el bajo rendimiento académico. La pobreza, el estrés tóxico y un entorno poco estimulante son algunas de ellas. Las discapacidades de aprendizaje ciertamente obstaculizan el rendimiento, pero no implican falta de inteligencia o la imposibilidad de mejorar.

Muchos sistemas educativos son inadvertidamente propensos a señalar fallas y glorificar una sola “respuesta correcta”. Al hacerlo, no solo desalientan la indagación y la toma de riesgos, sino que también convencen lentamente a nuestros niños de una falacia peligrosa: que uno nace, o no, brillante, que ser inteligente es lo mismo que ser perfecto, y que los errores no son parte de un proceso de aprendizaje saludable, sino una vergonzosa confirmación de debilidad y falta de inteligencia, y que por tanto deben evitarse a toda costa.

Todos los niños tienen el derecho de conocer el verdadero alcance de su vasto potencial, y de entender que el esfuerzo continuo y paciente nunca es infructuoso. Y cada educador les debe la seguridad, la guía y la inspiración que motivará a los niños a esforzarse y crecer.

Sí, la inteligencia puede aumentarse, y la mejor manera de hacerlo es desafiarse a sí mismo en un ambiente cálido y enriquecedor, nutrido por experiencias enriquecidas y por el apoyo de padres, educadores y comunidades.

Y esa, es la deuda con nuestros hijos.

 

Por Elisa Guerra

Publicado originalmente en inglés para World Innovation Summit for Education (Cumbre Mundial de Innovación en Educación) Doha, Qatar: http://www.wise-qatar.org/can-learning-increase-intelligence

 

Referencias

  • Carr, P., & Dweck, C., (2011) Intelligence and Motivation. In Sternberg & Kaufman, (eds) The Cambridge Handbook of Intelligence.  Ney York; Cambridge University Press.
  • Nickerson, R. (2011). Developing Intelligence through Instruction. In Sternberg & Kaufman, (eds) The Cambridge Handbook of Intelligence.  Ney York; Cambridge University Press.
  • Maguire, E, & Woollett, K. (2011) Acquiring “the Knowledge” of London’s Layout Drives Structural Brain Changes. Current Biology; Volume 21, Issue 24, 20 December 2011, Pages 2109–2114.
  • Stewart, L, Henson, R, Kampe, K,  Walsh, V, Turner, R, & Frith, U. (2003) Brain changes after learning to read and play music. Neuroimage Volume 20, Issue 1, September 2003, Pages 71–83. Recovered October 28th, 2016 from http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1053811903002489

30 millones de palabras

El desarrollo del lenguaje es prioritario en la educación y cuidado infantil tempranos. Numerosos estudios avalan su importancia para el éxito académico posterior e incluso para el logro de las competencias necesarias para la vida laboral. El ambiente al que el niño pequeño está expuesto durante sus primeros años de vida – esto es, fundamentalmente en el hogar – determina de manera contundente la base para la adquisición y construcción del lenguaje. Mientras más enriquecedor sea este ambiente, mejor será el desarrollo del niño.

Sin embargo, el entorno que prevalece en las familias en situación de pobreza suele ser insuficiente para lograr el óptimo desarrollo neurológico del niño –y esto parece ser más evidente específicamente en el ámbito del lenguaje. Hart y Risley (2003) dan cuenta de ello cuando proclaman, según los resultados de sus investigaciones, que la diferencia en la exposición al lenguaje en una familia profesionista en comparación con una familia que califica para recibir ayuda gubernamental es de 30 millones de palabras para cuando el niño llega a los 3 años de edad.

No es de extrañar, entonces, que muchos pequeños en situación de pobreza, al momento de iniciar la educación básica, cuenten con un vocabulario expresivo mucho más limitado que el de los niños criado en una familia cuyos padres tienen mayor nivel de educación y bienestar social.

La desventaja en el nivel de vocabulario en estos pequeños es equivalente a dos años, lo que quiere decir que el niño de seis años, proveniente de un ambiente desfavorable muestra un desarrollo del lenguaje equivalente al de un niño de cuatro años que ha sido criado en un ambiente favorable. Esta desventaja, además, se puede traducir en un bajo desempeño académico que persiste aún después del tercer grado de educación primaria. Es una paradoja que quienes más necesitan estimulación y oportunidades de desarrollo sean precisamente los que se ven privados de ellas, trágicamente de manera especial en los primeros años de vida, cuando el cerebro está construyéndose.

Un programa ambicioso para el desarrollo del lenguaje en la educación temprana puede ser la clave para abatir la inequidad y la brecha en el desempeño escolar que aqueja a los niños que crecen en ambientes de desventaja.

Maestros: Es posible crear un ambiente rico en estímulos lingüísticos en nuestras aulas. Esto será aún más importante si atendemos a pequeños que, por su contexto, pudieran tener un vocabulario limitado. Mientras más temprano nos demos a la tarea de abatir ese déficit, mayores serán nuestras probabilidades de éxito.

Papás: Hablen con sus hijos, todo el tiempo. Cuénteles sobre cada cosa que van realizando juntos durante el día. Usen un vocabulario amplio, y explíquenles el significado de palabras sofisticadas. Lean con ellos todos los días, y deténganse unos minutos a comentar sobre sus lecturas. Inventen cuentos. Canten canciones. Enseña a leer a tu hijo aún cuando sea muy pequeño, con sesiones breves y felices, sin presión. La poesía son palabras que cantan: enséñale a tu hija la música del lenguaje. Si hablas más de una lengua, enséñasela. Glenn Doman solía decir que todos los niños son genios lingüísticos.

Despierta al genio. Convierte tu casa, o tu aula, en un palacio de palabras.

 

Por Elisa Guerra

 

Referencias:

Hart, B, y Risley, T. (2003) The Early Catastrophe. The 30 million word gap by age 3. Recuperado el 24 de Abril, 2019, de https://www.aft.org/sites/default/files/periodicals/TheEarlyCatastrophe.pdf

¿Por qué es tan importante la Educación Temprana?

Por Elisa Guerra

Podrías pensar que sólo están jugando. Podrías creer que no sucede nada verdaderamente relevante dentro de esos pequeños cerebros. Incluso podrías estar convencido de que el aprendizaje “real e importante” comienza de la mano con la educación formal. Podrías considerar a los niños pequeños como adorables pero superficiales, y a los educadores de la primera infancia como poco más que niñeras glorificadas.

Los educadores que dedican sus vidas a la primera infancia se ven a menudo con cierto desdén, incluso entre la comunidad docente.  “Ellos tienen la parte fácil y ninguna dificultad”, algunos podrían decir. “Se la pasan jugando con los niños. No tienen que preocuparse por las pruebas estandarizadas, ni por calificar tareas o cumplir con planes de estudio. De hecho, ni siquiera son como los verdaderos maestros”

¿Será esto cierto?

Baby brain

Mucho de lo que necesitan nuestros niños para llevar una vida exitosa se establece incluso antes de ingresar al jardín de infantes. Las habilidades, cognitivas y no, que nos hacen humanos, están casi totalmente desarrolladas a los seis años. Todo lo que sucede más adelante es sólo una sofisticación de esas habilidades. A los 6 años, un niño ha aprendido a caminar y hablar, e incluso a leer y escribir. A los seis años el niño ha reclamado el control – aunque sea aún tambaleante – de su cuerpo y sus emociones. Los fundamentos para el aprendizaje académico, las habilidades de carácter y la función ejecutiva ya están presentes. Todavía tiene mucho que aprender, por supuesto, pero ninguno de esos aprendizajes será tan importante y significativo como los que se logran cuando los niños son muy pequeños.

 

¿Por qué es tan importante la educación temprana?

Según investigaciones, hay logros cognitivos y no cognitivos medibles entre los niños que recibieron programas de educación temprana en comparación con aquellos que no lo hicieron. Esos logros fueron evidentes incluso desde el ingreso al preescolar y se mantuvieron durante muchos años en la escuela primaria y más allá. Ha habido cierto debate sobre la consistencia de estos logros, especialmente después de que un estudio identificó un mayor coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) al ingreso al preescolar entre los niños atendidos por un programa específico de educación temprana en Estados Unidos, pero también encontró que la ventaja inicial se había desvanecido en el tercer grado. (Y pregunto: ¿es realmente el coeficiente intelectual lo que más importa?) Es relevante señalar que el grupo de control contra el que se midieron estos niños también recibió educación preescolar, solo que un programa diferente. Entonces, el estudio en mención realmente estaría documentando los resultados de un programa de educación temprana específico, en comparación con el currículo “regular”.

El economista James J. Heckman, quien obtuvo el Premio Nobel en el año 2000, subraya que la calidad de la educación en la primera infancia puede prevenir la brecha de logro académico, mejorar los resultados de salud e impulsar el ingreso económico de una persona en el futuro.. La educación de la primera infancia también se ha correlacionado con una menor tasa de riesgo de deserción, pobreza y delincuencia, especialmente entre los niños que provienen de ambientes desfavorecidos.

 

Tres prioridades

Según David Whitebread, profesor titular de psicología y educación de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), la educación infantil de mala calidad es peor no tener educación infantil en absoluto.

¿Qué define la calidad? ¿Cómo podemos asegurar un excelente ambiente de aprendizaje temprano para todos los niños?

Desde mi punto de vista personal, hay tres grandes prioridades para la calidad en la atención de la primera infancia. Queremos que nuestros niños estén seguros, sean felices y sean brillantes, en ese orden.

La seguridad es primero. ¿Cómo podría un niño aprender cualquier cosa si está hambriento, enfermo o en peligro? Los niños refugiados, por ejemplo, y los que viven en la pobreza extrema o sufren negligencia, están luchando diariamente sólo para sobrevivir. Les hemos fallado -y continuamos fallando- a todos estos niños alrededor del planeta. Como ciudadanos globales, no podemos cerrar los ojos ante la injusticia y el sufrimiento que reclaman las vidas, muchas veces literalmente, de nuestros más jóvenes y más vulnerables.

Encontrar alegría en la vida cotidiana es un regalo precioso que todos los niños deberían recibir. A medida que los niños aprenden a manejarse física y emocionalmente, y cuando pueden desarrollar el control de los impulsos y las habilidades sociales que permiten a las comunidades florecer y prosperar, encuentran su lugar en el mundo y la felicidad en su interior. La mejor manera de desarrollar estas habilidades es a través de relaciones cálidas con sus cuidadores y amplias oportunidades para todo tipo de juego.

Nuestros niños también tienen derecho a ser brillantes. Su potencial está ahí, solo esperando ser despertado por un ambiente estimulante. Las habilidades cognitivas pueden sin duda promoverse en los primeros años, sin comprometer el bienestar físico o el aspecto lúdico.

Hemos sido demasiado conservadores con respecto a las verdaderas capacidades de los niños. Hemos creído por demasiado tiempo que enseñar habilidades como la lectura temprana a niños muy pequeños es de alguna manera un acto de violencia: aniquilar al niño para dar a luz al escolar. No tiene que ser así.

Si bien estoy de acuerdo en que los niños no deben ser presionados ni obligados a aprender nada (a ninguna edad), estoy convencida de que podemos enseñarles casi cualquier cosa con el enfoque correcto: lúdico, respetuoso, y fundamentado en las neurociencias.

El aprendizaje temprano es, y debe ser, fácil y alegre. Nunca más en la vida el aprendizaje será tan fácil y natural. ¿No deberíamos nosotros, los padres y los maestros, aprovechar este voraz desarrollo cerebral en favor de nuestros niños?

Los educadores de la primera infancia son, de hecho, “desarrolladores del cerebro infantil”. Y cada niño lleva, dentro de sí, la semilla de la genialidad.

Conviértete en Súper mamá: el Pack Maternity

La mejor manera de convertirte en una super mamá, ¡es preparándote para ello! Una mamá bien informada tendrá mejores herramientas para disfrutar al máximo el embarazo y los primeros años del bebé – ayudándole, además, a alcanzar su potencial.

Justamente por ello, un grupo de autoras nos hemos reunido para crear un paquete de cursos en línea y eBooks – 17 cursos y libros al precio de uno,  pero sólo por nueve días, del 1 al 9 de Junio. Mi curso “Desarrollo Neuromotor Infantil” forma parte de este “Pack Maternity”, junto con muchos otros recursos valiosos para mamás – abarcando desde el embarazo y hasta los doce años de tu hijo.  Tendrás acceso permanente a los cursos y libros desde el momento en que adquieras tu pack. Los cursos pueden llevarse a cabo en tus propios tiempos, a tu ritmo: no tienen una fecha específica de inicio y fin, tu vas marcando el paso. Así es que si adquieres tu pack hoy, pero no comienzas tus cursos sino hasta más delante, cuando los necesites, ¡no hay problema! Los recursos estarán ahí, esperándote.

Estos son los cursos y libros que encontrarás en el Pack Maternity. Verás que los precios originales para cada uno de ellos están expresados en Euros. El costo total de estos recursos en su precio normal sería de 614.38€ (Unos 14,000 pesos, -719 dólares americanos o su equivalente en cada una de nuestras monedas latinoamericanas) Sólo por nueve días, comenzando hoy y hasta el 9 de Junio, el precio promocional de el Pack Maternity será de 35.95€ (Unos 821 pesos mexicanos, aproximadamente – 42 dólares americanos o su equivalente en otras monedas en Latinoamérica)

NUESTROS PRIMEROS 9 MESES JUNTOS (Guía de embarazo) de Ivette Castillo (P.V.P. 9,50€)
PLAN PARA UN EMBARAZO ACTIVO de 1000FITMEALS (P.V.P. 25€ )
CURSO DE MATERNIDAD CONSCIENTE de Lardamma.com (P.V.P. 25€)
CURSO INTENSIVO DE CONCIENCIA POSTURAL Y SUELO PÉLVICO de Lorena Gutiérrez (P.V.P.67€)
CURSO ONLINE “DUERME FELÍZ” (libre de tutorías) de Desiré Capataz (P.V.P. 20€)
DESCUBRIENDO EL POTENCIAL DE MI BEBÉ (0-6 MESES) de la Dra. Delimar Tello (P.V.P. 7,20€)
DESCUBRIENDO EL POTENCIAL DE MI BEBÉ (6-12 MESES) de la Dra. Delimar Tello (P.V.P. 7,20€)
CURSO DE BLW de Lardamma.com (P.V.P. 25€)
DESARROLLO NEUROMOTOR de Elisa Guerra (P.V.P. 119,99€)
DESTETANDO CON AMOR de la Dra. Delimar Tello (P.V.P. 9,20€)
BICHITO Y EL ÁRBOL DE CEREZAS (+18m) de Ivette Castillo (P.V.P. 6,90€)
CÓMO QUITAR EL PAÑAL DE FORMA RESPETUOSA (curso cápsula) (0-4 años) de Elisa Molina (P.V.P. 39,95€)
EDUCAR DESDE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL (libre de tutorías) de Miriam Escacena (P.V.P 29€)
ATRÉVETE A EDUCAR SIN CASTIGAR (0-11 años) de Nuria Ortega (P.V.P. 150€)
LÍMITES EN LA INFANCIA (curso cápsula) (0-12 años) de Elisa Molina (P.V.P. 49,95€)
40 MENÚS FAMILIARES de la Dra. Amil López (P.V.P. 8,50€)
“MAMIFOTOGRAFÍA” de Lucía Patata Fría (P.V.P 14,99€)

Adquiere tu pack Maternity haciendo click aquí – sólo del 1 al 9 de Junio

Todos estos recursos te serán sumamente valiosos en las diferentes etapas de la maternidad: desde el embarazo, los primeros meses, y los primeros años, desde múltiples perspectivas: salud, nutrición, educación, psicología… ¡incluso aprenderás cómo convertirte en la mejor fotógrafa de tu bebé!

Incluso puedes regalar este paquete a alguien más, sólo necesitas especificar, al momento de la compra, que se trata de un regalo, y poner el email de la afortunada que lo recibirá. ¡A ella le llegará un correo con la buena noticia! (Puedes además escoger en qué fecha quieres que le llegue tu regalo)

¿Quieres aprender más sobre el Pack Maternity y las autoras que lo conforman? En este enlace encontrarás respuestas preguntas frecuentes.

Si ya estás lista para adquirir tu pack, haz click aquí.

Recuerda, el pack Maternity sólo estará disponible desde las 00:01 hrs del Viernes 1 de Junio, y hasta las 23:59 hrs del 9 de Junio, hora peninsular de España (5:01 pm del 31 de Mayo y hasta las 3:59 pm del 9 de Junio, hora del centro de México). Tu pago sólo puede hacerse con tarjeta de crédito en la página web de #elPackMaternity, aquí: http://bit.ly/elpackweb

¿Te animas?

Muchas abrazos;

Elisa

 

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

¿Niños matemáticos vs. Niñas lectoras?

Este artículo fue publicado originalmente en Educación Futura

En el patio de recreo, un grupo de niños de primer grado se entusiasma en un improvisado partido de futbol. Hace falta un jugador para emparejar los equipos. “¿Quién se apunta?” – grita uno de ellos.

Amanda, que observa desde cerca, siente una descarga de entusiasmo.  De un salto se pone en pie, pero antes de poder dar el paso su maestra la cuestiona con serena calidez: “Los niños juegan muy rudo. ¿Estas segura de que quieres ir con ellos?” Los pocos segundos que Amanda se detuvo fueron suficientes para que alguien más tomara el codiciado puesto.

La pequeña perdió una oportunidad para activarse físicamente y divertirse, pero también para desarrollar sus habilidades espaciales. Además, quizá cuestione su audacia la próxima vez que sienta el impulso de unirse a los “juegos de hombres” y se vaya haciendo cada vez más pasiva. Y por cierto, quizá acaba de perder también la oportunidad de convertirse, algún día, en ingeniera o matemática.

Incluso los buenos maestros, con la mejor de las intenciones, caen con frecuencia en la trampa de los estereotipos. Cerrar la brecha de género en la educación requiere un esfuerzo serio y consciente.

Según datos de la OCDE (2015), los varones obtienen mejores resultados académicos en matemáticas y ciencias en comparación con las niñas, pero éstas los superan en habilidades lectoras. Este fenómeno ha estado presente por décadas. En 1980, investigadores de la Universidad de Johns Hopkins sugirieron que esta brecha se debía a una “habilidad masculina innata para las matemáticas”. En otras palabras, proponían una superioridad genética de los niños con respecto a las niñas, por lo menos en esta área del conocimiento.

Aunque este estudio fue ampliamente criticado y se convirtió en el centro de una acalorada controversia, la idea de que las diferencias en los logros educativos de niñas y niños tiene una raíz genética se ha permeado hasta nuestros días. Pero, ¿es así, o es el ambiente el que lentamente segrega a niños y niñas para conformarse a modelos socialmente aceptados, según su género?

niños-escuelaRodrigo tiene diez años y está enganchado con los libros.  Tanto así, que a veces preferiría leer que salir a jugar con sus compañeros. Además, es muy bueno dibujando y puede concentrarse por horas derrochando creatividad. Pero cuando esto sucede, algunos niños le hacen burla: lo consideran afeminado o débil. La presión por “encajar” es cada vez más fuerte, y Rodrigo pronto entrará a la adolescencia. Necesita con urgencia un mentor que lo valide y apoye, antes de que abandone las “cosas de niñas” que lo apasionan, con tal de sentirse aceptado.

¿Cuál es, entonces, el papel que deberíamos jugar como maestros?

Aquí, algunos ejemplos de lo que podemos hacer en nuestras escuelas:

  1. Fomentar la actividad física también en las niñas, desde temprana edad. Esto incluye cosas tan elementales como recomendar vestimenta apropiada para todo tipo de juegos: es difícil trepar a un árbol usando un vestido, por ejemplo. Permitamos que nuestras niñas se ensucien con lodo, que suden, que sean heroínas al rescate de sus propias aventuras. No las limitemos por considerar que estas actitudes “no son propias de una señorita”.
  2. Proveer amplias oportunidades para la resolución de problemas en una variedad de contextos activos. Podemos retar a nuestros alumnos –niños y niñas- a tomar riesgos y asumir diferentes roles, incluyendo los de liderazgo, y crear una cultura en el salón de clases en donde hacer muchas preguntas sea incluso más valorado que dar las respuestas “correctas”. Esto creará un clima de confianza donde tanto niños como niñas puedan expresarse libremente.
  3. Diseñar un ambiente seguro para que los niños puedan conectarse con su lado artístico y desarrollar su creatividad – rasgos usualmente asociados con una personalidad “femenina”. Engánchalos en las artes, la música y la literatura descubriendo sus intereses y ofreciéndoles materiales estimulantes que puedan disfrutar.
  4. Concientizar a los padres y enlistarlos como aliados en contra de los estereotipos de género. Todos estamos expuestos a fuertes mensajes en los medios y a ideas preconcebidas. Podemos actuar en base a ellos de manera automática. Es común, por ejemplo, que los padres dejen que los niños varones jueguen más tiempo afuera, y que prefieran que las niñas se queden dentro de casa leyendo, platicando o ayudando con las labores. Pídele a tu hijo que te ayude a cocinar y lavar los paltos, y pídele a tu hija que saque la basura y pasee al perro. Lee con ellos todos los días, y asegúrate de que ambos terminen sus tareas escolares a tiempo y con calidad.
  5. Ofrecer modelos positivos de mujeres en las ciencias y hombres en las humanidades, considerando para ello personajes históricos y actuales. Cuida tus palabras y acciones, porque tus propios estereotipos pueden emerger inadvertidamente. En el aula, fíjate cuántas veces das la palabra a niños o a niñas, y por qué lo haces (¿Para recuperar su atención? ¿Para mantenerlos tranquilos?)

Mi hija, Ana, estudia la Licenciatura en Matemáticas Aplicadas en  una reconocida Universidad en la Ciudad de México.  En sus clases, aproximadamente la cuarta parte del grupo son mujeres. Me siento orgullosa de ella por atreverse a defender sus intereses, pero me entristece pensar en las “Amandas” que no están ahí porque las convencimos, cuando eran pequeñas, de que las niñas no son tan buenas para las matemáticas.

Cada niño o niña tiene el potencial para ser excelente en donde sea que encuentre su pasión, y los maestros debemos de ser sus defensores, no sus detractores. Ahora, dejémosle eso claro a Amanda y a Rodrigo la próxima vez que los encontremos.

Que podría ser en nuestro salón de clases, justo ahora.

Referencias:
Benbowm C, & Stanly, J. (1980) “Sex differences in mathematical ability: Fact of artifact?”  Science, Volume 210, 12 December 1980. https://my.vanderbilt.edu/smpy/files/2013/02/ScienceFactOrArtifact.pdf
OECD (2015), The ABC of Gender Equality in Education: Aptitude, Behaviour, Confidence, PISA, OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/9789264229945-en

 

@ElisaGuerraCruz
Fundadora y Directora Académica del Colegio Valle de Filadelfia, preescolar, primaria y secundaria. Reconocida con el Premio Alas-BID como “Mejor Educadora de Latinoamérica” 2015.

¿Eres docente de educación especial, rural o indígena?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay muchas personas en el mundo que admiro y respeto. A algunas he tenido el privilegio de conocer personalmente, a otras muchas, no.  De la mayoría de ellas no conozco ni el nombre. No sé dónde viven, de dónde vienen, ni cuál es su aspecto. Pero sé cómo trabajan, y conozco el tamaño de su espíritu.

Ellas (y ellos) son las madres y padres de niños con lesión cerebral, y por extensión, son también las maestras de educación especial.

Difícilmente habría una labor con más retos. Quienes viven y trabajan con estos pequeños -y a veces no tan pequeños- seres humanos, enfrentan una agotadora batalla todos los días, y, en el caso de los padres, virtualmente a todas horas.

Aquellos que dedican su vida a librar esta batalla diaria, hombro con hombro con sus queridos niños, ya sea por destino o por elección, merecen toda la ayuda que la sociedad en conjunto podamos darles.

Los cursos que he desarrollado con el paso del tiempo, están dirigidos principalmente a docentes de educación inicial, preescolar y primaria. Sin embargo, con bastante frecuencia se inscriben maestras de educación especial y padres de niños con o sin lesión cerebral.  Ellos pagan su inscripción como cualquier otra persona, y muy rara vez solicitan becas o ayuda.

Sin embargo, en justicia, creo que deberían tenerlas.

Por eso, quisiera, a partir de ahora, ofrecerles una beca permanente del 70% a cualquiera de mis cursos online. 

En los casos en que sea posible, extenderemos becas parciales para mis cursos presenciales -si bien en éstos se dificulta más porque suele haber gastos mayores, como espacios, equipo y viáticos.

Para poder recibir el descuento, las maestras de educación especial deberán estar en servicio y acreditarse como tales. La beca estará disponible sólo para aquellos docentes que trabajen directamente con niños o adultos con lesiones cerebrales, durante por lo menos 20 horas semanales, en una Institución de educación especial. Deberán enviar un correo electrónico a conferencias@elisaguerra.org, en el que manifiesten su nombre completo y las razones por las que solicitan la beca. Deberán acompañar esta solicitud con una carta constancia en hoja membretada por parte de la Institución, pública o privada, donde trabajen,  en la que se acredite a la persona que solicita la beca. Esta constancia puede ser sustituida por una copia del título o cédula que te acredite como Licenciada en Educación Especial.  Es posible solicitar a uno o a todos los cursos que tenemos disponibles.

No participan en esta convocatoria las escuelas regulares que integran a niños con necesidades educativas especiales, ni los profesionales con consulta privada. Nos reservamos el derecho de decidir la elegibilidad de cada persona o institución que solicite las becas.

Las becas se ofrecerán también a docentes que laboren en zonas rurales o indígenas de México y Latinoamérica, atendiendo a niños en desventaja socioeconómica.  Igualmente deberán enviar una constancia con los datos arriba mencionados  y una fotografía de la escuela.

A los padres de niños con lesión cerebral, quisiera encomiarlos a considerar los libros y cursos de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano. Estas son las mejores herramientas con las que las familias pueden ayudar a sus hijos en esta situación. Pero si además de ello desean participar en alguno de mis cursos, con gusto haremos extensiva la beca para ellos. En este caso, no requerirán constancia alguna, sino solamente solicitar la beca por correo electrónico e incluir una foto de ellos mismos con su hijo(a).

Es un pequeño granito de arena, pero deseamos con él hacer un poco menos pesada la lucha por mejorar las oportunidades educativas de quienes más lo necesitan.

Puedes consultar los cursos en línea disponibles aquí.

 

¿Por qué el desayuno potencializa el aprendizaje de tus hijos?

La Nutrióloga Diana Andere Portas, como autora invitada de este blog, nos comparte algunos consejos para dar a nuestros hijos el desayuno óptimo para su desarrollo cognitivo.

desayuno aprendizaje

Nuestro estilo de vida actual ha llevado a muchas personas a perder la costumbre de desayunar. En un intento por ganarle al tiempo y realizar sus actividades diarias, mucha gente se salta el primer alimento del día, cosa que resulta contraproducente e incluso dañino para la salud. Este mal hábito no sólo se limita a los adultos, sino que se ha trasladado también a los niños, quienes frecuentemente son enviados a la escuela con el estómago vacío.

Los beneficios del desayuno han sido documentados en diversos estudios y es indudable que el comenzar el día con un buen alimento repercutirá notablemente en el desarrollo cerebral de tu hijo y en su rendimiento académico.

En las primeras etapas de la vida, el correcto desarrollo del cerebro es de crucial importancia, por lo que una buena alimentación asegurará que tu hijo esté consumiendo los nutrientes necesarios para su adecuado funcionamiento a lo largo de su vida.

En la infancia, las neuronas necesitan proteínas para realizar correctamente el trabajo requerido para el aprendizaje, la memoria, la imaginación, la capacidad de análisis, la concentración mental, la abstracción y la integración del pensamiento, entre otras múltiples funciones.

Existen varios estudios que han demostrado que los niños que no recibieron una alimentación rica en proteínas durante los primeros cuatro años de su vida, presentan un menor coeficiente intelectual que los que sí se alimentaron adecuadamente durante dicha etapa. Lamentablemente, si estos niños mejoran su alimentación en años posteriores, esta falla en el desarrollo de su cerebro ya no es reversible.

Más adelante, cuando ya se ha desarrollado el cerebro, éste necesita combustible para realizar sus funciones, entre las que se encuentran la capacidad de atención y de estar alerta. Este combustible lo encuentra en forma de azúcar (glucosa), cuyo aporte continuo es necesario para el funcionamiento del cerebro. Esto se debe a que dicho órgano no tiene la capacidad de almacenar combustible, por lo que debe tomar constantemente pequeñas cantidades de azúcar de la sangre para poder tener la energía para trabajar. Durante la noche, cuando no comemos, las reservas de azúcar que se encuentran en el hígado hacen posible que el cerebro reciba su aporte necesario para funcionar. Sin embargo, a la mañana siguiente, después de no haber recibido alimento durante 8 ó 10 horas, las reservas del hígado se han extinguido y es necesario aportarle combustible al cerebro en forma de comida.

Cuando los niños se saltan el desayuno, esta falta de glucosa en la sangre y, por consiguiente, en el cerebro tiene repercusiones sumamente negativas que afectan enormemente el aprendizaje, entre las que se encuentran:

  • Decaimiento
  • Falta de concentración
  • Cansancio
  • Nerviosismo
  • Mal humor
  • Disminución de la velocidad y exactitud de la memoria inmediata, la memoria tardía, la de reconocimiento y la espacial.
  • Disminución de la capacidad de aprendizaje.

Además, cuando se omite el desayuno, es muy probable que los niños desarrollen malos hábitos alimenticios, que favorezcan el sobrepeso, dando pie al empobrecimiento de su salud actual en la vida adulta.

Los pequeños que no desayunan suelen escoger a lo largo del día alimentos de poca calidad nutricional, como golosinas y bollería, mientras que los que toman un buen desayuno consumen la mayor parte de los nutrientes que su cuerpo necesita. En consecuencia, un gran número de estudios ha comprobado que el primer alimento del día ayuda a los niños a prestar atención, pensar velozmente y comunicarse en forma apropiada con las personas.

Un buen desayuno debe proporcionar aproximadamente el 30% de las calorías diarias necesarias para el funcionamiento del cuerpo y proveer los nutrientes indispensables para un adecuado estado de salud. Por lo tanto, debe contener todos los grupos de alimentos, es decir, fuentes de proteínas, carbohidratos y grasas.

Las proteínas se encuentran en el queso, el jamón, la leche, el huevo, etc., los carbohidratos en las frutas y vegetales, los cereales como avena y las legumbres como frijoles. Las grasas saludables se encuentran en frutos secos como nueces y almendras, en el aguacate y en aceites vegetales como el de canola o el de oliva. La combinación de estos tres grupos de alimentos contribuirá a aportar los requerimientos nutricionales diarios además de que controlará los niveles de azúcar en sangre, lo que permitirá el constante suministro de energía al cerebro.

Paradójicamente, un desayuno que incluye exclusivamente azúcares o harinas, como pan, mermelada, galletas, jugo de naranja, cereal con leche, etc., en lugar de mantener estables los niveles de azúcar en sangre, ocasiona una baja de azúcar a media mañana. Esto se debe a que estos alimentos provocan una abrupta elevación de la glucosa en sangre, lo que estimula la producción de la hormona insulina, que a su vez produce una violenta baja de glucosa alrededor de dos horas después del desayuno rico en azúcares. En estos casos, el cerebro sufre las consecuencias de la disminución de los niveles de azúcar en sangre, y en esos momentos el niño podrá sentir hambre, palpitaciones, desfallecimiento, dolor de cabeza, sudoración, mareos, visión negra e incluso llegar al desmayo. Es necesario evitar este tipo de desayuno, ya que la baja de azúcar ocasionada es mayor que cuando no se desayuna nada, y el rendimiento escolar se deteriora de manera importante.

Un buen ejemplo de desayuno puede consistir en huevo, fruta, nueces y leche; otra opción podría ser un licuado de yoghurt con fruta y almendras, acompañado de algunos rollitos de jamón; también unas quesadillas o un sándwich de jamón y queso con aguacate y verduras, además de un vaso de leche o fruta. En este video muestro algunos ejemplos de comidas adecuadas y errores comunes que se cometen a la hora de alimentar a los niños:

Recuerda al darle un desayuno saludable a tu hijo, no sólo te aseguras de que se esté nutriendo correctamente, sino que le estás regalando un hábito que lo encausará a cuidar su alimentación y salud de por vida.

Diana Andere Portas

Nutrióloga

http://www.nutriologadiana.com

Si necesitas ayuda para mejorar la nutrición de tus hijos o la tuya propia, estoy disponible para  consultas en línea.

También puedes leer mi libro “Come, disfruta y adelgaza” en el que profundizo más estos temas.

Para explorar más sobre la relación emocional con los alimentos, lee mi libro “Obesidad emocional: cuando tu mente te hace engordar”.

Si te gusta la cocina, puedes adquirir mi Antología de recetas “Come, disfruta y adelgaza en la Cocina”.