La motivación y los exámenes


Por Glenn Doman

Una de las preguntas que nos suelen formular con mayor frecuencia es ésta:  ”¿Cómo puedo motivar a ni hijo?” Son dos de mis preguntas favoritas. No, no me he equivocado. Quiero decir que en realidad son dos preguntas. Para dar una buena respuesta a esa pregunta debemos estudiar esa cosa tan maravillosa que se llama “motivación”, así como el concepto diametralmente opuesto a la motivación, que se llama “exámenes” o “desmotivación”.

Vayamos a Matsumoto, Japón, y al profesor Suzuki para ver un bonito ejemplo de todo esto.

Lo primero que nos preguntamos es cómo han conseguido el profesor Suzuki y su equipo seleccionar a 100,000 violinistas espléndidos a los dos años de edad.

La respuesta es sencilla.

No los han seleccionado.

Todos estos niños han sido elegidos por sus madres, cada una de las cuales ha dicho, simplemente, “Quiero que mi hijo tenga la oportunidad de tocar el violín”.

La segunda pregunta que se formula, al parecer interminablemente, es esta: “¿Cómo se obliga a un niño de dos años a que toque el violín?”

La respuesta a esta pregunta es también bastante sencilla.

Nadie puede obligar a un niño de dos años a hacer nada. 

Nosotros, los adultos, incluso los que amamos tiernamente a los niños, lo olvidamos constantemente, si es que llegamos a saberlo.

Un padre genial dijo hace sesenta años que es imposible obligar a la mente de los niños pequeños a ir más allá de lo que le causa placer.

Así pues, lo único que debe de hacer usted para enseñar cualquier cosa a su niño pequeño es organizarse de tal modo que le cause placer.

Y, ¿qué hacen en Matsumoto?

Hacen exactamente lo mismo que hacemos nosotros, lo que hemos hecho siempre.

Disponen las cosas de tal modo que el niño gane.

Es exactamente lo contrario de lo que se hace en el sistema escolar. Las escuelas disponen las cosas de tal modo que el niño pierda.

Esto se llama “exámenes”.

Tendremos much qué decir más adelante acerca de los exámenes.

El propósito de los exámenes no es, como lo han afirmado siempre las escuelas, determinar qué es lo que sabe el niño, sino que es, más bien, determinar que es lo que no sabe el niño.

A todos los niños les encanta aprender, y todos los niños odian los exámenes. En ese sentido son exactamente iguales que los adultos.

A todo el mundo el mundo le gusta aprender, y a todo el mundo le molesta que lo examinen. Nos gusta examinarnos a nosotros mismos, pero en privado.

Lo mismo les sucede a los niños pequeños.

Nos hacen un examen de ortografía con cien preguntas y nos equivocamos en una. Nos ponen una enorme X roja que está diciendo a gritos: “¡No, estúpido, eso no se escribe así!”

El sistema escolar dispone las cosas de tal modo que el niño pierda, y por desgracia, suele perder con frecuencia.

Me parece que estoy oyendo la voz del Jefe de Estudios que grita: “¡Pero el propósito de los exámenes es que podamos determinar qué es lo que el niño no sabe para encargarnos de que lo aprenda! En realidad, nos estamos examinando a nosotros mismos.”

¿Y si dejaran al niño demostrar lo que sabe?

La triste realidad es que resulta mucho más fácil descubrir qué es lo que no sabe el niño y asignarle una nota,  que dedicar el tiempo y la energía necesarios para permitir al niño que muestre a sus profesores lo que sabe.

Y, naturalmente, cuando se le descubre alguna falta, no es el profesor el que queda en ridículo ante sus compañeros: es el niño el que tiene que dar la cara.

Nuestro trabajo, nos demos cuenta de ello o no, consiste en dar a los niños un amor al aprendizaje que les dure toda la vida. ¡Dado que todos los niños nacen con el deseo ardiente de aprender, lo menos que podemos hacer es no ahogarles ese deseo!

Los exámenes no ayudan al niño a aprender. Por el contrario, un régimen constante de exámenes corroe lentamente el amor natural que tiene el niño al aprendizaje.

Tomado del libro “Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé”, de Glenn Doman. Este artículo apareció originalmente en la página web de Los Institutos, Latinoamérica.

Los Institutos para el Logro del Potencial Humano presentan el curso “Cómo Multiplicar la inteligencia de tu bebé”. Más información en este enlace.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s